Cuando Durazo se alineó con Fox

miércoles, 30 de julio de 2003
Hermosillo, Son - Alfonso Durazo Montaño —“el colosista más puro”, “el más caro defensor de la memoria de Luis Donaldo Colosio”, según definiciones de Luis Colosio Fernández— decidió poner fin a su militancia priista de 27 años y promover el “voto útil”, que él llama “eficaz”, en favor de Vicente Fox, con el propósito de “lograr la alternancia en el poder, premisa básica de toda transición democrática” Apenas dos reuniones con Fox le bastaron a Durazo para sumarse a su causa: “He tenido un par de reuniones con Vicente Fox y le he externado las razones, ya públicas, de mi adhesión Le he dejado claro que tengo más interés en las propuestas de su gobierno que en alguna posición en su gobierno Como interesado en el triunfo de su candidatura, estoy dispuesto a sumarme en las tareas que mi experiencia y mi formación profesional me permitan cumplir con responsabilidad” Por lo pronto, dice, participará “vinculado a la estructura de apoyo y promoción de la candidatura de Fox, porque tengo interés en que mi acción y mi apoyo no sólo sea protocolario, sino que sea una adhesión activa Que ayude a convencer, a sumar y a convocar a los electores a aportar su voto por la alternancia, como premisa básica de la transición” En entrevista con Proceso, en mayo de 2000, Durazo sostiene que no se trata de “un cheque firmado en blanco al portador” y que “no puede haber apoyo incondicional o acrítico”, pues sería tanto como “reproducir uno de los viejos lastres del sistema político mexicano” Es necesario, afirma, “sumar voluntades” en el último tramo de la contienda, y sugiere una alternativa que él mismo piensa asumir el día de los comicios del 2 de julio de 2000: votar por la oposición que puede ganar la Presidencia de la República, y emitir un sufragio diferenciado para la integración del Congreso de la Unión, dando lugar así a una efectiva y real distribución del poder entre el Ejecutivo y el Legislativo De hecho, si aún mantuviera su residencia en el Distrito Federal, el voto “útil” y “eficaz” sería para Andrés Manuel López Obrador Por lo que respecta a Vicente Fox, dice el que fue secretario particular de Luis Donaldo, el sufragio en su favor es indispensable no sólo para ganar la Presidencia, sino para convencer con amplitud de la victoria y vencer los intereses creados del régimen que pueden, a última hora, intentar “un golpe de mano” En este último tramo, además, “cada ciudadano que se sume podrá aportar ideas y propuestas, con el objeto de enriquecer el futuro programa de gobierno; en suma, el programa de la transición, a partir del cual se buscará establecer nuevas y nítidas reglas del juego con las que todos los actores políticos y la sociedad en su conjunto no sólo estemos de acuerdo, sino que también respetemos y acatemos” Explica que entre Fox y Cuauhtémoc Cárdenas existen diferencias políticas e ideológicas, pero también coincidencias, “y lo fundamental es la aspiración compartida de dar fin al más longevo sistema político del mundo y establecer nuevas reglas democráticas, donde se puedan dirimir con equidad los planteamientos y propuestas de cada quien Lo ideal sería una convergencia entre los candidatos de las alianzas por México y por el Cambio, dando lugar a un gran pacto político previo al 2 de julio, con el cual se garantizaría una transmisión pacífica del poder” Estima que Cárdenas se ha ganado ya un lugar en la historia del país, y nadie le puede regatear los méritos y aportaciones que ha hecho al avance democrático Y a pesar de que ya no existe “el monolitismo de antaño, todavía están vigentes restos importantes del aparato La oposición y la sociedad en su conjunto han, literalmente, arrancado algunos avances democráticos al sistema, y éste, a su vez, ha abierto algunas válvulas de escape para aliviar la presión social El problema es que ni en el peor de los escenarios ha estado considerada la alternancia en el poder” A pesar de todo, Durazo confía en que el presidente Zedillo tendrá, “ante el previsible triunfo de Fox”, una actitud de “jefe de Estado, no de partido, y mucho menos de facción” En caso contrario, advierte, “habrá una movilización nacional en defensa del voto”, pues ya la gente no ve con resignación la defraudación del sufragio Lapidario Afirma: “Esta vez no triunfará el voto del miedo” Colosio: su asesinato, el parteaguas Originario de Bavispe, Sonora, donde nació hace 45 años, Durazo fue el hombre más cercano al candidato presidencial asesinado, durante los últimos seis años de su vida Fue su secretario particular en el PRI, después en la Sedesol, y conservó esa posición durante todo el tiempo que Colosio fue aspirante presidencial No participó en la campaña del candidato sustituto Luego del asesinato de su jefe, ocupó durante algunos meses la Secretaría General de Desarrollo Social del Departamento del Distrito Federal, y finalmente fue director general de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación los siete meses en que duró al frente de esa dependencia Esteban Moctezuma Todavía fue nombrado secretario de Divulgación y Propaganda del CEN del PRI por el entonces líder nacional de ese partido, Santiago Oñate, nombramiento anunciado mediante un comunicado de prensa el 2 de octubre de 1995 Sin embargo, al día siguiente se publicó en Reforma una carta de Ernesto Zedillo a Colosio, escrita el 19 de marzo de 1994, que despertó la ira presidencial, y, desde Los Pinos, Durazo fue señalado como el responsable de la “filtración” Ante la ofensiva, el recién nombrado tomó la determinación de no aceptar el cargo; le envió una dura carta de renuncia a Oñate en la que le explica que tomó tal determinación para estar en libertad de responder, puntualmente, a cada uno de los señalamientos o imputaciones en su contra Desde entonces, marginado políticamente por el oficialismo, Durazo se dedicó a actividades privadas: comparte intereses con sus 11 hermanos en un proyecto empresarial común, “modesto pero exitoso”; escribe esporádicamente para varios diarios del país; también acaba de concluir un libro —todavía no tiene editorial para su publicación— sobre el origen, evolución y perversión del sistema político mexicano Dejó la Ciudad de México desde 1995 y trasladó su residencia a Hermosillo, donde actualmente vive en compañía de su esposa y sus dos hijos de 11 y siete años de edad En su oficina particular, rodeado de libros, mostró en mayo de 2000 al reportero la carta de renuncia al PRI, enviada a la lideresa nacional Dulce María Sauri Riancho, el jueves 18; también el texto de adhesión a Fox, hecho público al día siguiente en Nogales, durante una conferencia de prensa en la que acompañó al candidato de la Alianza por el Cambio En su carta de renuncia, expone que del asesinato de Luis Donaldo nacen sus sentimientos cruzados respecto del PRI, así como la revisión de sus complicidades con el sistema, confundidas o justificadas por un concepto pervertido de institucionalidad, que diseñó la cohesión partidista sobre la incondicionalidad de los militantes En efecto, no podía seguir manteniendo la “pervertida institucionalidad”, una vez que constató la “falta de voluntad política” del presidente Zedillo para ir a fondo en el caso Colosio Seis años después del asesinato de Colosio, Durazo reafirma su convicción de que se fraguó “desde los círculos del poder” y de que el actual presidente no quiso hurgar más en el entorno político, porque quizás ello hubiera significado la desestabilización de su gobierno El mismo jueves 18, en un breve comunicado de prensa, el CEN del PRI aseguró que Durazo renunció porque “no pudo alcanzar una candidatura plurinominal a diputado federal” Pese a su ruptura con el oficialismo, Durazo justifica a Luis Colosio Fernández, padre del malofrado candidato presidencial que fue asesinado en 1994, por sumarse al labastidismo, y le atribuye “honestidad” en su decisión Del resto de los colosistas que aún quedan, dice que esperará sus reacciones “para dar debida respuesta a cada una de ellas” El voto será defendido —¿Se convirtió usted al panismo o sólo es amigo del club de Fox? —Ni lo uno ni lo otro Soy un ciudadano comprometido con el proceso de cambio que se suma hoy al candidato que ha avanzado con más eficacia para lograr la alternancia —¿Cuál es su relación con Fox? —Es una relación personal reciente, de convergencia en un propósito común: avanzar en la democratización del país Tiene mi reconocimiento, como el de muchos otros mexicanos, por la honestidad de su lucha —¿Y su relación con Labastida? —De excorreligionario —¿Y con Zedillo? —De ciudadano De elector arrepentido —Su relación con Cárdenas —Es una relación de un marcado reconocimiento, por la profundidad de sus convicciones y por su compromiso con el avance democrático del país Admiro su honestidad y creo sinceramente que posee el gran mérito de haber tomado conciencia de que no era válida, ya desde 1987, la justificación de muchos priistas de que era posible reformar el poder desde dentro Con la decisión que él tomó de romper con el sistema, encabezando la corriente crítica del PRI, dio el paso fundamental para dinamizar interna y externamente el proceso de cambio Durazo no niega la posibilidad de que Labastida gane la Presidencia de la República, pero dice confiar en las encuestas que ubican adelante a Fox, a pesar de que el equipo priista “representa con fidelidad la ideología del sistema y conoce a profundidad su modus operandi: los engranes, las poleas y las palancas” Como sea, se dice convencido de que “el aparato tendrá escaso margen para reaccionar”, aunque ante la eventualidad del triunfo del candidato de la Alianza por el Cambio, “creo que el presidente Ernesto Zedillo asumirá una actitud de jefe de Estado y no de partido, mucho menos de facción” —Usted descarta, de plano, que pierda Fox y gane Labastida —Si no avanza la presencia ya excesiva del aparato y se regresa a niveles aceptables de equidad, creo que no habrá ningún problema Me parece que ante la eventualidad de resultados fraudulentos en favor del PRI, habrá una movilización nacional en defensa del voto La gente debe estar segura de que su voto será defendido No debe ver con resignación la posibilidad de que, si gana la oposición, no se le reconozca el triunfo, porque eso desanima la participación y la emisión del sufragio Esta vez no triunfará el voto del miedo (Proceso 1229/ 20 de mayo de 2000)

Comentarios