El triste futuro de Irak

domingo, 24 de agosto de 2003
Cuatro meses después de la ocupación militar angloestadunidense que dejó a Irak casi en la ruina y expropió para Estados Unidos las reservas petroleras del país asiático, reactivar la industria petrolera resulta una tarea difícil, y más porque, de acuerdo con el dirigente de la compañía nacional de petróleo del norte de Irak, Ghazi Sabir –Ali, el problema es político “Los petroleros iraquíes tienen las manos atadas”, dijo y criticó que la actitud de los estadunidenses parece indicar que no les interesa poner a funcionar la industria, sino destruir toda la infraestructura petrolera que tenían durante el régimen de Saddam Hussein para instalar una más moderna Pero lo que no saben, dice en entrevista publicada en la edición de Proceso que empieza a circular este domingo 24 de agosto, es que eso sería muy costoso y tomaría mucho tiempo Sabir-Alí habla a este semanario sobre la experiencia que tuvo al echar a andar nuevamente la industria petrolera, luego de la Guerra del Golfo, encabezada por George Bush padre en 1991 y la compara con la situación actual en Irak, tras la invasión unilateral al país asiático encabezada por Estados Unidos, junto con Gran Bretaña y España Así mismo, narra la estrategia que usaron para instar a los iraquíes a trabajar por reinstalar los servicios de luz y agua, y cómo le hicieron para echar a andar la industria petrolera, lo cual no ha sido posible, a cuatro meses de la ocupación militar tras el derrocamiento de Hussein Al respecto, en la entrevista difundida por Proceso en su edición que circula a partir de este domingo 24 de agosto, Sabir- Alí se queja de que “paso a paso nos encaminamos hacia un caos cada vez más explosivo” Por eso, dice que no le alcanza el día para denunciar la ocupación estadunidense a su país

Comentarios