Ana Guevara se corona en París

jueves, 28 de agosto de 2003
* Conquista la medalla de oro en el Mundial de Atletismo con un tiempo de 48 89 segundos, el octavo mejor de todos los tiempos París, 27 de agosto (apro)- Ahí va Ana Gabriela Guevara en su frenética e incontrolable zancada por el carril tres, escapa decididamente a recorrer el último tramo y justo en la curva que anuncia la recta final sale en contraataque; es una saeta sobre la pista del Stade de France que ya domina a su voluntad Falla la jamaiquina Lorraine Fenton en la instancia cumbre, en la arremetida final Falla también la defensora del título, la senegalesa Amy Mbacke Thiam, y ya está Guevara cruza la meta con relativa ventaja Todo ha terminado La mexicana es la reina y su premio en este Mundial de Atletismo que ha significado la hora cumbre, su momento sublime, su apoteosis Guevara recorrió los 400 metros convirtiéndose en la más veloz del mundo en su especialidad con tiempo de 4889 segundos (nueva marca personal), octavo mejor registro de todos los tiempos, aún distante de la mejor marca, impuesta por la alemana Marita Koch en 1985: 4760 segundos La velocista mexicana, de 26 años de edad, realizó una bien planeada estrategia que dejó en los lugares secundarios a sus principales contrincantes: Fenton y Thiam, las mismas que en el Mundial anterior, en Edmontón, Canadá, la relegaron a la medalla de bronce Fenton, a quien la prensa especializada en Europa daba como ganadora del oro y la principal oponente que hoy encontró Guevara, se quedó con la plata, con marca de 4943 segundos y el bronce fue para Thiam, con tiempo de 4995 segundos La última derrota de Guevara ocurrió en el Campeonato Mundial anterior, el 7 de agosto de 2001 De modo que Edmonton marcó el comienzo de su ciclo victorioso En ésta su nueva ruta su mundialista, la de su consagración, Ana Gabriela llegó respaldada por sus 26 triunfos consecutivos Y de todos modos --por qué no decirlo-- había algunas dudas en su camino, despejadas en Saint Dennis Desde el carril tres, la mexicana ofrecía una imagen de aparente fragilidad, pero sus piernas se movieron con inusitada velocidad que la llevaron a mejorar su propio registro; primera ocasión que baja la barrera de los 49 segundos Y se quedó en esa pista rojiza, aclamada por unos 200 espectadores mexicanos, más imponente que nunca en este su momento, bañado con la lágrima tibia, celosamente guardada a la espera de este instante feliz, mágico, histórico Ana Gabriela vive un momento y sus labios se unieron en una explosión alborotada de amor: "Corrí como si me vinieran empujando, fue una carrera hecha a mi medida Sabía que la tenía (la medalla de oro), que era mía y que había logrado el sueño anhelado durante mucho tiempo Ahora puedo disfrutar y presumir, porque esta noche ha sido fantástica Hicimos posible esta conquista gracias al apoyo y al trabajo de mi entrenador, de mi familia Mi madre está aquí, y a ella dedico el título Hoy podemos disfrutar de este momento inolvidable, fantástico, que he disfrutado metro por metro", dijo Ana Gabriela en sus primeras palabras que ofreció a la prensa mexicana "No me lo van a creer, pero ni vi a la Fenton Se los juro que no la vi Sólo sé que corrí los primeros 200 metros con buen tiempo, pasé por 22 segundos y fracción, continúe la curva y cuando observé los últimos metros lo único que había que hacer era cruzar la línea", agregó la reina del óvalo Durante la entrevista para la cadena Televisa, Ana Gabriela Guevara hizo un paréntesis en la charla Había llegado el momento para otra clase de diálogo, el oficial En la línea telefónica, le informaron, estaba el presidente Vicente Fox: --¿Sí me escuchas, Ana? --Sí, señor --¡Ahhh! Acabo de ver tu gran triunfo y nuevamente felicidades Como siempre, consistente, triunfadora y como siempre un orgullo para México --Este momento lo había soñado durante mucho tiempo Hoy me puedo dar el gusto de disfrutarlo y que también lo disfruten ustedes y todo México, y que esto sirva de motivación a todo mi país, a todas las áreas Estoy satisfecha de haberlo logrado Ha sido un doble triunfo: una medalla de oro y una marca que entra en la historia del mundo --De mi parte, felicidades de todo corazón Tu triunfo nos ayuda y nos motiva mucho a todo México; todo el mundo está atento y eres un orgullo Que sigan los éxitos --Muchas gracias, un saludo para usted y su familia Muchas gracias y por allá nos vemos --Nos veremos pronto, Ana De veras, felicidades Adiós Ana Gabriela lleva la bandera mexicana sobre los hombros aún perlados de sudor como símbolo único de la victoria El público la aplaude Francia le rinde tributo a la nueva campeona mundial de los 400 metros Por ahora, no hay nadie mejor que ella en esta disciplina, aunque desde ahora está consciente que tarde o temprano tendrá que bajarse del pedestal: "Algún día me tocará perder No sé cuándo, pero es parte del juego y de la vida, como el despertar y el dormir; como el vivir y el morir"

Comentarios