Kerry o Bush: ¿Quién es más macho?

lunes, 4 de octubre de 2004
San Francisco, Cal , 4 de octubre (apro)- Es desalentador comprobar cómo la campaña electoral a la presidencia en Estados Unidos se ha reducido a una cuestión puramente viril, a tal grado que los electores indecisos de la América profunda les interesa saber simplemente cuál de los dos candidatos es más macho o tiene sus atributos más grandes y los pantalones mejor puestos, para determinar su voto En este escenario, el “duelo” del candidato demócrata John Kerry frente a su oponente, el presidente George Bush, en un debate televisado de noventa minutos sin interrupciones publicitarias, se convirtió en un circo mediático, cuyo factor principal se basó en la hombría, firmeza y potencia masculina de los candidatos El factor macho-men se impuso “Yo mataré a los terroristas donde quiera que estén”, asestó Kerry minutos después de dar comienzo el debate moderado por el veterano periodista Jim Lehrer; “pues yo puedo hacer una nueva guerra preventiva”, amenazó Bush Solo les faltó llevar pistola en mano, sombrero texano, un hacha para cortar leña, tabaco para masticar y, por supuesto, unos ceñidos jeans que ofrecieran la posibilidad de adivinar sus dones carnales Y es que la testosterona tiene mucho que ver en estas elecciones Aquí no cuenta quién es más preparado, intelectual, brillante, erudito o inteligente; cualquier persona con un mínimo de atención puede saber que esas cualidades las posee John Kerry Aquí lo que verdaderamente interesa es saber quién conecta con los red necks, es decir con los “cuellos rojos” los granjeros o en general el americano medio que está más interesado en ver quién de los dos proyecta más firmeza y autoridad para proteger y defender a Estados Unidos Eso lo saben los estrategas republicanos dirigidos por el siniestro Kart Rove, el todopoderoso asesor de Bush que retrata muy bien en su película Michael Moore Un hombre que, sin embargo, hay que reconocer, ha sabido centrar estas elecciones en una cuestión de temperamento y de confianza en el discurso; no tanto en el contenido o el programa electoral Bush proyecta autoridad, y eso es lo que le gusta al electorado medio; un hombre en toda la extensión de la palabra que no le tiembla la mano a la hora de bombardear una ciudad o de invadir un país Un macho que se enfrenta “al enemigo” sin miedo, que promete aniquilarlo, que le persigue no sólo para cumplir con los requerimientos mínimos del derecho internacional y convertirlo en “prisionero de guerra”; sino, más bien, para matarlo, así se lleve por delante 15,000 vidas en Irak o 1,200 cuerpos de soldados estadunidenses ¡Eso se llama carácter! Y por desgracia, así lo entiende una parte del electorado estadunidense, a cuyas conciencias pretende llegar Kerry a través del falso disfraz viril que se coloca como uniforme de guerra El candidato demócrata no busca una política sensible en el terreno militar para ganar los votos del electorado demócrata; esos ya los tiene, muchos de los cuales son “votos útiles” que la gente piensa darle para sacar al actual inquilino de la Casa Blanca Kerry pretende conectar con los votantes del meadwest y para ello ha querido demostrar que él también es muy macho; que es mejor soldado, que juega mejor al fútbol americano, que sabe pilotar aviones o helicópteros, que le gusta conducir su Harley Davidson y ponerse su chaqueta de cuero negro; y que acepta las armas como el “pan de cada día” de este país, por eso el otro día agarró un gran rifle para matar de un solo tiro a dos faisanes El candidato demócrata se pone el disfraz de cazador si hace falta, porque no está pensando en el contenido de su discurso, sino en las formas, que en este caso son más importantes, según se lo han señalado sus asesores de imagen para conseguir el voto de los 7,5 millones de cazadores o los 4 millones de afiliados a la Asociación del Rifle Kerry había proclamado su oposición a la pena de muerte o a la ley de armas; algo de lo que se ha retractado; una actitud que repite sobre la guerra de Irak Por eso los republicanos, le reprochan su discurso flip-flop expresión que define a una persona veleta que cambia continuamente de opinión Sin embargo, el candidato demócrata ha sabido rectificar a tiempo y ahora está decidido ha llegar al electorado que suele votar republicano y que antes apoyó a Bush Está dispuesto a obtener los millones de votos swing que pueden definir el triunfo de estas elecciones; y un factor decisivo es precisamente la hombría “¿Quién es más macho?” se preguntaba el periódico Los Ángeles Times en español; o bien It’s the macho time (Es la hora del macho) señalaba el USA Today “Solo les ha faltado subirse a un tanque”, comentaba la asesora demócrata Celinda Lake Y es que Kerry ha entendido el mensaje: “Hay que tener fortaleza, decisión, voluntad, yo estoy de acuerdo con eso Yo también quiero cazar a los terroristas, pero para eso hay que ser inteligentes No lo fue el hecho de trasladar la guerra contra el terrorismo que se libraba fundamentalmente en Afganistán contra Bin Laden a Irak, que no tenía ninguna relación El presidente cometió un colosal error de juicio y lo único que se le pide a un presidente que tenga buen juicio”, dijo durante el debate Los golpes de Kerry fueron directo al hígado, frente a un George Bush dubitativo y a la defensiva, que no dejó de repetir sus frases típicas que le han hecho ganar simpatías entre el electorado estadunidense y conseguir 17 puntos por encima del candidato demócrata en las encuestas de intención de voto: “El mundo es más seguro sin Saddam Hussein”, “Yo cada mañana, cuando me levanto, protejo a mi país” o “No se puede uno fiar de una persona que cambia de opinión de esa manera”, repetía refiriéndose a Kerry de manera nerviosa Kerry pasó el primer examen de los tres debates programados (los otros dos serán en Missouri y Arizona) Según las encuestas ganó el primer asalto, aunque los resultados indican que la paralización de la sociedad estadunidense no cambia Tanto es así, que los analistas no tienen demasiadas esperanzas en que estos debates provoquen un vuelco en las elecciones Los debates electorales, una estrategia utilizada en Estados Unidos desde hace 44 años, ya no son como antes, cuando la frescura y la agilidad mental de los candidatos contaban Ahora ambos partidos pactan las normas como las 32 páginas que firmaron para el debate del pasado jueves; un debate que en ocasiones parecía más un monólogo que una discusión Los candidatos tenían prohibido, por ejemplo, las interrupciones entre ellos e incluso hacerse preguntas uno al otro Así que esa imagen histórica y célebre entre el candidato John F Kennedy y Richard Nixon del 26 de septiembre de 1960, cuando el aspecto triunfal y fresco del demócrata le sirvió para convencer a los televidentes de darle su voto; no se verá nuevamente Ahora los candidatos están ceñidos a un guión y hasta parece que se han aprendido de memoria lo que van a responder En este espectáculo todo cuenta, el aspecto pasa a primer plano, tal vez por eso Kerry lucía un bronceado a base de “rayos uva” que le hacía destacar a la blancosa piel de Bush Importan no sólo las palabras, sino también los gestos, una sonrisa, una mirada, una expresión de enfado Todo esta milimétricamente observado Y también importan las experiencias de los debates pasados A veces una respuesta equivocada puede costar la presidencia, como le ocurrió a Michael Dukakis el día que contestó que aunque violaran o mataran a su esposa seguiría oponiéndose a la pena de muerte; o cuando Ronald Reagan le preguntó a Jimmy Carter en 1980: “¿Está usted mejor que hace cuatro años? Y el demócrata no estuvo a la altura y perdió las elecciones Kerry ha demostrado que también es un semental de fiar; pero no debe olvidar que “pasarse de la raya” en está loca carrera de poses varoniles enérgicas puede hacerle perder votos de su electorado de izquierda; gente que al hacer acto de conciencia decida engrosar la larga lista del abstencionismo que padece este país Bush apeló al corazón en varias ocasiones; Kerry fue más cerebral; pero se olvidó que también los sentimientos cuentan Es necesaria una frescura que no mostró al referirse a temas como los de Irak Nadie de los dos candidatos mencionó a los 40 niños asesinados en Bagdad en un atentado ese mismo día, destrozados por una bomba suicida, mientras recibían dulces de manos de los soldados estadunidenses El lado afectivo, no sólo pertenece a las mujeres No es más macho quien presume de serlo, sino quién puede ofrecer su lado sensible y delicado sin miedo a socavar su masculinidad El tamaño importa, pero también cuenta el preámbulo Es como si se tratara de asuntos de cama, lugar donde las suaves caricias y la virilidad van unidas, si se quiere obtener el éxito o el clímax deseado

Comentarios