"DCO", una nueva revista de danza

lunes, 1 de noviembre de 2004
México, D F, 1 de noviembre (apro)- Aparece una nueva revista de danza en México Se trata de “DCO” (danza, cuerpo y obsesión) dirigida y producida por Gustavo Emilio Rosales De circulación bimestral, se propone como publicación independiente de periodismo especializado, crítica e investigación Conocido en el medio por haber trabajado como reportero y crítico de danza, Rosales tenía desde hace tiempo la ilusión de crear un medio escrito en el cual se pudiera abordar de forma temática la danza La revista –toda en blanco y negro-- tiene como objetivos: “Situar al arte coreográfico dentro del contexto fundamental de la cultura del cuerpo Coadyuvar a que intérpretes, investigadores, maestros, coreógrafos y demás profesionales de la escena se encuentren un espacio abierto al diálogo con discursos generados desde los campos de la ética, la ciencia, la filosofía, la educación y, por supuesto, la poética” Para Rosales, lo suyo consiste en “ampliar los conceptos y situaciones definitorios y operativos de la danza; de mostrar y reflexionar a fondo en torno a las actuales visiones sobre el cuerpo y especialmente, de ubicar y proyectar las manifestaciones artísticas multidisciplinarias que decididamente articulan universos de la metáfora corporal” En su primer número llamado “El Hacedor”, el también investigador del Cenidi-Danza José Limón incluyó artículos de las coreógrafas Rossana Filomarino, Rocío Flores, del creador de origen francés Michel Descombey y de los investigadores Irene Trinidad Vela, Margarita Baz y Téllez, y Javier Contreras, entre otros “Tiempo” es el título del segundo número, en él se incluyen los comentarios e ideas de Tania Solomonoff, Evoé Sotelo, Raymundo Mier, Alejandra Ferreiro, Alejandra Llorente y el propio Rosales Sin distribución masiva y apenas conocida en la Ciudad de México la revista de Rosales significa un esfuerzo encomiable En un gremio como la danza, donde prácticamente no existen medios impresos especializados, “DCO” viene a llenar un nicho fundamental

Comentarios