Raquel Tibol y la danza

lunes, 22 de noviembre de 2004
México, D F, 22 de noviembre (apro)- En un magno evento efectuado en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario, el rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, reconoció la trascendente trayectoria de Raquel Tibol Crítica, periodista, investigadora y curadora, durante años Tibol ha sido una de las figuras más eminentes dentro de la cultura nacional Radical, respondona y beligerante, no sólo se dedicó su vida laboral a investigar sobre las artes plásticas, por fortuna, también lo hizo en el campo de las artes escénicas y muy especialmente en la danza Publicado en 1982 por el departamento de danza de la UNAM, Pasos en la danza mexicana es un libro de colección que desde hace años se agotó en la UNAM y del cual nunca se hizo reedición En 1989, cuando presidí el departamento de Danza, intenté rescatarlo para llevarlo de nuevo a las librerías El área de publicaciones me dijo que era imposible Se habían perdido los negativos Prologado por Margarita García Flores, el libro es una compilación de textos que bordan sobre el panorama de la historia de la danza nacionalista en México De gran nivel, versan sobre Anna Sokolow, Carlos Jiménez Mabarak, Xavier Francis, Guillermo Noriega, Guillermo Arriaga y Guillermina Bravo Con el estilo punzante que caracteriza todos sus escritos, Tibol inicia su libro con una advertencia: “Los seis capítulos que componen este libro deben tomarse como consignaciones y, si así se le antojara a alguien, como cuentos extraídos de la realidad No son biografías completas ni historias cerradas La única fuente de materia prima está en los ciento cincuenta artículos, comentarios y notas que sobre danza escribí en diarios y revistas a partir de 1953 “Decidí concentrarme en sólo seis personajes por afinidad, en casi todos los casos, con sus tendencias, por identificación con su línea de conducta, por admiración a su indomable voluntad creadora “Cuando se haga la historia completa de la danza en México, habrá que acudir a estos testimonios, sometidos aquí tan sólo a un proceso de corte y pegado para darle a los mosaicos de las individualidades la adecuada continuidad” Al final de este memorable texto, Tibol señala puntillosamente: “En México han bailado y bailan los que aman el baile, porque si de ingresos se trata, gana más cualquier empleado A costa de sacrificios se formaron buenos bailarines, bailarines profesionales, tanto de clásico como de moderno; bailarines cuyo anhelo los llevó muchas veces a romper esa diferenciación en ocasiones forzada entre moderno y clásico” Valdría la pena rescatar del olvido este afortunado libro de Raquel Tibol Frente a la poca investigación dancística documental que se hace en el país, el libro de la escritora merecería estar en las bibliotecas de todos los centros artísticos de México Emocionada, pero sin perder la contundencia que la ha caracterizado siempre, Tibol mostró en la ceremonia que es una erudita Sus aportaciones --cuestionables o no algunas por sus detractores-- han sido punto de partida para entender el fenómeno de la crítica como género periodístico

Comentarios