Oficializa Bush creación de una Comisión Independiente

sábado, 7 de febrero de 2004
* El órgano indagará si la CIA mintió sobre el potencial armamentista de Irak Washington, 6 de febrero (apro) - Forzado ante las sospechas de que mintió para escandalizar al mundo sobre la realidad armamentista de Irak, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, firmó la orden ejecutiva con la que oficializó la creación de una comisión independiente que someterá a la CIA al más riguroso escrutinio con el fin de determinar si fue la agencia de espionaje la que manipuló deliberadamente los informes de inteligencia para asegurar que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva La comisión independiente será dirigida por el exsenador republicano de Virginia, Chuck Robb, y por el juez Larry Silberman "La semana pasada nuestro exjefe de inspectores de armas (en Irak) David Kay, reportó que el régimen de Saddam Hussein tenía programas y actividades armamentistas en violación con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que se convertía en una amenaza para el mundo El doctor Kay también dijo que alguna información de inteligencia de los servicios de Estados Unidos y de otras naciones, previa a la guerra (de marzo de 2003), no confirmaba que existieran los programas armamentistas de Irak Estamos determinados a demostrar por qué", declaró Bush en la Casa Blanca al anunciar que había firmado la orden ejecutiva Bush, en clara manipulación de las declaraciones de Kay ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, evitó decir que el exinspector de armas de Estados Unidos en Irak, impuesto por la CIA, determinó que Hussein, a mediados de la década de los 90, destruyó sus programas de desarrollo y uso de armas químicas y biológicas, por lo que consideraba necesaria la investigación a los servicios de inteligencia para determinar por qué el gobierno de Bush insistía en que en Irak hay armas de destrucción masiva cuando la realidad indica lo contrario El escándalo político en ciernes que provocaron las declaraciones de Kay, tiene a Bush y al vicepresidente Dick Cheney entre la espada y la pared, porque en varias ocasiones antes de su guerra unilateral contra Irak, y también después, insistieron en que Irak, con sus armas de destrucción masiva, representaba una amenaza inminente para la seguridad estadunidense y del mundo Pese a que la Comisión Independiente sentará a la CIA en el banquillo de los acusados en pleno año de elección presidencial, Bush anunció que los inquisidores independientes deberán presentar sus conclusiones no antes del 31 de marzo de 2005; casi cinco meses después de los comicios presidenciales del 2 de noviembre "También estamos determinados a garantizar que sean precisos los servicios de inteligencia de Estados Unidos y así enfrentar los retos en el futuro La proliferación de armas de destrucción masiva posee el peligro más serio para la paz del mundo Las armas biológicas, químicas y nucleares en manos de terroristas o regímenes terroristas pueden resultar en daños catastróficos para Estados Unidos y para nuestros amigos", subrayó Bush Las afirmaciones de Kay sobre la inexistencia de programas armamentistas en Irak cayeron como balde de agua helada sobre la Casa Blanca, tomando en cuenta que la popularidad del presidente Bush ha empezado a deteriorarse Para colmo, el jueves en un discurso en la Universidad de Georgetown, para intentar limpiar la imagen de la CIA, George Tenet, el director de la dependencia, dijo que en los informes de inteligencia que presentaron al gobierno de Bush en octubre de 2002, se estableció claramente que Irak no representaba una amenaza inminente para la seguridad estadunidense "Mientras avanzamos en los esfuerzos para prevenir la propagación de armas de destrucción masiva, debemos estar a la cabeza de los cambios constantes en los retos de inteligencia", acotó Bush La comisión independiente que también analizará la información recopilada por la CIA sobre programas armamentistas en Irán, Libia y Corea del Norte, también estará integrada por el senador republicano de Arizona, John McCain; por Lloyd Cutler, exasesor de los expresidentes Jimmy Carter y Bill Clinton; por Rick Levin, presidente de la Universidad de Yale; por el Almirante y exsubdirector de la Agencia Central de Inteligencia, Bill Studeman; y por el juez de la Corte de Apelaciones de Washington, DC, Pat Wald

Comentarios