Mormones y Testigos de Jehová, anticristianos: obispo de León

jueves, 8 de abril de 2004
* Pobreza y escasa evangelización, causas de la proliferación de sectas Guanajuato, Gto , 7 de abril (apro)- En una serie de reflexiones hechas en ocasión de los días santos a través del periódico diocesano, el obispo de León y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Guadalupe Martín Rábago, advirtió sobre la presencia cada vez mayor de las sectas que llegan no sólo por una deficiente evangelización de la Iglesia católica sino, aseguró, ante “el cuadro socioeconómico y político del país penosamente conocido por todos” El presidente del CEM se refiere específicamente en estos artículos a los Testigos de Jehová y a los mormones, a las cuales llama sectas que se dicen cristianas pero no lo son, “porque han perdido lo más esencial de la confesión cristiana” Los Testigos de Jehová son una de las sectas que tiene un elevado número de adeptos en la diócesis de León, según admite el obispo En tanto que los mormones han encontrado en México a la segunda comunidad más numerosa de sus miembros, después de la estadunidense En principio, Martín Rábago planteó que la falta de una sólida evangelización está provocando –junto con otros factores-- una presencia cada vez mayor de las sectas en América Latina, donde al menos 73% de la población es declaradamente católica Afirmó que “la población más indefensa ante estos grupos es la que vive en la periferia pobre de las ciudades”, y que la situación socioeconómica de Latinoamérica, y específicamente de México, “presenta una gama propicia para la aparición” de las sectas, pues los problemas de la pobreza “incrementan el miedo y la inseguridad personal “La triste situación de pobreza material junto con el analfabetismo, favorecen la manipulación y un discurso engañoso”, que son practicados por los representantes de dichas asociaciones religiosas, según expuso en sus reflexiones de Cuaresma el presidente del CEM, para quien “la pobreza alimentada por un insistente mensaje de anuncios catastróficos, puede llevar a muchos a buscar la falsa seguridad de los mensajes del fundamentalismo” Pidió a los integrantes de la diócesis denunciar “la obra proselitista” de las sectas, a las que además señaló por atentar contra la libertad y la dignidad de la persona, “al violar lo más íntimo, e incluso aprovecharse de sus debilidades”, y por recurrir a la calumnia a la Iglesia católica, a los sacramentos, a la Virgen y al Papa Luego de cuestionar el origen de los fondos que auspician la labor de estos movimientos religiosos, el obispo Martín Rábago admite que éstas también entran a los hogares que tienen una formación religiosa precaria, y por el abandono de algunas comunidades rurales y suburbanas por la falta de sacerdotes y de agentes de pastoral, así como a que éstos no atienden debidamente las solicitudes de ayuda o de orientación espiritual de los feligreses

Comentarios