Se enfrentan globalifóbicos y policías en Guadalajara

sábado, 29 de mayo de 2004
* Una veintena de detenidos, dejó la trifulca Guadalajara, Jal , 28 de mayo (apro)- Una hora antes, parecía que las protestas de globalifobicos y “cegehacheros” contra la III Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALCUE), terminarían en paz, pero se armó la zacapela cuando de entre los inconformes alguien lanzó una bola de humo amarillo que parecía gas lacrimógeno y entonces la policía respondió de la misma forma El saldo final, algunos policías golpeados, al menos dos manifestantes heridos y una veintena de detenidos, entre ellos, dos muchachas En su huida, los manifestantes arrancaron aparatos tragamonedas, jardineras, botes de basura, barandales y teléfonos públicos Al mismo tiempo, con mazos y herramientas con asas de madera, rompían grandes cristales de negocios y bancos en el primer cuadro de la ciudad Antes, los antimotines apostados sobre la avenida 16 de Septiembre, a unos pasos del Palacio de Gobierno, habían resistido por más de 45 minutos, a un segundo grupo de jóvenes manifestantes, al que se habían unido los llamados “anarco punks” que lo mismo lanzaban improperios, que pedradas, palazos y botellazos que se estrellaban en las vallas metálicas, en los cascos y escudos de los uniformados Hasta ese momento los policías municipales, estatales y federales parecían que no darían un paso al frente y sólo respondían con menguados chorros de agua jabonosa que hacían correr a los jóvenes, quienes cada vez más solicitaban refuerzos… pero no llegaban Aun cuando los manifestantes lograron levantar y abrir la doble valla y a dos policías les arrebataron su escudo, los uniformados respondieron con chorros de de agua más fuertes, pero no dieron paso alguno al frente Mientras tanto, por la avenida Juárez, se conformaba un cerco más de antimotines con la intención de encerrar a los manifestantes que empezaron a dispersarse, mientras que los agresores que estaban primero sobre la avenida 16 de Septiembre, se fueron contra los que venían marchando por la avenida Juárez Hacia allá se irían más tarde los jóvenes identificados como estudiantes de la UNAM –“cegehachistas”- y anarquistas que, más de una hora antes habían llegado al lugar en número no mayor de 250 acompañando a integrantes de un autodenominado Partido Comunista de México Poco antes, estos manifestantes sólo llegar pudieron hasta el cerco de policías más próximo a la Cumbre, el que se había establecido a dos cuadras del Hospicio Cabanas, entre la Plaza Tapatía y el mercado San Juan de Dios Los globalifobicos o altermundistas, conformados por diversos sindicatos, gente independiente e intelectuales, arribaron, en lo que llamaron una megamarcha (unas tres mil personas) por la avenida Vallarta, desde la glorieta de la Minerva Cuando llegaron al entronque de las avenidas donde se encontraban los “cegehacheros” y anarquistas, éstos creyeron que los apoyarían y que se irían en contra de los policías, pero se mantuvieron a distancia, e incluso viraron hacia la derecha para retirarse hacia el jardín de San Francisco, al que no alcanzaron a llegar cuando se armó la batalla campal sin su intervención Cientos de curiosos apostados en las partes altas de los edificios, gritaban algunas vivas y hasta aplaudían a los policías cada vez que detenían a uno de los vándalos “Esta tira está pesada Están bien mamados, fortachones, altos”, habían dicho previamente algunos de los marchistas agresores, al tiempo que les gritaban consignas de toda índole y les mentaban la madre a cada paso El cruce de las avenidas 16 de Septiembre y Juárez, mostraba después del encontronazo, un panorama desolado: cristales rotos de los negocios y bancos, pintas en el MacDonalds: “no coma mierda”, residuos de spray usados por los jóvenes como lanzallamas y piedras Horas antes, cuando no habían llegado todavía los marchistas, ya había cerrado casi el cien por ciento de los negocios El uso de gases lacrimógenos y pimienta fue excesivo en contra de los protestantes, e incluso llegó a la sede de la Cumbre El director de la policía estatal, Aldo Monjardin, dijo que la orden de usar no fue de su parte y mencionó al Estado Mayor Presidencial Datos extraoficiales hablan de al menos 18 detenidos, decenas de afectados por el gas y varios golpeados que fueron atendidos en los hospitales cercanos

Comentarios