El desafío de Hussein: Bush, asesino del pueblo iraquí

viernes, 2 de julio de 2004
* Festeja Washington el inicio del juicio del exmandatario persa * Elude EU responder si Saddam tiene derecho a contar con abogado * El exlíder se burló de los cargos que le formularon en su contra * Enfrentará siete cargos, entre ellos el de la invasión a Kuwait Washington, 1 de julio (apro) - El presidente de Estados Unidos, George W Bush, se congratuló con el inicio del juicio del expresidente iraquí Saddam Hussein, al tiempo que la Casa Blanca lo caracterizó como "el fin de uno de los capítulos más negros en la historia de Irak" "El presidente está complacido en que Saddam Hussein y los líderes de su régimen estén enfrentando a la justicia del pueblo iraquí y en una corte de Irak", dijo Scott McClellan, portavoz de Bush Muy de mañana los estadunidenses se encontraron en las pantallas de su televisión con las imágenes de Hussein, con barba y pelo recortado, en traje oscuro y sin cobarta, frente a un juez iraquí que le leyó los siete cargos con los que será enjuiciado Para sorpresa de la Casa Blanca, un lúcido Hussein se declaró presidente de Irak y acusó a Bush de ser el verdadero asesino del pueblo iraquí "Saddam Hussein va a decir muchas cosas durante este juicio, lo que es importante es que él y su banda de opresores están enfrentado a la justicia iraquí y en una corte iraquí", respondió McClellan El gobierno estadunidense, además de minimizar las acusaciones de Hussein en contra de Bush, aseguró que ellos nada tienen que ver en la elaboración de los cargos contra Hussein y mucho menos en el procedimiento judicial contra el exmandatario persa McClellan elaboró toda una respuesta retórica cuando fue cuestionado sobre si Hussein tenía o no derecho a tener un abogado defensor, y se limitó a decir que ahora Irak, con un gobierno soberano e independiente, enjuiciará a Saddam con todos los derechos que él le negó al pueblo iraquí durante los 35 años de su gobierno "El régimen de Saddam Hussein es responsable por aterrorizar de modo sistemático, torturas, asesinato y violación de iraquíes inocentes", subrayó McClellan En las imágenes del juicio que se transmitieron desde Bagdad a todo el mundo, se vio a un Hussein desafiante y seguro de sí mismo, se burló de los cargos que le formularon en su contra, algunos de los cuales de inmediato fueron interpretados como acciones indirectas de Washington a través del gobierno interino de Irak De acuerdo con la traducción de las palabras de Hussein, éste se negó a firmar cualquier documento en su juicio si no tenía primero a una representación legal, como establecen las Convenciones Internacionales de Ginebra, aun para el caso de los peores dictadores acusados de genocidio Los siete cargos contra Hussein son los siguientes: asesinato de líderes religiosos en 1974; asesinato con gas sarín de kurdos en la ciudad de Halabja en 1998; asesinato del clan kurdo Barzani en 1983; asesinato de líderes políticos en las últimas tres décadas; encabezar una campaña para el desplazamiento de kurdos en el norte de Irak; opresión contra kurdos y chiitas por sus intentos de rebelión política, y por invadir a Kuwait en 1990 El cargo de invasión a Kuwait, fue la acusación contra Hussein que de inmediato se relacionó a Washington, ya que es ilógico que iraquíes acusen a su exlíder de invadir a otro país para favorecer al suyo Lo lógico sería que fueron los kuwaitíes en Kuwait los que enjuiciaran a un extranjero por invadirlos La Casa Blanca se reservó su derecho a especular sobre el futuro de Hussein al término del juicio, e insistió en repetir que lo más importante del caso es que finalmente se está aplicando la ley en un Irak soberano e independiente Además del juicio contra el expresidente de Irak, también arrancó el proceso judicial contra once exmiembros del régimen de Hussein

Comentarios