Se ganará la guerra al terrorismo, rectifica Bush

miércoles, 1 de septiembre de 2004
* Comete errores que antes recriminó a John Kerry Nueva York, 31 de agosto (apro) - Al presidente de Estados Unidos, George W Bush, se le puede aplicar el viejo dicho, “el pez por la boca muere” El mandatario, que acusa y califica de ambivalente e indeciso a John Kerry, candidato presidencial del Partido Demócrata, cometió el mismo error, se desdijo: “Este es una guerra distinta, nunca nos sentaremos en la mesa de la paz Pero no se equivoquen, estamos ganando y vamos a ganar, ganaremos manteniéndonos a la ofensiva, ganaremos esparciendo la libertad”, dijo Bush en Nashville, Tennesse, en uno de sus discursos de campaña, previos a su llegada a Nueva York, donde el jueves, en el seno de la Convención Nacional del Partido Republicano, aceptará oficialmente la nominación como candidato presidencial en su intento por reelegirse para derrotar a Kerry en las elecciones del próximo 2 de noviembre El problema con Bush fue que un día antes, este lunes, en entrevista con la cadena de televisión NBC, reconoció que no se le puede ganar la guerra al terrorismo, que lo único que puede lograr es que los terroristas sean rechazados en el mundo El error del mandatario, de aceptar su vulnerabilidad e incapacidad ante el terrorismo, es destacable porque desde los ataques del martes 11 de septiembre de 2001, a su país y al mundo les vendió la noción de que él era el salvador del planeta, que derrotaría al terrorismo, y con ello buscaba justificar la invasión armada a Irak La corrección del error dejo entrever que los asesores políticos de Bush tomaron nota de los despachos periodísticos que se publicaron este martes, recogiendo lo que dijo, que la guerra contra el terrorismo es una cruzada perdida El ahora ambivalente, cambiante e indeciso presidente de Estados Unidos no tiene la autoridad moral para seguir criticando a Kerry por sus indecisiones frente a las acciones unilaterales que tomó el gobierno estadunidense para lanzar la guerra en Irak El candidato demócrata, que votó a favor de la guerra para eliminar a Saddam Hussein; después criticó a Bush por ello y, para colmo de su partido y beneficio electoral de Bush, sufragó en contra de los 85 mil millones de dólares que le pidió el presidente al Congreso federal para seguir financiando la invasión al pueblo iraquí, toda una contradicción “Nos reunimos hoy en momentos de guerra para nuestro país, una guerra que nosotros no iniciamos, pero una que ganaremos Si Estados Unidos demuestra debilidad o incertidumbre en esta década, el mundo se encaminará hacia una tragedia, esto no ocurrirá bajo mi mirada”, subrayó Bush en su discurso, con el que intentó no sólo corregirse, sino también aliviar el daño ahora irreparable que le causó a su campaña proselitista frente al demócrata John Kerry

Comentarios