Dictadores amigos

lunes, 31 de enero de 2005
San Francisco, 31 de enero (apro) - Uno de los mensajes que el presidente de Estados Unidos, George Bush, suele repetir para mostrar su vocación democrática es su rechazo frontal a las dictaduras que existen en el mundo Es su supuesto rechazo frontal a las dictaduras que existen en el mundo “Que lo sepan todos aquellos que viven bajo la tiranía: Estados Unidos no ignorará su opresión ni justificará a sus opresores”, dijo Bush en su reciente toma de posesión Sin embargo, sus palabras están muy alejadas de los hechos Bush establece relación amistosa con una serie de dictaduras, siempre y cuando convenga a sus intereses Los amigos dictadores del presidente estadunidense están señalados en los informes del Departamento de Estado, que ofrecen el análisis sobre los derechos humanos en el mundo, un informe enviado anualmente al Congreso El principal aliado de Bush en la invasión a Irak es Pakistán, y el militar Pervez Musharraf dio un golpe de Estado en 1999 El presidente ha demostrado su excelente relación con esta dictadura al otorgarle recientemente el grado de aliado al margen de la OTAN Bush y Musharraf son tan amigos que negociaron un exitoso convenio de armas por mil 300 millones de dólares El presidente se lleva tan bien con este dictador que le ha perdonado que él y sus generales fueran los que crearon a los talibanes de Afganistán Las múltiples y repetidas violaciones a los derechos humanos de la dictadura de Pakistán no parecen afectarle al presidente Bush El dictador Hosni Mubarak de Egipto, en el poder desde hace 23 años es otro amigo de George Bush; para demostrarlo, es uno de los mayores compradores de armas de Estados Unidos Por supuesto, al presidente estadunidense no le importan las restricciones a la libertad de prensa que ese país impone, o a la libertad de asociación; mucho menos le interesan las torturas, abusos o asesinatos de la policía egipcia, o los encarcelamientos de homosexuales Otro gran amigo del señor Bush es la dictadura de Arabia Saudita, una monarquía sin partido ni instituciones representativas, donde no existe la libertad de prensa, la religiosa, la de expresión ni la de movimiento La amistad entre Estados Unidos y esta dictadura está documentada por Michael Moore en su película Fahrenheith 9/11, Arabia Saudita es el primer proveedor de petróleo de Estados Unidos La administración Bush mantiene también una estrecha relación con Libia, país con el que reanudó amistad en el 2003, a pesar que Kadafi es un dictador que ejerce el poder absoluto Tampoco el presidente Bush le hace ascos a su relación con la dictadura de Uzbekistán, país donde tienen su centro de operaciones los soldados estadunidenses que aún siguen en Afganistán A la lista de dictaduras amigas se añade Angola, donde José Eduardo Dos Santos, con 29 años en el poder, le vende petróleo a Chevron-Texaco y Exxon-Mobil, y ha convertido al país en el séptimo proveedor de crudo para los estadunidenses Y para agregar una dictadura más, está Marruecos, con una monarquía absolutista desde hace más de 200 años Bush acaba de firmar con este país un tratado de libre comercio y lo ha nombrado aliado al margen de la OTAN Los hechos muestran la falsedad del discurso “libertario y democrático” de Bush, quien en el mes pasado frenó una enmienda que impedía el uso de la tortura a manos de la CIA El presidente se opuso a que la CIA y el Pentágono informen al Congreso sobre los métodos que emplean en sus interrogatorios Además, el hombre que promete libertad al mundo, ha organizado una farsa de elecciones en Irak, en donde no sólo no ha llegado la democracia impuesta por la fuerza invasora, sino que la paz es un sueño que se aleja día a día La calidad moral del presidente George Bush está seriamente cuestionada Así lo demuestran los hechos

Comentarios