"Maquillaje verde" en Coatzacoalcos, denuncian ambientalistas

martes, 4 de enero de 2005
* Greenpeace denuncia medidas inadecuadas de Pemex en saneamiento de playas y río México, D F, 3 de enero (apro)- La organización ecologista Greenpeace criticó a Pemex y la acusó de montar una farsa sobre el saneamiento del río Coatzacoalcos, contaminado desde el 22 de diciembre anterior con crudo que se derramó luego de la rotura de un oleoducto de la estación de bombeo de Mazumeapan, Veracruz Después de un recorrido por la zona afectada, del que dio cuenta en su página web, la organización ambientalista asegura que la dependencia ha tomado “medidas inadecuadas” para resolver el desastre ecológico A trece días del incidente, Greenpeace acusó a Pemex de colocar toneladas de lirio acuático contaminado en bolsas negras de plástico denominadas ‘geomembranas’, y enterrarlas en "celdas de confinamiento temporal", que son simplemente terrenos desmontados Denunció que también los trabajadores que “limpian” la zona han arrojado dispersantes al agua para que parte de los hidrocarburos se hundan No limpian, sino pintan de blanco las casas, las rocas y los árboles manchados con crudo, e incineran en hornos cementeros las arenas y otros materiales contaminados Además, usan “más químicos para supuestamente lavar, y luego los vierten al mismo río; ‘enjuagar’ los lirios en el propio Coatzacoalcos con una retroexcavadora y regresar las plantas contaminadas para utilizarlas como abono”, señaló Estas, dijo, “son las supuestas medidas de saneamiento que las empresas contratadas por Pemex están llevando a cabo” Acusó también a la paraestatal de presumir que algunas compañías, como Saint Martin, Lico Ambiental, Resago, Tema Ecológico, Recover, Preservare Urbis, supuestamente expertas en recuperar crudo, están actuando en la zona y ‘biorremediando’ cuerpos de agua y tierra, cuando solamente a los pescadores los están dotando de palas, jabones, desengrasantes y trinches para limpiar playas y río contaminados "Estas medidas constituyen un maquillaje verde, es decir, una simulación con la que se busca ocultar el problema, más que un verdadero remedio Esta farsa le está costando millones de pesos a la ciudadanía y se ha convertido en un verdadero negocio para las empresas contratadas por Pemex; se está subcontratando a los pescadores desempleados de la región, principales afectados por la contaminación crónica del río Coatzacoalcos, con jornadas excesivas, escasa protección y salarios francamente miserables", afirmó Marisa Jacott, coordinadora de Greenpeace México Denunció que entre los empleados por estas compañías hay adolescentes menores de quince años y hasta ancianos de 71 Greenpeace recorrió el río Coatzacoalcos y detectó aves completamente cubiertas de petróleo, “al igual que las raíces del importante ecosistema de manglar” Por ello exigió “se haga pública la magnitud real de este desastre ambiental y se den a conocer estudios y planes de saneamiento para la región Que Pemex y la industria petroquímica reporten al Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes todas sus descargas de sustancias tóxicas al agua, aire y suelo “Que la Comisión Nacional de Agua difunda los resultados del análisis de muestras que ha tomado en el río, y que las autoridades ambientales den a conocer el diagnóstico elaborado por las universidades Veracruzana y Nacional Autónoma de México “Que las autoridades ambientales apliquen la ley contra Pemex y otros responsables tanto, para sancionarlos como para sanear la región; que Pemex asuma su responsabilidad sobre los servicios que contrata para la remediación de estos siniestros, y que la Secretaría de Gobernación vigile la sustitución adecuada y el mantenimiento de los ductos, y que la Profepa impida los vertidos de la empresa, pues de lo contrario será corresponsable de sus delitos ambientales Que se evalúen las condiciones de trabajadores, la salud de las comunidades vecinas y se dé un adecuado tratamiento a la población afectada” Finalmente, advirtió que lo ocurrido en esta zona podría repetirse en otras más, pues la causa principal es la falta de mantenimiento de las instalaciones petroleras, debido a que la mayor parte de los ductos de Pemex han llegado al final de su vida útil, que se estima en 25 años, por lo que es urgente reemplazarlos Pemex mantiene en operación 54 mil kilómetros de ductos en tierra y 2 mil en zonas submarinas, y casi la mitad tiene más de 30 años en operación, indica Greenpeace

Comentarios