Argentina: El huracán Cristina

lunes, 31 de octubre de 2005
Buenos Aires, 31 de octubre (apro) - Cristina Fernández de Kirchner se ha convertido en la mujer más poderosa de la Argentina Se le ve sonriente y a la vez más distendida Acaba de ganar "la madre de todas las batallas" El 23 de octubre, en las primeras elecciones legislativas que enfrentó la gestión de su esposo, el presidente peronista Néstor Kirchner, le sacó más de 26 puntos de ventaja en su carrera hacia el Senado a Hilda Chiche González de Duhalde Y todo en el propio territorio de su rival más odiada: la casi inexpugnable provincia de Buenos Aires, donde el esposo de su opositora derrotada, el exmandatario provisional Eduardo Duhalde --enemigo íntimo de los Kirchner-- manejaba a su antojo el estratégico aparato del Partido Justicialista fundado por el tres veces presidente Juan Domingo Perón Cristina, como la conocen los argentinos, obtuvo 46% de los votos, un baño de popularidad de 2 millones 924 mil 402 electores que la coronaron como la gran vencedora de unos comicios que le dieron a su esposo el respaldo político que necesitaba para enfrentar con mayor poder los dos últimos años de su "primer mandato" Cristina le dio el empujón que le faltaba a Kirchner para ir por la reelección en el 2007 y son pocos los que dudan que ella misma podría sacar incluso más votos que su marido si decidiera enfrentarlo ?algo hoy impensable? en las presidenciales Pero en sus fueros más íntimos se "guarda" para el 2011, cuando Kirchner no podrá aspirar a una segunda reelección consecutiva, prohibida por la Constitución Cristina "pocas veces bajó del estrado del discurso, casi nunca ?caminó? el territorio, nunca dio entrevistas periodísticas ni participó de debates Fue su capacidad oratoria (la que inclinó la balanza a su favor), con algunas reminiscencias ?evitistas? reclamando el apoyo a su marido por el proyecto de transformación histórico y llamando a terminar con ?la vieja política?, como lo hacía Eva Duarte para terminar con la oligarquía que atacaba a Perón", dice en entrevista con Apro Marcelo Larraquy, quien conoce a fondo la historia reciente del peronismo y es autor de dos libros que recrearon a personajes del justicialismo, el último de ellos sobre José López Rega, el enigmático y oscuro secretario privado de Perón Larraquy sostiene que, "de acá a dos años, su estrategia es todavía difícil de descifrar Pese a los votos, no es una ?candidata natural? para la Presidencia en el 2007, a menos que logre un acuerdo político con su marido Pero lo más probable es pensar que acompañe el proyecto de reelección de su esposo ?quien no parece tener contendientes visibles porque la oposición está fragmentada?, y construya el propio para el siguiente periodo electoral Pero es prematuro En la actual coyuntura, su rol de ?espada? para malherir al duhaldismo lo cumplió a la perfección Y esa victoria política tendrá permanencia en la medida que la gestión de su esposo no se desborde por la inflación y logre mayores índices de inversión para fortalecer el proceso económico La cuestión política ?el dominio interno del peronismo? está más controlada", afirma "Nadie es eterno" "En la política nunca hay que creérsela, porque nadie es eterno", dijo Cristina poco después que el aluvión de votos de la provincia de Buenos Aires la ratificó como senadora nacional, un cargo que ya ostentaba pero por la patagónica provincia de Santa Cruz, de donde es oriundo su marido Kirchner puso a su reina en el tablero más difícil del país, donde vive un tercio del electorado, para "barrer" el poder interno de los Duhalde y adueñarse así del partido peronista Su oficialista Frente para la Victoria ?en la práctica una línea interna que se separó del partido para la ocasión? compitió y venció en la mayoría del país --con 401% de los votos totales de la nación--, dejando en un lejano tercer lugar al Partido Justicialista no alineado con la pareja presidencial, que sólo obtuvo un magro 112% Segunda fue la Unión Cívica Radical (UCR), con 138%, que aun así perdió varios senadores y diputados, que pasaron a manos kirchneristas, mientras se lame las heridas dejadas tras la huida desordenada del expresidente Fernando de la Rúa durante la crisis de 2001 "La idea es barrer al duhaldismo", dijo a la prensa argentina un exultante subsecretario de la Presidencia, Carlos Kunkel La escoba nueva la acaba de comprar Cristina Fernández de Kirchner, la primera dama o "primera ciudadana", como le gusta más definirse desde que su marido accedió a la Presidencia el 25 de mayo de 2003 Ese día Kirchner asumió el puesto con el escaso margen de 22% de respaldo popular tras la salida apresurada de Carlos Menem del balotaje ante el peso de las encuestas que le vaticinaban una histórica derrota Hoy, tras el paso del "huracán Cristina", Kirchner afrontará sus dos últimos años de gestión manejando el Senado a su antojo y contando con la primera minoría de diputados, y con un poder suficiente para imponer su propio proyecto político y económico del sector más progresista, o de centro-izquierda, del peronismo Aunque en el poder suelen abrevar oportunistas que se alinean con quien sostenga la vara del partido de acuerdo con sus conveniencias Y de eso, el peronismo conoce muchas historias En la línea de Evita ¿Qué tienen en común Marta Sahagún de Fox y Cristina Fernández de Kirchner? Ambas son primeras damas, las mujeres más poderosas de sus países y admiran a Eva Perón, la segunda esposa del general Juan Perón, conocida en Argentina como "la abanderada de los humildes" Y ambas comparten sin querer a una misma biógrafa, la periodista argentina Olga Wornat Con una salvedad: a una, el libro La jefa le significó un gran dolor de cabeza y una ofensiva judicial después que se señaló a sus hijos de enriquecimiento ilícito, entre otras cosas; a la otra, el libro Reina Cristina le sentó mucho mejor, la dejó bien parada y, más allá de pintarla como una mujer soberbia y arrogante, no desnudó ningún punto oscuro en su ya extensa carrera política Esta vez Wornat no tuvo que preocuparse por los hijos de una primera dama: del varón, Máximo, de 28 años, dice que no concluyó su carrera de abogacía y prefirió quedarse en la Patagonia con su novia cuidando los negocios de la familia; y de la mujer, Florencia, de dulces 15 años, sólo dijo que es la "luz de sus ojos" (de su madre, claro) En el libro la periodista aclara de entrada que es "diferente a los anteriores (?) No se trata de una denuncia de corrupción, abusos o escándalos; tampoco de una descripción de las conductas privadas impúdicas de funcionarios públicos" Por haber compartido militancia en los años setenta con los Kirchner en la Universidad de La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires, Wornat aclara desde el comienzo que "escribir sobre una mujer que se conoce" desde la adolescencia "puede parecer sencillo pero no lo es No soy objetiva, porque la objetividad en el periodismo no existe, y el que lo afirma, miente", asegura Cristina Elisabet Fernández nació en La Plata, un año después de la muerte de Eva Perón, tiene 52 años y es "hincha" del club Gimnasia y Esgrima de esa ciudad Su madre es peronista y su padre, ya fallecido, era radical Nacida en un hogar de clase media, esta mujer "creyente pero no fanática" llegó a codearse con la sociedad platense desde el exclusivo Jockey Club Empezó a militar en el peronismo de joven y conoció a su marido (quien la cortejó un día en que estaba "muy borracho", según confesó) durante su militancia universitaria Y fue una excelente estudiante de abogacía desde la primera hasta la última materia El libro de Wornat la define en sus primeros años de militancia peronista como una adolescente que "era pura rebeldía" y que "aparecía impecable, maquillada como una modelo y vestida a la última moda" en una época en que la buena apariencia no se llevaba bien con la lucha política dentro del peronismo Luego, con la llegada de la dictadura y la muerte o desaparición de numerosos de sus compañeros de militancia, se mudó con su marido a Santa Cruz, donde la pareja se instaló a vivir, montó un estudio jurídico y edificó su familia Los enemigos estaban al acecho y el estudio sufrió dos atentados con bombas, el segundo acabó incendiándolo todo Su fortuna llegaría después junto con un proyecto político que primero llevó a su marido a la alcaldía de Río Gallegos y a ella a una diputación provincial, y luego le catapultó a él a la gobernación provincial y a ella a una senaduría nacional "En el Senado, su búnker, es más temida que amada Igual sucede entre sus empleados y asesores Así como puede ser cálida con un par, con alguien a quien no respeta intelectualmente puede ser impiadosa y despectiva Los que trabajan con ella, en voz baja, le dicen La patrona", escribe Wornat en su libro Dicen que no tiene amigas, pero sí muchos enemigos, especialmente dentro de su propio partido Le temen (jamás da por concluida una discusión si cree tener la razón, aseguran quienes la sufrieron en las reuniones de comisiones en el Senado) pero jamás se le involucró en un escándalo Cristina acompañó siempre a su marido Fue también diputada nacional y constituyente en la asamblea que reformó la Carta Magna en 1995 "Es ciclotímica, vehemente, generosa, difícil, arrogante, vanidosa, fóbica, implacable, compasiva y fiel Muy fiel a Néstor Kirchner, su marido y compañero", recrea la periodista Cristina estuvo un mes presa, al igual que su marido, después que fueron detenidos en Río Gallegos durante un operativo policial, en plena dictadura militar Un diario austral de la época llegó a sugerir que formaban parte de "un enemigo que reniega de nuestro pasado histórico, social y cultural, y que además pretende imponernos un régimen ateo, materialista y despótico" Los buenos contactos de la familia Kirchner los sacaron de prisión y evitaron que la futura pareja presidencial siguiera el mismo destino de 30 mil de sus compatriotas desaparecidos "Vámonos del país, por favor Nos van a destrozar a todos", le dijo Cristina a su esposo tras salir de prisión, según su biógrafa Dice sin pudor que admira a la exprimera dama y actual senadora estadunidense Hillary Clinton, y el propio George W Bush la llenó de halagos cuando se conocieron en Washington: "Aquí viene la senadora más linda del mundo", llegó a decir de ella Sus críticos la azuzan desde el lado más frívolo: su ropa, su maquillaje, sus joyas Como le sucedió a Evita Siempre está impecablemente vestida por los mejores diseñadores del país, "pintada como una puerta", como a ella le gusta admitir y hasta llegó a ostentar en su muñeca izquierda un reloj Rolex Oyster Perpetual Datajust con cuadrante de diamantes Su valor, una verdadera bicoca: 20 mil dólares estadunidenses Y todo en un país donde, según cifras oficiales, 38% de la población es pobre, aunque este índice haya bajado 17 puntos desde que su marido llegó al poder tras la crisis de diciembre de 2001 "¿Qué mujer no tiene pasión por las joyas, la ropa, las carteras y los zapatos? ¿A quién de nosotras no le gusta estar linda, seducir al marido, al amante, al novio? Siempre fui así: me pinté como una puerta, nunca salí a la calle sin arreglarme, soy una mujer, ¿no? Puedo bañarme, vestirme, estar divina y no por eso ser menos eficiente en la política", dijo Cristina Fernández a Wornat en uno de los encuentros que sirvieron de base al libro La coquetería de la primera dama es tal que, tras sufrir un gravísimo accidente automovilístico en 1982 en Río Gallegos, del que se salvó de milagro, le pidió al médico un espejo "Parecía muerta, te juro Cuando estaba en la sala de operaciones del hospital, toda destruida, lo único que dije fue: ?tráiganme un espejo, quiero un espejo? Qué loca, el médico no entendía de qué le hablaba Yo lo único que quería ver era cómo me quedó mi cara y me había salvado de casualidad", le confió a su biógrafa De ese accidente le quedó una pequeña cicatriz que jura se la hará remover con cirugía plástica cuando su marido deje de ser presidente "Me parece que hay un sector que intenta hacerme parecer diferente y frívola a partir de que mi marido es presidente Algo ridículo ¿Sabes qué revela esto? Un grado de misoginia y discriminación hacia la mujer bastante grandes", dijo Se cuida Y mucho Al levantarse desayuna frutas y realiza largas caminatas por la residencia de Olivos, en la rica periferia norte de Buenos Aires Practica gimnasia y hace poco recuperó el mismo talle que lucía en su juventud Lo que no es poco para una mujer de 52 años Las crónicas de chismes aseguran que tiene varias cirugías encima "Las mujeres que tenemos pensamiento propio no somos inteligentes, somos hijas de puta, brujas, malditas, locas, inmanejables Esa es la desvalorización permanente de la mujer Si es demasiado fuerte, dicen ?qué carácter?", afirma No da entrevistas Le tiene fobia a los periodistas Y fue expulsada del bloque de senadores de su partido en 1997 por no acatar la orden partidaria en una votación en la que no estaba de acuerdo "Su discurso puede ser muy agresivo y golpea en el lugar exacto Muchos diputados le tenían pánico, es tremenda si te ponés de enemigo", dijo de ella el gobernador de la provincia patagónica de Chubut, el peronista Mario das Neves Dicen los que la conocen que es la persona que más influye en las decisiones de su marido Se llaman cinco veces al día para consultarse, aunque las decisiones finales quedan a cuenta del jefe de la familia y presidente de los argentinos, según sus allegados Reina Cristina "Cristina es la dama o la reina de un tablero de ajedrez en el que Néstor (Kirchner) es el rey", le dijo a su biógrafa su antiguo asesor Tito Plaza Los últimos años de la década de los noventa y principios de 2000 se dedicó junto a su marido a organizar una corriente antimenemista, y no dudó en pactar con el duhaldismo para llegar a imponer la candidatura de su marido a la Presidencia "El peronismo es un movimiento que proclama la lealtad como principio de acción política pero, desde su gestación, es un movimiento de lealtades resbaladizas y efímeras Sólo se es leal a quien concentra el poder Kirchner no fue ?leal? a Duhalde, que lo ungió como candidato presidencial, aunque tampoco se esperaba que lo fuese", dice Marcelo Larraquy en su entrevista con Apro "La ?lealtad? de Kirchner hacia Duhalde estaba sustentada por el poder político que retenía Duhalde; en la medida que Kirchner construyera un poder político propio, dejaría de ser ?rehén?, o poseedor de un poder delegado En ese proceso de construcción, la ?lealtad? hacia Duhalde iría en franco deterioro", agrega Hoy, dos años después de ese pacto con Duhalde, Cristina fue la lanza que apuñaló el poder del caudillo bonaerense "Ni siquiera durante los diez años de Presidencia de Menem, Duhalde había permitido la interferencia de otro liderazgo que no fuese el suyo en ese distrito", dice Larraquy La "era K", como se la conoce en un país que se empeña en abreviar la historia, está en pleno apogeo en la Argentina "Son una sociedad político-amorosa casi perfecta Las cartas más valiosas de un mismo mazo apostando a ganador, tanto en la familia como en los negocios y la política", se deslumbró su biógrafa "Tengo nombre de reina, sabes (Sergio) Acevedo, el gobernador de Santa Cruz, siempre me lo dice Y la verdad, me gusta", le dijo Cristina a Wornat, un bocadillo que sirve para abrir su nuevo libro que, esta vez, no traerá consigo ninguna polémica

Comentarios