Sexo y cascos azules

lunes, 14 de febrero de 2005
San Francisco, Cal , 14 de febrero (apro)- Los crímenes deleznables que desde hace doce años cometen cascos azules de la ONU en sus misiones de paz por el mundo, abusando sexualmente de niñas y niños, siguen impunes Una sensación de horror, produce conocer los espeluznantes detalles de las violaciones a niñas, niños y adolescentes cometidas por estos hombres “protegidos” desde entonces por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que se niega a revelar los nombres de los cientos de implicados y a implementar un mecanismo que permita llevar a los tribunales a los culpables de tan vergonzosos actos La historia negra de los cascos azules empieza en 1993 Ese mismo año, una agencia de la ONU, el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo Social, certificó que los soldados habían explotado sexualmente a mujeres y niñas en Camboya La denuncia fue ignorada, incluso, por la propia ONU, que hizo caso omiso de las recomendaciones y finalmente decidió cubrir el caso con un “tupido velo” de silencio Un silencio que se rompió al año siguiente Cuando el mismo secretario general de la ONU en ese entonces, Butros Gali encargó un informe sobre estos “indicios” Dos años después, Gali presentó el informe, concretamente el 8 de noviembre de 1996, omitiendo por supuesto, los detalles y los nombres de los criminales, pero reconociendo que en las misiones de paz realizadas por la ONU en Mozambique, Angola, Somalia, Bosnia, Croacia, Camboya y Ruanda se comprobó que los cascos azules habían violado, abusado sexualmente y reclutado a niñas y adolescentes como prostitutas El documento que se conoce como “el informe Machel” fue realizado por un equipo a cargo de Gracia Machel, viuda de un héroe de la independencia de Mozambique y actual esposa de Nelson Mandela Ella no cayó los detalles, que un mes después los hizo públicos Recorrió el mundo durante esos dos años, recogiendo cientos de testimonios de víctimas y testigos para comprobar las miserias que cubren a estos cascos de color azul Su informe “Impact of armed conflicto on children” descarta las denuncias no contrastadas, pero demuestra como los responsables de las misiones de paz de la ONU son parte de los delitos más execrables En Camboya los cascos azules pagaban entre 400 y 700 dólares por niñas vírgenes Estos “señores” pagaban 15 dólares por niñas sin himen La actividad sexual de la fuerza internacional de “paz” cifrada en 20000 hombres fue tanta que el coronel Meter Fraps, reconoció que 3000 de sus hombres contrajeron enfermedades de transmisión sexual De hecho, en la capital camboyana Phom Penh, trabajaban 6000 prostitutas, pero con el desembarco de los cascos azules el número sobrepasó las 20000 En Mozambique, los cascos azules de nacionalidad italiana pagaban un dólar los “favores sexuales” de niñas usando condón; pero si se les dejaba tener relaciones sin protección, aumentaban su pago en 10 centavos de dólar La situación se hizo insostenible: “E inaceptable, cuando los soldados comenzaron a solicitar relaciones sexuales con menores y reclutaron a niños de la calle para todo tipo de servicios”, según denunció la organización noruega Save Children Alliance Luego los cascos azules abandonaron el país por “razones presupuestarias”, sin entablar denuncias a los culpables de estos delitos “La llegada de soldados de mantenimiento de la paz siempre ha estado vinculada a un aumento vertiginoso de la prostitución infantil, a veces de hasta el 50 por ciento”, según señala Save the Children en un informe que recoge datos de 12 países: Mozambique, Ruanda, Somalia, Camboya, Angola, Bosnia y Croacia En Agola a las niñas que los cascos azules violaron y posteriormente utilizaron para explotarlas en el comercio sexual se les llama “catorciñas”, en referencia al número de años En este país el delito de los cooperantes de paz de la ONU tiene un añadido de aberración: “¿Cómo puede alguien violar a una niña aprovechándose de que no puede huir porque tiene una pierna amputada? ¿Cómo se puede permitir eso?”, se preguntaba en ese entonces, la portavoz de UNICEF en Ginebra, Marie Heuzé Este es el caso de una niña alojada en un centro de rehabilitación de Angola, donde abusaban de ella los cascos azules: “El informe Machel está plagado de este tipo de atrocidades y actos bárbaros que producen vómitos”, añadió En el 95, en una conferencia de prensa ofrecida en Bonn, supervivientes de Srebrenica acusaron a cascos azules holandeses de organizar un comercio infantil de prostitución Los soldados ofrecían a las niñas de 14 años dos cigarrillos, que en el mercado negro durante la guerra equivalían a un kilo de azúcar, a cambio de sostener relaciones sexuales con ellas Los soldados holandeses que componían el batallón de cascos azules también fueron acusados en 1994 por niñas angoleñas, pero las autoridades de ese país dijeron que sólo se podían aplicar a los culpables “sanciones administrativas”, ya que los delitos no fueron denunciados inmediatamente después de lo ocurrido En Bosnia el criminal de guerra Borislav Herat confesó que había violado y asesinado a 23 musulmanas en el famoso hotel Sonja, donde los serbios crearon una “prisión” femenina para el disfrute de sus tropas Herat informó durante el juicio que uno de sus clientes más asiduos en el hotel era el coronel canadiense McKenzie, de la ONU, y parte de su Estado Mayor La ONU solamente retiró a McKenzie de su puesto Estos cascos azueles, lobos, disfrazados de corderos cometieron las mismas tropelías en Somalia, según fue denunciado en un riguroso informe de 1993 por African Rights, titulado: “Abuses by the United Nations forces” En este documento se detallan los crímenes de los cascos azules: “asesinatos, tortura psicológica, robos, atropellos deliberados con vehículos El texto de 40 páginas recoge el estremecedor testimonio de tres niños que fueron arrojados al río Juba, por soldados belgas que se encontraban en “misión de paz” en Kamsuma y que después fueron rescatados y contaron que los soldados los tiraban como parte de “un juego” Los cascos azules rusos desplegados en Eslovenia oriental son famosos por haber aumentado la prostitución en la región desde que llegaron: “Montaron prostíbulos en la región No sólo disfrutaban de los servicios de las prostitutas También se enriquecían gracias a ellas”, dijo una fuente diplomática en el informe Machel En la década de los novena estos problemas angustiaban a Butros Gali, quien presionado por Estados Unidos decidió no presentarse a la reelección y para ello designar al ghanés Kofi Annan, que en aquel entonces era el responsable de las fuerzas de paz de los cascos azules Este movimiento estratégico se hizo esperando que Annan solucionara los delitos sexuales cometidos por sus “muchachos”; pero diez años después no sólo no ha hecho nada, sino que sigue protegiéndoles Annan estableció un código de conducta para los cascos azules que paulatinamente se ha demostrado que es y será inoperante El actual secretario se niega a identificar a los culpables y a juzgarlos, con el argumento de que tienen que ser los países donde se cometieron los delitos los que entablen las denuncias penales Entre octubre y noviembre del 2001, el Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR) y Save The Children realizaron un informe basado en testimonios de 1500 menores, sobre todo niñas que habían sufrido abusos sexuales cometidos en campos de refugiados de Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, por cooperantes de 40 ONG y cascos azules “Hay un fomento de la prostitución infantil por parte de personal de Naciones Unidas, tanto civil como militar y de ONG humanitarias”, dijo el misionero Chema Caballer, en ese entonces, que contó como niñas de 13 y 14 años eran chantajeadas para sostener relaciones sexuales a cambio de que se les inscribiera en los campos de refugiados: “Si no aceptaban determinados favores sexuales no eran registradas y sin registrarse, no existen a la hora de comer o recibir ayuda”, señalaba este sacerdote ACNUR se negó a revelar los nombres de estos delincuentes El asunto de los abusos sexuales ha vuelto a ser noticia, luego de que se conociera que en 2004 la ONU “suspendió” a dos cascos azules desplegados en Burundi por conductas sexuales “inapropiadas” La ONU se negó a revelar los nombres y los detalles de estas conductas Un informe confidencial detalla 68 casos de violaciones, prostitución y pederastia por parte de soldados cascos azules originarios de Uruguay, Túnez, Sudáfrica, Pakistán, Marruecos y Nepal, según denunció el periódico The Washington Post La ONU ha reconocido que investiga por los mismos delitos a más de 150 funcionarios de su misión de paz en la República Democrática del Congo Los cascos azules mantuvieron sexo con niñas congoleñas a cambio de huevos, leche, agua y golosinas El informa detalla como una niña de 14 años en Bunia recibió uno o dos dólares y dos huevos a cambio de sexo, y al siguiente día tres dólares y un paquete de leche Otra niña contó cómo le dieron chocolate y pan a cambio de sexo Otra niña de 12 años fue violada por un casco azul que le atrajo con un vaso de leche Ni siquiera se conocen los nombres de estos “salvadores” convertidos en delincuentes Annan simplemente ha “prohibido” el jueves 10 de febrero, a sus cascos azules mantener relaciones sexuales con la población en el Congo: “Se necesita una política estricta de no confraternizar” con la población local”, dice en una carta ambigua el señor Annan Annan lleva 12 años protegiendo a estos criminales y ahora les habla de ¿prohibir? o les advierte de que no es bueno ¿confraternizar? Las palabras del secretario general de la ONU suenan a burla Los cientos de cascos azules involucrados en estos delitos no “confraternizan”, simplemente violan, abusan de su condición de autoridad de “paz” Su delito es más execrable que el de cualquier otro violador, porque se trata de lobos disfrazados de corderos Los cascos azules recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1988 Pero ahora la sombra de la sospecha cae en todo aquel que se ponga un casco azul Por desgracia no todo son pederastas, violadores, o tratantes de blancas; pero el hecho de no someterlos a la justicia enloda a todo el colectivo, y a la institución en general La impunidad carcome a esta institución La ONU está corrompida en parte El escándalo económico del asunto de “petróleo por alimentos” y ahora esto, demuestran la necesidad urgente de reestructuración o desaparición Hay quien dice que George Bush quiere acabar con la ONU para eliminarla del firmamento ¿No será Kofi Annan el que quiere destruir a la ONU?

Comentarios