¿Por qué regresar a Los Pinos?

jueves, 24 de marzo de 2005
México, D F, 23 de marzo (apro)- A últimas fechas los priistas han tomado como lema de campaña que regresarán a Los Pinos en el 2006 porque su partido es el único con proyecto de Nación ¿Pero qué pasaría si el PRI nuevamente toma la Presidencia? En un hipotético escenario podríamos ver que el PRI gana la elección presidencial y que el candidato vencedor es Roberto Madrazo Su primer acto de gobierno sería regresar la imagen de Benito Juárez a la residencia oficial, daría un discurso repleto de alegorías históricas y esgrimiría la limpieza de las elecciones, a pesar de que en las calles hubiera protestas por un nuevo fraude Diría algo similar al discurso que emitió el pasado domingo, al conmemorarse el 199 aniversario del natalicio de Juárez: “El Partido Revolucionario Institucional del siglo XXI practica los valores republicanos de Benito Juárez y entiende la política como el arte de edificar soluciones para superar los retos que la sociedad mexicana exige Los priistas aceptamos el pensamiento juarista de vivir conforme a la ética republicana, de la política que enseñó, practicó y heredó a las nuevas generaciones del México de hoy; la ética de respeto al Estado de derecho como el supremo recurso para normar la convivencia social por encima de las posiciones de distinción y privilegios” Acto seguido se lanzaría por la defensa de la democracia, la libertad, la soberanía nacional, la independencia, la autodeterminación, la convivencia pacífica y la solidaridad con las naciones Terminaría con la defensa del liberalismo social –similar al de Carlos Salinas--, y haría una defensa del libre comercio y la libertad económica Presentaría su equipo de gobierno: Ulises Ruiz en Gobernación; Pedro Aspe en Hacienda: Emilio Lozoya en Energía; Elba Esther Gordillo en Educación; José Murat en la Secretaría Particular de la Presidencia; David Penchyna en Economía, y así sucesivamente En tanto que como líder del Senado estaría Manlio Fabio Beltrones y en la Cámara de Diputados a Arturo Montiel o algún otro gobernador del Tucom En este escenario Madrazo no dejaría ni un solo hueco sin gente suya Así lo hizo en Tabasco en 1994 y le funcionó a tal grado que se apoderó del PRI local, del Congreso, de las presidencias municipales y, obviamente, el staff completo de gobierno Roberto Madrazo descartaría de inmediato cualquier negociación con los partidos, salvo las que personalmente le podrían beneficiar Una de estas primeras negociaciones sería con el expresidente Vicente Fox y su esposa Marta Sahagún, quienes buscarían la protección legal para ellos y sus familias para no ser perseguidos por actos de corrupción que podrían descubrirse a su salida de Los Pinos Si acaso llega a tener mayoría en el Congreso enviaría de inmediato las iniciativas de reforma constitucional para abrir a la inversión privada el sector energético y establecer un nuevo marco hacendario, basado en la aplicación de nuevos impuestos a medicinas y alimentos Pero si no tiene mayoría absoluta comenzaría a operar como él y su equipo saben hacerlo: a través de amenazas de escándalos a los legisladores de oposición que serían espiados todo el tiempo a través del Cisen El narcotráfico bajaría su grado de violencia en todo el país, pues Madrazo negociaría con los grandes grupos las condiciones para seguir con sus operaciones de tráfico ilegal de estupefacientes hacia Estados Unidos Esto no sería algo nuevo, sino la continuación de una práctica tradicional de los gobiernos priistas anteriores En este escenario imaginario, Madrazo sería el nuevo caudillo de la etapa moderna del PRI en Los Pinos Su control sería absoluto y ni una sola hoja de un árbol se movería sin su voluntad Su imagen se repetiría hasta el infinito en los programas de televisión y de radio, con cuyos dueños habrían hecho un pacto desde la campaña electoral De esta manera, tendría asegurada la transmisión de su nueva imagen de “socialdemócrata” como él mismo se ha autodefinido Acostumbrado a mentir, ofrecería el nuevo paraíso a los mexicanos en general, y a los empresarios en particular; mientras que a la oposición le ofrecería la política del garrote mediante la amenaza, la represión y la extorsión La cárcel sería el futuro para muchos de sus enemigos, como Andrés Manuel López Obrador Es posible que los grupos guerrilleros aparecieran nuevamente, pero serían perseguidos como lo hicieron Gustavo Días Ordaz y Luis Echeverría utilizando toda la fuerza del Estado Es decir, con la policía, el Ejército y los equipos de inteligencia entrenados en Estados Unidos Siempre sonriente, Madrazo hablaría todos los días en los medios y lanzaría un mensaje de modernización económica, energética, financiera y de lucha contra la pobreza Activaría con otro nombre el Programa Nacional de Solidaridad y prometería acabar con la pobreza Este es, quizá, uno de los escenarios imaginarios que podríamos tener si llega Madrazo a Los Pinos Podría ser diferente, pero tal vez peor

Comentarios