La genial impostura

domingo, 8 de mayo de 2005
Se conocen como The Yes Men Se hacen pasar por directivos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de empresas trasnacionales; se presentan en congresos internacionales y ofrecen conferencias de prensa Se montan en el discurso del neoliberalismo y lo llevan al extremo para desnudar su lógica Se burlan así -en sus narices- de los tecnócratas que gobiernan al mundo PARÍS- Su objetivo es claro: denunciar los estragos del liberalismo económico planetario y el creciente cinismo de sus protagonistas y panegiristas Sus blancos son diversos: el presidente estadunidense George W Bush, la Organización Mundial del Comercio, las grandes multinacionales Sus "armas de destrucción masiva" son temibles: humor negro, imposturas atrevidas, farsas y burlas extravagantes, a veces deliberadamente obscenas, pero siempre explosivas Su estrategia se basa en un proceso de "rectificación de identidad": usurpan una identidad ajena (expertos de la OMC, voceros de grupos industriales, etcétera) y pronuncian discursos provocadores en congresos internacionales y en entrevistas con las grandes cadenas de televisión Sus "golpes" son jocosos e inquietantes: al tiempo que desatan carcajadas, revelan una realidad preocupante sobre la "élite" económica que domina el mundo Estos subversivos se llaman The Yes Men Son estadunidenses Forman un "colectivo" de seis personas Dos de ellos dan la cara públicamente: Andy Bichlbaum y Mike Bonnano Bichlbaum se instaló en París en 1999 Sus colegas viven en Estados Unidos Su fama sulfurosa es incuestionable en la esfera electrónica -su sitio en internet recibe miles de visitas de entusiastas seguidores- y no deja de crecer en el "mundo real" Después de haber llamado la atención de los medios de comunicación de su país, decidieron conquistar Europa Y lo están logrando Desde hace dos meses circula en Gran Bretaña y Francia un libro de su autoría y un documental sobre sus andanzas Ambos llevan el mismo titulo: The Yes Men, y tienen mucho éxito En el primero, sus autores se divierten como enanos contando sus viajes y sus aventuras El documental, realizado por Chris Smith, Dan Ollman y Sarah Price, muestra la preparación de sus hazañas y su realización El tono distante del comentario agudiza la locura de ciertas situaciones y el malestar que generan La solemne entrevista Libro y documental, sin embargo, no cuentan la más reciente "rectificación de identidad" de los Yes Men Este happening sedicioso -tema de 400 notas periodísticas en Estados Unidos- ocurrió el pasado 3 de diciembre cuando Bichlbaum se presentó -irreconocible: rostro grave, pelo corto, traje sastre austero y voz pausada-- ante las cámaras de la BBC como vocero de Dow Chemical En solemne entrevista con la venerable cadena de televisión británica, anunció que la multinacional estadunidense reconocía ser responsable de la tragedia ocurrida en Bhopal (India) hace 20 años Advirtió además que la empresa disponía de 12 mil millones de dólares para indemnizar a las víctimas y rehabilitar el sitio industrial La noticia explotó como una bomba y fue retomada de inmediato por todos los medios de comunicación del mundo Una breve evocación de los hechos permite medir el descomunal descrédito que representó para Dow Chemical la broma de los Yes Men: la noche del 2 de diciembre de 1984, se produjo un escape de gases tóxicos en una fábrica de productos químicos en Bhopal En pocos días, esta fuga causó la muerte de 7 mil personas Durante los últimos 20 años la contaminación química en la región mató a otras 15 mil, mientras que miles de pobladores padecen enfermedades crónicas Hace dos décadas, la noticia de la catástrofe se convirtió en trauma planetario Pero, a pesar de la inagotable movilización de las víctimas y de un fuerte apoyo internacional, la Union Carbide Corporation (UCC), dueña de la fábrica de Bhopal en el momento de los hechos, y posteriormente Dow Chemical, que compró esta empresa en 2001, se empeñaron en negar cualquier responsabilidad en el accidente y menos aún en la tragedia que provocó Los sobrevivientes llevan 20 años esperando indemnizaciones justas, atención médica y la descontaminación del lugar, todavía envenenado por desechos químicos que afectan el agua y el medio ambiente "Fue increíble -comenta Bichlbaum a la reportera- En pocos minutos, todo el mundo estaba al tanto de la noticia Los directivos de Dow Chemical se demoraron dos horas en reaccionar Su desmentido fue patético, los cubrió de ridículo y evidenció una vez más el cinismo de esa multinacional a la que la muerte de 22 mil personas y la enfermedad de otras tantas dejan totalmente indiferente" Sin la intervención de The Yes Men, el vigésimo aniversario de la tragedia de Bhopal hubiera pasado totalmente inadvertido, sobre todo en Estados Unidos "El escándalo tomó tales proporciones que los periodistas estadunidenses tuvieron que explicar nuevamente a sus lectores lo que había pasado en 1984 Esa era precisamente nuestra meta", insiste Bichlbaum La BBC reconoció el talento para la simulación de los Yes Men y los invitó a participar en un debate sobre el tema Aterrados ante la perspectiva de un escándalo aún mayor, los directivos de Dow Chemical se abstuvieron de demandar a los subversivos "Nuestros detractores nos criticaron mucho por haber despertado esperanzas entre la víctimas durante dos horas -recuerda Bichlbaum- Debo ser franco Cuando vimos la amplitud de la cobertura periodística de nuestra acción, nos sentimos mal Pero muy pronto nos contactaron ONG de Bhopal para felicitarnos Llevan 20 años de desilusiones La que provocamos duró muy poco y sacó a su lucha del olvido" Aparentemente, la comunicación entre los Yes Men y los militantes de Bhopal fue fluida Pocos días después de su plática con la corresponsal, Bichlbaum y su inseparable cómplice Mike Bonnano viajaron a la India para dar un nuevo golpe ¿De qué tipo? Misterio Sólo se sabe que volvió a cundir el nerviosismo en Dow Chemical La confusión Ese mismo nerviosismo recorrió durante tres años a las altas esferas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), convertida en el blanco predilecto de The Yes Men Todo empezó en vísperas de la famosa cumbre ministerial de la OMC que se llevó a cabo en Seattle, a finales de 1999 Dos semanas antes de la reunión, un militante obsequió a Bichlbaum un nombre de dominio que tenía registrado dos años atrás: wwwgattorg, una auténtica mina de oro Durante medio siglo, el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) fue el principal instrumento del comercio mundial Su reino empezó después de la Segunda Guerra Mundial y acabó en 1995, con la creación de la OMC Para muchos, GATT y OMC aún son sinónimos Los Yes Men sacaron amplio provecho de esta confusión Trabajaron día y noche Y en vísperas de la cumbre, tenían lista una perfecta imitación del sitio web de la OMC A lo largo de toda la reunión ministerial, wwwgattorg difundió textos delirantes y plagios inverosímiles sobre el comercio mundial La OMC se lanzó contra los Yes Men: los acusó de "crear confusión" y de dañar su "imagen de transparencia" Esta reacción publicitó aún más al insolente sitio en internet, que impuso récord de acceso en el buscador Google, fascinó a la prensa internacional y alegró a una multitud de altermundistas "¡Qué reacción tan absurda la de la OMC!", comenta Bichlbaum "Cualquier ser humano dotado de sólo un hemisferio cerebral podía darse cuenta de que se trataba de una broma realmente muy burda No podía haber confusión alguna" Pero la hubo Y no solamente en la OMC También en muchas otras partes Muy pronto los Yes Men empezaron a recibir correos electrónicos muy serios de diversos bufetes de abogados, ministerios y universidades pidiendo asesoría y consejos, convencidos de que se dirigían a la organización "Este éxito nos perturbó Entendimos que a la gente que nos contactaba le faltaba efectivamente un hemisferio cerebral o que no leía los textos que aparecían en www gattorg En todo caso, su ceguera dice mucho sobre quienes se mueven en el ámbito del gran capital", constata Bichlbaum The Yes Men contestaron todos los correos electrónicos con su habitual sarcasmo Pero su cruzada anti OMC dio un giro radical el día en que les llegó un correo dirigido a Mike Moore, director general del organismo Estaba firmado por el distinguido Center for Legal International Studies (CILS) de Salzburgo (Austria) y solicitaba la participación del presidente de la OMC en una conferencia internacional sobre los servicios que organizaba este organismo en esa ciudad Los tramposos de wwwgattorg contestaron que Mike Moore estaba sobrecargado de trabajo y que Andy Bichlbaum, alias Andreas Bichlbauer, representaría a la OMC en la conferencia Fue así como Andy Bichlbaum y Mike Bonnano llegaron a Salzburgo el 27 de octubre de 2000, torturados por sus incómodos trajes sastres y sus ejecutivos zapatos negros comprados en tiendas de segunda mano, muy bien afeitados y con el pelo cortado a rape Se morían de miedo Temían ser detenidos por los musculosos guardias privados o los despiadados policías El documental muestra sus rostros realmente angustiados Finalmente, Bichlbauer tomó la palabra ante un destacado público de expertos internacionales y deliró durante 20 minutos En su libro los Yes Men reproducen el texto íntegro de esta alucinante ponencia Al igual que los otros discursos pronunciados después por los Yes Men en nombre de la OMC, el de Salzburgo es de una habilidad diabólica: lleva la lógica y la retórica capitalistas hasta su extremo De esta forma la desnuda, haciendo a un lado lo "políticamente correcto" para exhibir el cinismo, el surrealismo y el absurdo subyacentes en la mayoría de las declaraciones públicas de los tecnócratas que gobiernan al mundo Unos ejemplos: Bichlbauer retomó el controvertido tema del comercio del plátano La Unión Europea privilegia a los productores de sus excolonias a expensas de los de América Central Después de lucubraciones dignas de Cantinflas, el "vocero" de la OMC recalcó: "Si permitimos que un solo país pague un solo plátano por encima de su valor, abrimos la puerta a todos los excesos Nos encontramos en la situación de un bebedor de vino que empieza de repente a fumar mariguana y luego opta por la heroína, para finalmente convertirse en adicto a la cocaína () El día en que ustedes verán a sus familiares vacilar como zombis entenderán que, ¡acaban de resbalarse en una tremenda cáscara de plátano!" Luego explicó por qué las líneas aéreas KLM y Alitalia no pudieron fusionarse Los obstáculos no fueron técnicos ni económicos, sino culturales: los italianos no quisieron renunciar a su siesta, lo que perturbó a los muy afanosos holandeses Para acabar, el cada vez más serio y severo Bichlbauer propuso afianzar la permanencia de la "democracia de los consumidores", única expresión real de la democracia en el mundo contemporáneo, racionalizando el proceso electoral El método propuesto era simple: crear un sistema de subasta electrónica para dar a cada elector la oportunidad de vender su voto al mejor precio "La verdad -confía Bichlbaum-, en ese instante pensé que los organizadores nos iban a sacar a patadas del elegante salón de la conferencia" Pero no pasó nada Bichlbauer se dio el lujo de acabar su ponencia regalándole plátanos a su selecto público Todo el mundo aplaudió Nadie cuestionó Nadie protestó Nadie se indignó El sagrado título de representante de la OMC anestesió todo sentido crítico "Se lo tragaron todo Es trágico", recuerda consternado Bichlbaum "Erección controladora" Más inquietante aún fue lo que pasó en Tampere (Finlandia) durante un seminario de alto nivel dedicado a los "textiles del futuro" y organizado por la muy respetada universidad de esa ciudad, en agosto de 2001 Como siempre, la invitación para Mike Moore llegó a la falsa dirección de la OMC Andy Bichlbaum, alias Andreas Bichlbauer, se convirtió entonces en el doctor Hank Hardy Unruh, experto de la organización Esta vez los Yes Men decidieron someter a su público a un auténtico electrochoque Dedicaron semanas a la elaboración de un disfraz aberrante: una especie de overol realizado en tela strech dorada, pegado al cuerpo como una segunda piel Este overol estaba dotado de un apéndice inflable que en pocos segundos se transformaba en un gigantesco pene Y, sofisticación suprema, la ancha extremidad de aquel sexo desproporcionado estaba dotada de una pantalla El documental detalla el difícil diseño del disfraz que el doctor Unruh debía llevar bajo su traje La cámara filma la llegada de Bichlbaum y Bonnano al seminario Empieza el discurso del doctor Unruh: un horror Resulta imposible resumir la lista de barbaridades expresadas en voz sentenciosa ante un público atento, incluso interesado Con cifras y estadísticas, el experto de la OMC demostró que las maquiladoras instaladas en los países del sur resultaban mucho más rentables que la esclavitud que prevaleció durante los siglos pasados Después de muchas otras extravagancias, Unruh explicó que los empresarios del norte tenían la obligación de vigilar en forma permanente a los empleados que laboran en sus fábricas "deslocalizadas" del sur Y anunció que la OMC había resuelto ese espinoso problema gracias al Auxiliar de visualización de la mano de obra Con ayuda de Bonnano, Unruh se quitó en unos segundos su traje y apareció totalmente dorado y con un falo fenomenal, erguido, agresivo, triunfante La cámara de los documentalistas desplazó su lente hacia el público Mientras Bichlbaum y Bonnano hacían esfuerzos descomunales para esconder sus escalofríos, el público aplaudía El doctor Unruh detalló entonces la sofisticada tecnología que le permitía observar a los trabajadores en la pantalla que adornaba su pene: gracias a células electrónicas injertadas en el hombro de los obreros del sur, el empresario del norte nunca los perdía de vista Su ponencia se prolongó por unos cinco minutos más sin que nadie, absolutamente nadie, emitiera alguna duda o queja en torno a lo que acababa de ocurrir Precisa Bichlbaum: "Tal como se ve en el documental, después de mi demostración tuvimos muchas pláticas con expertos Nadie nos criticó Nadie sospechó que se trataba de una burla Sólo una mujer deploró el uso del pene, que le pareció sexista, pero no cuestionó en absoluto la necesidad de vigilar a la gente las 24 horas del día, ni mucho menos la 'tecnología' que proponíamos para hacerlo" Asombrada, la prensa finlandesa describió al profesor Unruh con su traje de marciano dorado en pleno proceso de "erección controladora", pero no cuestionó tampoco la extraña demostración de la OMC "Fue terrible para nosotros -comenta, algo perplejo, Bichlbaum- Tocamos los límites de la provocación y de la sátira Tal es la sumisión a los dictados de la OMC que ya nadie reacciona () Fue por eso que decidimos dar un último golpe 'matando' a la organización" La "muerte" de la OMC ocurrió en Sidney el 21 de mayo de 2002 durante una reunión interna de la Asociación de los Contadores Certificados de Australia El matador fue Bichlbaum, ahora bajo el alias de Kinnithrung Sprat, experto del Departamento para el Desarrollo y la Investigación Económica de la OMC Con voz fúnebre, Sprat anunció al público australiano que no tocaría el tema del encuentro Advirtió que tenía algo mucho más importante y dramático que comunicar Y lanzó la noticia: ante su incapacidad para brindar prosperidad a los más pobres del planeta, la OMC había decidido proceder a su "autodisolución" Para ilustrar la impotencia de la OMC, Kinnithrung pronunció un discurso digno del Foro Social Mundial de Porto Alegre: leyó una lista desgarradora de hechos y estadísticas sobre los estragos del neoliberalismo en los países del sur En el documental se ve cómo la estupefacción de los contadores se convirtió en entusiasmo al final de la ponencia del sesudo experto "En Austria y Finlandia, las reacciones del público reflejaban su sumisión ante la OMC -explica Bichlbaum- Entendimos que esa gente escuchaba burradas, pero que no se atrevía a cuestionar nada No quería correr ese riesgo Su conformismo era apabullante La ley tácita en estos círculos de expertos es aplaudir a las grandes instituciones como la OMC, el FMI o el Banco Mundial, diga lo que se diga "En cambio, en Sidney la mayoría de los contadores se pusieron felices Después de la ponencia hablamos mucho con ellos Estaban conscientes de que las desigualdades aumentan y que el orden económico mundial que se nos impone es atroz Sospechaban que las denuncias de los altermundistas no eran descabelladas Oírlas en boca de un vocero de la OMC les quitó todo escrúpulo Por fin podían decir lo que opinaban sin arriesgar su chamba () Es increíble, pero nadie pensó un segundo que se trataba de una impostura" El sitio wwwgattorg difundió la noticia y el nuevo programa de la "nueva OMC" convertida al altruismo () Se creó una cierta confusión La comunidad de internautas y medios de prensa internacionales celebraron una vez más el humor devastador de The Yes Men Los directivos de la OMC suspiraron con alivio Acababan de entender que su "ejecución" a manos de estos subversivos incontrolables era el punto final de la campaña en su contra Pero ¿para siempre? Es muy improbable

Comentarios