La narcocorrupción

domingo, 8 de mayo de 2005
Al gobierno del presidente Fox le falta mucho todavía para poder decir que ha hecho lo necesario para combatir al narcotráfico, pues el problema sigue siendo la corrupción, pues ésta se ha extendido también al sistema penitenciario mexicano, afirma Anthony P Plácido, jefe de Operaciones de Inteligencia de la DEA, en una entrevista que publica Proceso en su edición de este domingo 8 de mayo Y es que los éxitos de la administración foxista en la lucha contra el narcotráfico –como la detención de algunos capos importantes, o el desmantelamiento del cártel de los hermanos Arellano Félix—son empañados por la corrupción que, a juicio de la DEA, existe dentro de los organismos de policía y el sistema de aduanas “La gran muestra de que la corrupción existe en el sistema carcelario es la presencia dentro de sus instalaciones de celulares, armas y la matanza de narcos Sabemos que los cárteles pagan un salario extra a muchos de los custodios para que cuiden y dejen operar desde adentro a los capos que están detenidos”, dice Plácido, quien fue durante varios años uno de los operadores de la DEA en México y constató la manera en que actúan los cárteles de la droga en el país Además, califica como “muy grandote” el problema de corrupción por narcotráfico dentro del sistema aduanal mexicano Con base en los informes de inteligencia de esta agencia, señala que “algunos jefes” del servicio aduanal mexicano venden en 100 mil dólares una plaza laboral en las fronteras del norte y sur del país “Es un puesto de trabajo que oficialmente tiene un sueldo de unos 30 mil dólares al año, pero las mordidas que reciben por dejar pasar cargamentos de droga es superior a 350 mil dólares al año Ello descontando la parte que tienen que repartir a sus jefes”, enfatiza Los cárteles del Golfo (liderado por Osiel Cárdenas Guillén) y de Juárez (Vicente Carrillo Fuentes) son los más interesados en tener contactos con los funcionarios mexicanos de aduanas y en controlar esta dependencia del gobierno federal mexicano, dice en la entrevista que aparece este domingo 8 de mayo en Proceso

Comentarios