Quedó atrás la guerra del cemento

martes, 21 de junio de 2005
* Tras un año, el Mary Nour abandona el puerto de Altamira * El buque se alejó con sus 27 mil toneladas del producto ruso Altamira, Tamps , 20 de junio (apro)- Por hoy, la guerra del cemento la ganó Cemex Este lunes, luego de casi un año de estar varado en este puerto, el buque Mary Nour por fin fue liberado, pero no para desembarcar las 27 mil toneladas de cemento ruso que cargaba, sino para que se fuera a comercializar este producto a otro país Los empresarios regiomontanos, así como sus socios jordanos y españoles, que habían intentado importar cemento a México, prefirieron pagar multas y sanciones voluntariamente para evitar la pérdida total del cargamento, al que ya sólo le faltaban cinco meses para caducar Genaro Aguirre Martínez, abogado de CDM, dijo que el barco salió del puerto a las 11:00 de este lunes, y se dirigía a la costa oeste de África, donde no habría problemas para vender el cemento Aclaró que después de pagar poco más de 29 millones de pesos por impuestos, multas y sanciones, el barco pudo haber sido movido al Puerto de Tampico para intentar desembarcar el cemento "Pero lo más seguro es que si hacíamos este movimiento, Cemex iba a comprar peritos o iba a mover otra vez sus influencias para acusarnos de que el cemento estaba contaminado con radiación nuclear, o alguna otra traba, que nos llevaría más meses de juicio, hasta que se perdiera totalmente la carga", explicó En vez de seguir con más juicios, agregó, se buscó lo que menos perjuicios económicos ocasionara ya a los socios, luego que se tenía una pérdida de entre 40 mil y 50 mil dólares diarios Otra cosa que desalentó continuar con el proyecto de importar el cemento, dijo, fue que Cemex adquirió una empresa de Inglaterra, la cual tiene a su cargo un contrato con la socia jordana CTI, precisamente la propietaria del buque Mary Nour "Ahora el buque-silo va a trabajar para ellos", precisó Luis Bonales, Ricardo Alessio Robles y Juan Carlos López Rodríguez, exejecutivos de Cemex, se asociaron con la empresa jordana holding CTI Group, comercializadora internacional, que aportó el buque para la operación, y con la española Tradeland Commodities, para crear la empresa CDM, que pretendía vender en México 500 mil toneladas anuales de cemento importado La primera carga de este proyecto llegó en el buque Mary Nour el 27 de julio del año pasado, pero Cemex interpuso un amparo para impedir que la embarcación atracara en el puerto de Tampico, al asegurar que, por su tamaño, afectaría las operaciones que esta empresa cementera realiza en la terminal que tiene en ese puerto El buque-silo tuvo que atracar en Altamira Y cuando los socios de CDM ganaron el amparo a Cemex, ya tenían otras acusaciones de contrabando y de competencia desleal, entre otras "Todos los juicios los fuimos ganando", asegura el abogado, "pero cada que ganábamos uno, ya había iniciado otro" Vender al doble En distintas ocasiones, ejecutivos de Cemex dijeron estar defendiendo su mercado Sin embargo, los socios regiomontanos aseguraron que la preocupación de la empresa era perder el control del mercado mexicano, en donde aseguran que opera un oligopolio, que permite a la cementera vender su producto al doble que en otros países De acuerdo con esto, la propia Cemex vende en Estados Unidos a 70 y 80 dólares la tonelada de cemento que, en misma calidad, vende en México a 120 y 140 dólares La entrada de cemento de importación, según los empresarios, impactaría apenas 5% los precios vigentes en México, pero abrirían la posibilidad de que se abriera el mercado de manera irreversible, lo cual impactaría los planes de expansión mundial de Cementos Mexicanos, que supuestamente se financian con las utilidades millonarias que obtiene de acaparar más de 60% del mercado mexicano "Lo que Cemex pueda gastar para proteger el mercado mexicano, es apenas una mínima parte de los 3 mil millones de dólares anuales que le deja de ganancias", aseguró Aguirre Martínez Dijo que la liberación del Mary Nour puede considerarse una derrota a medias, pues "la intención del gobierno era quedarse con el barco y con la carga" CDM había interpuesto un recurso de inconformidad ante el embargo por supuesto contrabando, pero desistieron y optaron por pagar la garantía por el valor de la mercancía para que les fuera liberada la carga "Es mejor un mal arreglo que un buen pleito", declaró el abogado Señaló que no hay intenciones ya de CDM de volver a importar cemento, pese a los amparos que ganaron, ya que los socios extranjeros estarán ahora supeditados a la propia Cemex que compró a la empresa inglesa que controla la mayor parte de la flotilla de barcos que mueve el cemento a escala mundial "Lo bueno de esto es que se sentó un precedente", dijo, pues "el Mary Nour es de alguna forma una punta de lanza que abrió paso, porque luego que se ganó el amparo a Cemex, esta empresa ya no podrá alegar que puede tener derecho sobre los puertos mexicanos "Importar cemento es ahora un proyecto viable para cualquier empresario que quiera intentarlo", afirmó, y "sería un buen negocio para él y sería muy bueno para los mexicanos, porque a todos nos conviene que los precios elevados que pagamos actualmente por el cemento, bajen"

Comentarios