Enturbia Bush el debate sobre la reforma migratoria

miércoles, 27 de julio de 2005
* Retiró abruptamente a dos miembros de su gabinete de las audiencias en el Capitolio Washington, 26 de julio (apro) - El presidente estadunidense George W Bush enturbió el arranque formal del debate en el Capitolio sobre una reforma migratoria, tras retirar abruptamente a dos miembros de su gabinete en la audiencia que celebró el Comité Judicial del Senado, con lo que también demostró que por lo menos este año no tiene interés en empujar el tema A la sesión del comité senatorial que encabezó su presidente, el republicano Arlen Specter, en el último minuto Bush determinó no enviar como testigos a Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interior, y a Elanie Chao, titular del Trabajo, quienes presentarían la posición de su gobierno ante la propuesta de reforma a las leyes migratorias que promueven los senadores John McCain, republicano de Arizona, y Ted Kennedy, demócrata por Massachussets "Sorprende que el gobierno federal no quiera hablar del tema porque estamos viviendo una crisis en materia migratoria", declaró Specter al inicio de la sesión Conocida como Acta para una Reforma Migratoria Ampliada, la propuesta de ley fue muy bien recibida en el comité dominado por los republicanos, pese a que contrario a lo que pide Bush, la idea de McCain y Kennedy es crear empleo temporal por seis años para los indocumentados, y después darles la oportunidad de que puedan regularizar su estatus de residencia en Estados Unidos La ausencia de Chertoff y Chao fue criticada de inmediato por el liderazgo demócrata del Congreso, e interpretada como la señal de que Bush no apoya la propuesta Kennedy-McCain, con lo se hace incierto el futuro de este proyecto de ley En la misma audiencia, los senadores republicano Jon Kyl y John Cornyn, de Arizona y Texas, respectivamente, también presentaron los pormenores del proyecto que presentaron formalmente la semana pasada Este ofrece empleo temporal por 5 años a los 10 o 12 millones de indocumentados que se estima hay en Estados Unidos, pero al término del plazo, no tendrían alternativa y deberían será deportados "Está en el interés de la seguridad nacional, el identificar a estos individuos, pero proporcionándoles incentivos para que salgan de las sombras y se sometan a las pruebas de seguridad que analizan sus antecedentes, que paguen sus deudas tributarias, sus multas por haber violado las leyes, que aprendan a hablar inglés y regularicen su estatus de residencia", declaró el senador McCain La ausencia de los representantes del gobierno de Bush fue como un balde de agua helado que cayó sobre la embajada de México en Washington, tomando en cuenta que el gobierno panista de Vicente Fox tenía la esperanza de que al iniciar formalmente el proceso de evaluación legislativa de la propuesta Kennedy-McCain, Bush la respaldará Specter, sin embargo, se mostró positivo y pidió a sus colegas trabajar juntos para intentar aprobar la medida antes que concluya 2005 La realidad legislativa de la propuesta migratoria es que, sin el apoyo de Bush y con la contrapropuesta de Kyl y Cornyn, será muy difícil que este año el Senado apruebe la medida que, además, no tiene respaldo en la Cámara de Representantes, y por ello está sentenciada al fracaso, según los especialistas Con la regularización del estatus de residencia contenida en su propuesta de ley, el senador McCain anotó que se podría resolver "la crisis migratoria", ya que ?argumentó-- ningún indocumentado que tenga varios años de vivir en Estados Unidos querrá salir de las sombras para arroparse en un programa de empleo temporal con el que eventualmente será deportado "Paguen sus multas, llegaron violando las leyes (migratorias) de este país y tienen que ser castigados, nosotros ofrecemos un sistema de regularización con el cual se pagarán multas que serán de un máximo de 2 mil dólares, podrán pedir empleo y trabajar (temporalmente) por 3 o 6 años, y después podrían ser elegibles para obtener la tarjeta de residencia permanente", ofreció el senador McCain El debate de la reforma migratoria que arrancó con la audiencia en el Comité Judicial del Senado, enfrenta también al problema del factor tiempo: la reanudación del debate será hasta septiembre, por el receso de verano del Poder Legislativo, y aún así se esperan obstáculos debido a que una vez concluidas las vacaciones de los senadores, la prioridad de su agenda será analizar la nominación de John Roberts, el candidato de Bush para ocupar un puesto en la Corte Suprema de Justicia

Comentarios