El derrumbe

domingo, 8 de enero de 2006
Desde el momento en que Marta Sahagún dejó traslucir su deseo de ser presidenta de México --en julio de 2003--, hasta principios del año que comienza, cuando descartó incluso buscar una senaduría, su protagonismo no sólo ha estado marcado por el escándalo ?derroche de recursos públicos, abusos de poder, información privilegiada e influyentismo en el enriquecimiento de sus hijos, son los cargos--, sino que representantes del PAN temen repercusiones electorales del comportamiento de la "primera dama" y dicen --en la edición de Proceso de este sábado 8 de enero-- que ellos no tienen por qué pagar las facturas Por ejemplo, sobre el presunto enriquecimiento ilícito del mayor de los hijos de Marta Sahagún, Manuel Bribiesca, el diputado panista Germán Martínez Cázares sentencia que éste traicionó la confianza del presidente Fox, y aclara: "Que no se confundan las cosas Este tema puede restar votos al PAN No es justo que Felipe Calderón y el PAN tengan que explicar una riqueza que no es de ellos" El subcoordinador de la fracción panista en la Cámara de Diputados agrega, en entrevista con este semanario, que las explicaciones sobre qué pasó con los hijos de Marta Sahagún deben darlas ellos y, en todo caso, las autoridades correspondientes, si es que hay delitos qué perseguir "Estamos ?puntualiza-- con el presidente, pero no con los excesos alrededor del foxismo?" El panista Felipe de Jesús Vicencio Tovar --surgido de una de las familias fundadoras del Partido Acción Nacional-- considera que la difusión de los excesos de la familia de Marta Sahagún sí afectará al PAN en la contienda presidencial de julio próximo Y si realmente existe corrupción o tráfico de influencias, dice el senador jalisciense, que sean las propias autoridades quienes respondan, publica Proceso en su edición 1523, de este domingo 8 de enero