En Oaxaca no hay aún condiciones para el respeto a los derechos humanos: CNDH

martes, 19 de diciembre de 2006
México, D F, 18 de diciembre (apro)- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) aseguró hoy que en el estado de Oaxaca "no existen todavía las condiciones necesarias para la vigencia y observancia de los derechos fundamentales" En un informe preliminar sobre los sucesos ocurridos en el estado, el titular de ese organismo, José Luis Soberanes, dijo que en la entidad gobernada por el priista Ulises Ruiz, "persiste una situación de conflicto", y como prueba de ello expuso que, de junio a la fecha, ha recibido mil 211 quejas por presuntas violaciones a las garantías individuales Además, denunció que las diferentes instancias que han intervenido en el conflicto para restablecer el orden público, entre ellas la Policía Federal Preventiva (PFP), "han utilizado la violencia" Subrayó que, como consecuencia de ello, "la vida institucional, social, económica y cultural del estado se ha visto dañada" Prosiguió Soberanes: "La CNDH observa también evidencias respecto de las quejas sobre presuntas violaciones a los derechos humanos de la población en general que no interviene en el conflicto, pero que ha padecido sus consecuencias, especialmente al vulnerarse los derechos a la vida, a la educación, a la seguridad pública, a la paz y a la libertad de tránsito "Esos derechos fueron alterados por la omisión de la prestación de la función pública correspondiente, por parte de la autoridad, en un medio social caracterizado por la actitud no apegada a derecho y desobediencia a la ley y demás mandamientos legítimos de las autoridades, por parte de particulares", añadió La CNDH destacó, así mismo, que, por la magnitud, gravedad y complejidad de los hechos que le dan origen, su informe preliminar pretende ser "una aportación en favor de una amplia reflexión sobre los riesgos de la violencia como expresión de conflictos sociales y políticos exacerbados, en los que inciden factores como la acumulación de demandas sociales de sectores de la población, así como fenómenos coyunturales propios de las pugnas político electorales, y un progresivo endurecimiento de actitudes que convierte un problema complejo en una situación incontrolable, y en la que, al final de cuentas, todos pierden y resultan rebasados por los saldos lamentables de la violencia" Soberanes dijo que, de junio a la fecha, la CNDH ha recibido mil 211 quejas por presuntas violaciones a derechos humanos La mayoría de ellas tiene que ver con uso indebido de la fuerza pública, detenciones arbitrarias, incomunicación, desaparición de personas, daños, lesiones, amenazas y cateos ilegales En su investigación, la CNDH se ha topado con varios obstáculos En su informe así lo consignó: "La CNDH señala que uno de los obstáculos para el desarrollo de las actividades de su personal actuante, fue la falta de ubicación fija de las autoridades del gobierno estatal y la dificultad de acceso a sus oficinas provisionales "También encontró reticencia de algunas autoridades federales para atender a los representantes de la CNDH, y hubo agresiones físicas contra visitadores por parte de algunos miembros y simpatizantes de la APPO" Soberanes señaló que la fuerza pública debe ser considerada como el último recurso que tienen las autoridades para restablecer las condiciones de seguridad y tranquilidad Sin embargo, aclaró que, una vez que los cuerpos de seguridad actúan, deben utilizar la fuerza mínima indispensable y limitarse a los principios de excepcionalidad y proporcionalidad establecidos en sus propios reglamentos Subrayó que urge recuperar el ejercicio de la política para evitar la violencia "Es hora de que, en Oaxaca y en todo el país, se reconstruyan la capacidad de diálogo, entendimiento y convivencia Es indispensable apostar, desde las instituciones, por los procedimientos democráticos", añadió

Comentarios