La casa suspendida

lunes, 13 de marzo de 2006
México, D F, 13 de marzo (apro)? El arte canadiense, particularmente el que se produce en la provincia de Québec, ha tenido un desarrollo impresionante en las dos últimas décadas y es reconocido en los principales escenarios del mundo El teatro no es la excepción, con propuestas muy diversas que van desde la utilización de recursos multimedia en trabajos como los que realiza Robert Le Page o la compañía Les deux Mondes, hasta un teatro más íntimo como el que escribe Susanne Lebeau para niños o Michel Tremblay para adultos, por mencionar algunos Un ejemplo de ello en el terreno de la dramaturgia quebecúa contemporánea es la obra que en días pasados se estrenó en el Teatro Orientación, La casa suspendida, de Michel Tremblay, dirigida por Raúl Quintanilla Se trata de un texto poderoso que en el montaje de Quintanilla apuesta de manera importante por el trabajo actoral, en medio de un universo de nostalgia, evocación y ruptura del tiempo La familia, el concepto de felicidad y la incapacidad del ser humano para comprender las necesidades del otro, son los elementos detonadores de la acción en esta obra basada en la palabra, donde es mucho más importante lo que dicen los personajes que lo que hacen Todo sucede en una noche, pero en tres diferentes épocas mezcladas en un ámbito de múltiples posibilidades como lo marca la física cuántica: dos personajes están en 1910, tres en 1950 y dos más en 1990 En este contexto el autor hace una revisión del sentido de la familia, su capacidad destructiva, el manantial del mundo sentimental que implica este núcleo y la manera en que ha cambiado el concepto de cotidianeidad, convivencia y sentido de vida con el paso del tiempo Los personajes de esta historia de familia manifiestan emociones como la eterna nostalgia por la casa materna, la ausencia, el recuerdo de aquellas figuras que fueron determinantes, consciente o inconscientemente, en su formación, en la creación de su estructura sentimental Presente y pasado se combinan en escena de manera simultánea para abordar temas controvertidos como el incesto, la homosexualidad y cómo estas circunstancias se vuelven tabú, cuestiones ocultas en cualquier historia familiar, a partir de un texto con evidentes influencias francesas que recuerdan a Proust y su manejo del tiempo, así como en el trabajo del actor y en la creación de atmósferas en el escenario con base en un elenco de primer nivel integrado por Arturo Beristáin, Fabián Corres, Karina Gidi, Víctor Hugo Martín, Juan Carlos Vives, Patricia Eguía, Dora Cordero y Cristóbal Martínez El humor y la risa también tienen un espacio dentro de esta propuesta escénica, pero sobre todo la ironía, ese lenguaje de lo trágico que está ampliamente presente en el texto de Tremblay, como elemento fundamental que manifiesta en la risa un momento de libertad Michel Tremblay nació en los barrios de la clase trabajadora de Montreal, Québec, en 1942, siendo uno de los más jóvenes en una familia de 13 hermanos Su estilo dramatúrgico es identificado como propio de un teatro quebecúa que no puede ser confundido con ningún otro También es autor de comedia musical, novela de ficción, guiones para cine, ópera, sketches autobiográficos, cuentos, historias cortas y traducciones de autores como Chejov, Tennessee Williams, Aristófanes, Paul Zindel y Darío Fo La casa suspendida se presenta jueves y viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas

Comentarios