Kadima gana las elecciones de Israel

miércoles, 29 de marzo de 2006
* El derechista Likud, de Netanyahu, el gran perdedor * Jornada tranquila, pero con alto nivel de abstencionismo Tel Aviv, 28 de marzo (apro) - Viejos sindicalistas y dirigentes de izquierda, jubilados septuagenarios y "el Jean-Marie Le Pen israelí" animaron hoy las principales escenas de júbilo en Tel Aviv tras conocerse las proyecciones de los resultados de las elecciones celebradas hoy en Israel para designar un nuevo gobierno En los números, el ganador fue el partido Kadima, fundado por el premier Ariel Sharon en noviembre pasado, seis semanas antes de sufrir una hemorragia cerebral que lo dejó en coma Según distintas proyecciones, Kadima ganó entre 29 y 32 escaños de la Knesset, el parlamento unicameral de 120 bancas Por su parte, los laboristas del partido Avodá, liderados por el dirigente gremial Amir Peretz, confirmaron el empuje de los últimos días y alcanzaron entre 20 y 22 espacios En tercer lugar quedó el partido de los inmigrantes rusos, Israel Beiteinu, que obtuvo entre 12 y 14 asientos, dejando al derechisa Likud, liderado por Binyamin Netanyahu desde la deserción de Sharon, en un humillante cuarto lugar con entre diez y 11 bancas Según la evaluación de las proyecciones realizadas por la prensa local, el bloque de centroizquierda favorable al retiro unilateral de los territorios ocupados o a las negociaciones de paz con los palestinos, contaría con una mayoría de entre 62 y 66 bancas, contra entre 48 y 51 del grupo de partidos de centroderecha Los dirigentes de Gil, el partido de los jubilados, elegido por miles de israelíes como depositarios de sus "voto protesta", recogieron nada menos que entre seis y ocho escaños, según las proyecciones El índice de abstencionismo, se reportó, alcanzó una cifra record del 47 por ciento, por encima de la peor marca anterior, del 2003, cuando un 42 por ciento de los israelíes en condiciones de votar prefirió no hacerlo Este fenómeno se explica porque "los israelíes ya votaron cinco veces en los últimos diez años y, además, están cansados de toda una vida tan politizada e ideologizada", una verdadera marca de la sociedad local, dijo a Apro el historiador Raanan Rein, vice-rector de la Universidad de Tel Aviv Además, notó el experto, los israelíes aprendieron también que los últimos grandes cambios en la historia del país, como las negociaciones con los palestinos abiertas por el entonces primer ministro Itzjak Rabin, a mediados de los 90, y el retiro unilateral de Gaza ordenado por Sharon, "fueron llevados a cabo por mandatarios que traicionaron sus promesas electorales" Los habitantes de este país, dice Rein, ya no confían en esas promesas y muchos prefieren directamente no votar Rein confirmó la sensación general que dice que "habrá que esperar" a ver qué dirección toma el inminente gobierno israelí de coalición entre Kadima y los laboristas de Avodá, por un lado, y el flamante gabinete palestino conformado por los fundamentalistas islámicos de Hamas, antes de saber qué destino tiene el congelado proceso de paz A diferencia de los más prudentes, Rein dice que "habrá que esperar, pero poco, antes de que se decida el balance de fuerzas dentro de la coalición entre Kadima y los laboristas", los primeros favorables a la separación unilateral y los segundos proclives a las negociaciones Cuando se le pregunta sobre qué pasará con Hamas, Rein responde secamente: "es un enigma" El principal perdedor, coinciden aquí todos, es Netanyahu, el líder de Likud No sólo en su condición de dirigente nacionalista, sino también como repudiado exministro de Finanzas que aplicó una serie de políticas neoliberales que dejaron a los pobres todavía más pobres En el pelotón de los vencedores, Rein destaca tanto al premier actuante Ehud Olmert, quien supo ponerse al frente de Kadima y obtener un muy buen resultado --aunque lejano de las 36 bancas que pronosticaban los sondeos hasta hace pocos días-- y el jefe de Israel Beiteinu, Avigdor Lieberman, "a quien muchos llaman 'el Le-Pen israelí", señala Rein en referencia al icono racista francés "La democracia del shopping" La jornada relajada y el alto abstencionismo brindaron a las televisoras locales material suficiente para aguantar las largas horas de apertura de las mesas, entre las 07:00 y las 22:00 locales Cinco horas antes del cierre de los comicios, uno de los cronistas del Canal 2 de la televisión comercial israelí reportaba desde Tel Aviv sobre una de las actividades favoritas de la jornada electoral Desde un centro comercial no entrevistaba a votantes ni a militantes políticos, sino a un grupo de jóvenes que aprovechaba el feriado para hacer compras: "Me compré unos pantalones y unos lindísimos zapatos", relataba una de las muchachas consultadas por el reportero Su caso ejemplificó el de otros israelíes que --en este día en que se celebran unos comicios que pueden definir el escenario del Medio Oriente en los próximos años? decidieron tomar una actitud "relajada" Se trata, dijo el reportero del Canal 2 entre sonrisas, de "la democracia del shopping" Los principales candidatos fueron a votar temprano para que las grabaciones de los momentos en que depositaban el sufragio pudieran estar todo el tiempo posible en las pantallas de los noticieros Olmert, Peretz y Netanyahu aparecieron sonrientes junto a sus respectivas esposas Lieberman prefirió concurrir solo al centro de votación Sus imágenes junto a las urnas, de todas manearas, debieron competir hoy con la repetición del certamen de belleza para elegir a Miss Israel y con un nuevo capítulo de la telenovela peruana Besos robados, emitida en español original con subtítulos en hebreo y árabe Las elecciones se efectuaron durante un día en el que el clima fue magnífico en gran parte del país Las calles de Jerusalén amanecieron casi vacías --el visitante desprevenido no se enteraría de que se están celebrando elecciones-- mientras que Tel Aviv sufría el caos del tránsito Filas de parejas esperando para entrar a algún restaurante de moda o con buena comida, deportistas corriendo en la playa, amigos tomando una cerveza bajo el sol tibio en los bares al aire libre, fueron esta tarde la postal de la ciudad sobre el Mediterráneo El clima electoral se pudo ver, en cambio, en la cercanía de las escuelas donde votaron los israelíes Grupos de jóvenes militantes --en especial de Kadima, del laborismo, Likud y el partido religioso Shas-- montaron guardia en los alrededores de los centros de votación tratando de capturar alguna voluntad de último momento, las cuales, según las encuestas, son numerosísimas Adrián Malcos, un argentino que vive en Israel desde 1989, se subió a su automóvil rumbo a su lugar designado para votar todavía sin saber qué papeleta sería la elegida "Los laboristas tienen las mejores intenciones de lograr la paz con los palestinos, pero con eso no alcanza --dijo Malcos, experto en tecnología satelital Por eso creo que votaré por Kadima, porque tienen la experiencia necesaria para concretarlo" Mientras Adrián compartía sus dudas, en una esquina del barrio de Bat Yam un cartel político parecía brindar una metáfora de los últimos años de la historia israelí: El cartel era giratorio: durante unos segundos muestra un mensaje, luego sus partes rotan y aparece otro En un momento, se trata de una sugerencia del derechista Likud, en hebreo y en ruso (?) Luego el cartel se convierte en un llamado a votar por Kadima, el partido de Sharon, y el sentido político del mensaje, como en el caso de los miles de indecisos, se da vuelta una y otra vez En el automóvil de Adrián también viaja Lanina, una joven arquitecta que llegó a Israel en el 2003 "Los políticos israelíes son como los argentinos No creo en ninguno de ellos", confesó su desilusión binacional "Por eso ?dijo-- voy a votar por el menos malo", que para ella es el Meretz, el partido donde sobrevive el ala izquierda del laborismo Antes, en Jerusalén, otros "votos cantados" surgieron cándidamente ante la consulta del visitante Meir, el encargado de la recepción de un bed and breakfast en la ciudad del Muro de los Lamentos y la mezquita de al Aqsa contó que, como muchísimos de los israelíes nacidos en un kibutz, su voto está atado para siempre al Avodá, el nombre hebreo del laborismo "No podría hacerlo por otro partido", aseguró En el camino de Jerusalén a Tel Aviv, quien confiesa sus simpatías tiene un problema: vive en la histórica ciudad del rey Salomón, pero tiene pasaporte jordano y no puede sufragar De todas maneras, insistió en afirmar que, si pudiera, lo haría por Kadima, el partido fundado por Sharon a fines del año pasado, poco antes de caer en coma debido a una hemorragia cerebral Basim, el taxista, dijo que "la paz es buena para todo, para hacer negocios y para el futuro de los hijos" Y con un leve brillo en los ojos agregó que, en esta región, "casi todos estamos cansados de las armas" Fuera de esa lógica señalada por el taxista Basim, militantes de la Yihad Islámica dispararon hoy un misil de fabricación artesanal Qassam, pero con muy mala puntería El proyectil cayó cerca de dos pastores beduinos que intentaron levantarlo del suelo, explotó de manera inesperada y los mató Voceros de la Yihad dijeron que el ataque tenía por objetivo afectar la tranquilidad de la jornada electoral israelí, que hoy coincidió con la confirmación del nuevo gabinete de gobierno palestino, ahora en manos del partido fundamentalista islámico Hamas El parlamente palestino dio luz verde al gobierno de Hamas con una abrumadora mayoría de 71 votos favorables contra 36 negativos y dos abstenciones La llegada de Hamas al poder en la Autoridad Palestina y la probable victoria de Olmert en las elecciones legislativas de hoy abrirán camino a dos ejecutivos "inexpertos" en ambos lados de la frontera, lo que --coinciden aquí comentaristas-- puede ser una de las explicaciones de la falta de un sentido de urgencia política en la votación israelí de este día "Hamas ganó en los territorios palestinos porque combatió la corrupción de los dirigentes de Al Fatah, y Olmert ganará aquí porque asegura que seguirá adelante con el desmantelamiento de las colonias judías" en Cisjordania, después del primer paso en Gaza, sintetizó el taxista Basim "Ahora sólo queda esperar", resumió el conductor árabe en pocas palabras la sensación reinante en esta región

Comentarios