Aprueba Bush la política económica de Fox

viernes, 31 de marzo de 2006
* "Está usted haciendo un buen trabajo", dice; "estoy orgulloso de la estabilidad de la economía", elogia Cancún, Q Roo, 30 de marzo (apro)- Como si fuera el responsable de calificar lo bueno y lo malo que ocurre en México, George W Bush, el presidente de Estados Unidos, le atribuyó a su homólogo mexicano Vicente Fox, la estabilidad económica mexicana "Está usted haciendo un buen trabajo", le dijo Bush al presidente de México al término de su encuentro bilateral en la ciudad de Cancún, donde analizan junto con el primer ministro de Canada, Stephen Harper, los avances de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) "Si la gente toma una mirada objetiva sobre su récord (como presidente), una de las cosas de las que estoy más orgulloso y lo que más debe apreciar su país, es la estabilidad de la economía mexicana", declaró Bush, para el regocijo de Fox Políticamente el reconocimiento que le hizo el mandatario estadunidense al presidente Fox, podría interpretarse como un espaldarazo al Partido Acción Nacional e indirectamente a Felipe Calderón Hinojosa, el candidato presidencial de ese partido "En comercio es importante tener a un socio que tenga una economía estable y, señor presidente, usted ha hecho un buen trabajo al proveer estabilidad", insistió el presidente de Estados Unidos, quien parecía que el único objetivo de su visita a Cancún, era el de dar un espaldarazo a su homólogo mexicano Para la Casa Blanca las palabras de reconocimiento a Fox, no fueron una total sorpresa, tomando en cuenta que la intención de estar en Cancún es sacarle provecho a todo lo que pueda mejorar la imagen del presidente de Estados Unidos y del Partido Republicano ante la comunidad hispana de aquel país Las crecientes manifestaciones de rechazo a las políticas radicales antimigratorias promovidas por los republicanos en el Capitolio, han puesto nervioso a Bush y a la cúpula de su partido ante la posibilidad de que en las elecciones legislativas del próximo 1 de noviembre, el voto de castigo de la comunidad hispana le devuelva al partido demócrata la mayoría representativa que perdieron en 1994 El ambiente en la reunión bilateral dio la impresión de que nunca ha habido ni hubo problemas en la relación bilateral por temas como la falta de atención de Fox para presentar a tiempo sus condolencias a la Casa Blanca por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y por el rechazo del gobierno foxista de apoyar a Washington en su decisión de invadir militarmente a Irak, sin justificación alguna y por encima del mandato de las Naciones Unidas Bush dio la impresión de haber preparado un discurso de elogios para Fox, en un momento en que el candidato panista Felipe Calderón Hinojosa no levanta en las encuestas de opinión pública, para las elecciones presidenciales del domingo 2 de julio "Necesito darle las gracias a usted y al pueblo mexicano por su sólido apoyo durante y después del huracán Katrina", indicó Bush, quien además no pudo ocultar su nerviosismo y falta de manejo en el tema, porque titubeó para ubicar la zona devastada por el siniestro natural que en su país arrasó casi en su totalidad a la ciudad de Nuevo Orleáns, en el estado de Louisiana En el tema migratorio, el presidente de Estados Unidos no hizo otra cosa más que reiterar lo que ha venido diciendo en Washington, a raíz de las manifestaciones de protesta de la comunidad hispana, y tras la aprobación esta semana de un proyecto de reforma a las leyes migratorias, que no contiene el lenguaje radical del proyecto de ley 4437 aprobado en diciembre del año pasado en la Cámara de Representantes del Congreso federal estadunidense "Le expliqué al presidente Fox mi perspectiva del aspecto de la ciudadanía; no creo que a la gente se le permita entrar al país, digamos, no legalmente, adelantándose aquí a la presencia de la ciudadanía", subrayó Bush, como para justificar por qué él se opone a la promulgación de una ley migratoria que contenga un programa de empleo temporal para los 11 millones de indocumentados, a través del cual éstos puedan en algún momento conseguir la residencia permanente, como lo propone el proyecto de ley senatorial "No debe ser legal, debe ser un programa que trabaje sobre bases temporales, con una tarjeta de identificación temporal y si se quieren convertir en ciudadanos deben de estar en línea, pero no adelante, sino en el lugar debido", acotó el presidente Bush La oferta del mandatario mexicano en materia de empleo temporal, es ofrecer trabajo por un plazo máximo de seis años y después la deportación definitiva de quienes se apeguen a ello El contraste entre lo que apoya Bush, lo que aprobó la Cámara de Representantes y lo que debate el Senado, ha creado un impasse político en Washington motivado por las manifestaciones hispanas y lo que ello puede representar para el Partido Republicano en las elecciones de noviembre Fox, por su parte, se dedicó a hablar de los temas del ASPAN, y a establecer que en materia migratoria el asunto es de responsabilidad compartida, con el énfasis de México para combatir al tráfico ilegal de personas en la frontera norte y sur del país "Queremos una frontera segura, lo queremos para bien de nuestros ciudadanos y también para nuestra relación con Estados Unidos", enfatizó Fox Este viernes, durante el cierre de la reunión trilateral, se espera que Bush, Harper y Fox, se inclinen por destacar los avances y compromisos que en esta ciudad turística del Caribe mexicano vinieron a establecer sobre el ASPAN

Comentarios