Gran Bretaña: La batalla legal por El código Da Vinci

lunes, 6 de marzo de 2006
Londres, 6 de marzo (apro) - Una batalla judicial sin precedentes contra el exitoso libro del estadunidense Dan Brown El código Da Vinci, por supuesto plagio y abuso de derechos de autor, comenzó la semana pasada en el Tribunal Supremo de Londres, en un caso que se espera tendrá consecuencias para el mundo editorial y la industria cinematográfica Ante la presencia del propio Brown, que asistió calmo y acompañado de un equipo de expertos legales a las primeras sesiones de la Corte, los historiadores Michael Baigent y Richard Leigh acusaron al autor de El código Da Vinci de haberles copiado el argumento de la obra, quebrando así las estrictas leyes de propiedad intelectual Brown es demandado por Baigent y Leigh por supuestamente haber utilizado para su novela la trama de su obra semi-histórica The holy blood and the holy grail, que narra en detalle cómo Jesucristo tuvo hijos con María Magdalena, y cómo sus descendientes fueron protegidos durante siglos por los Caballeros Templarios y por la Iglesia Católica, que trató de encubrir esta supuesta realidad La novela del estadunidense --por cuyo éxito editorial el autor ha ganado unos 400 millones de dólares-- mezcla en su trama momentos de ficción, conspiraciones maquiavélicas, asesinatos, teorías pseudo-religiosas e historia Para muchos, el libro es un apasionante juego de claves y acertijos, sorprendentes revelaciones, realidades históricas, mitos, símbolos y maquinaciones, escritas con un ritmo veloz, y que conduce al lector hasta uno de los secretos supuestamente más celosamente guardados del inicio de nuestra era Baigent y Leigh --quienes escribieron su novela histórica en 1982, junto con Henry Lincoln--, demandan además a la editorial Random House ?que publicó ambos libros-- por permitir que la novela de Brown saliera a la venta sin cuestionarse la similitud de sus contenidos Para los historiadores, la novela de Brown utiliza "en esencia" la trama de The holy blood? y, por ende, creen que el magistrado británico a cargo del caso, sir Peter Smith, debe prohibir a la editorial seguir infligiendo el derecho de autor de los primeros En caso de que los historiadores ganen la batalla judicial--que ya suma varios miles de libras en costos--, Random House se verá obligada a detener la venta del libro de Brown, con la pérdida de millones de dólares Pero el caso también podría tener serias repercusiones para el mundo cinematográfico, ya que podría hacer detener el lanzamiento en Gran Bretaña de la película, de 110 millones de dólares, El código Da Vinci, protagonizada por Tom Hanks, Amelie Toutou e Ian McKellan, y que tiene previsto estrenarse en los cines del país el 19 de mayo "Plagio" Jonathan Rayner, abogado defensor de los historiadores, declaró que no sólo sus clientes están de acuerdo en que Brown copió el argumento del libro, "sino que el mundo entero sabe de este hecho, porque es más que obvio" "Decir que fue una copia incidental es algo totalmente sorprendente Todo aquel que haya leído El código Da Vinci y también The holy blood?, sabe que el primero le debe al segundo prácticamente todo el argumento, exceptuando algunos datos", explicó el jurista "Es cierto que Brown expande en algunos puntos y retoma otros, pero no se puede negar que la trama central está allí No hay duda alguna de ello", dijo Rayner argumentó que sus clientes "pasaron muchos años de sus vidas investigando para hacer su libro, y después terminaron enterándose que la trama había sido copiada" Baigent y Leigh afirman haber investigado en varias bibliotecas del mundo para su trabajo desde 1976 hasta 1981, antes de comenzar a escribir la obra, un verdadero best-seller de la década de 1980 "Es obvio que Dan Brown había leído la obra y la consideraba crucial para la suya Por eso pedimos que se haga aquí justicia y que el magistrado se dé cuenta que en este caso se trató del robo de una trama bien estudiada", agregó el abogado de los querellantes, quienes piden unos 20 millones de dólares en materia de compensación Sin embargo, los abogados de Brown rechazaron las acusaciones Afirmaron que el escritor estadunidense no consideró en ningún momento que el libro semi-histórico fuera "crucial o importante" y ni siquiera lo consultó para su sinopsis "Esto no puede ser cierto", dijo Rayner en la sala atestada de miembros de la prensa, público y equipos legales de las partes involucradas en la demanda Como Shakespeare Según informó el dominical The Observer, los juristas de Random House basaron su defensa en el hecho de que, durante siglos, los escritores han escrito sus novelas, cuentos e historias en fuentes anteriores Los abogados se refirieron al dramaturgo británico William Shakespeare, e indicaron que la mayoría de sus obras, a excepción de Sueño de una noche de verano, estuvieron basadas en distintas fuentes, tradiciones, libros antiguos, leyendas, etcétera Creen que ese argumento será crucial en el veredicto que tome el juez sobre la causa Mientras tanto, Random House dijo "sentirse totalmente apenada" por el hecho de que la disputa llegara a una corte Señaló igualmente su "decepción" por no haberse llegado a un acuerdo previo "Random House no encuentra placer alguno en defender un caso que cree no tiene mérito y, por ende, estamos convencidos que lo ganaremos", declaró Gail Rebuck, director ejecutivo de esa editorial "Nos entristece que este caso haya tenido que llegar a la Corte, pero lamentablemente esa es la realidad", agregó Por su parte, John Baldwin, abogado defensor de la editorial, explicó, en documentos presentados ante la corte, que la controversia generada por El código da Vinci, no tiene fundamento alguno, y sólo busca beneficios financieros para los historiadores "Brown utilizó la idea de que Jesús sobrevivió a la Crucifixión, se casó con María Magdalena, tuvo hijos que sobrevivieron y que se casaron dentro de la línea de reyes franceses; que ese linaje continúa hoy y que existe una sociedad secreta en Francia que trata de restituir a los descendientes de Jesús al trono de ese país, pero también en Europa", comentó el abogado "Que yo sepa, estas ideas y nociones no poseen copyright alguno y nunca las han poseído", explicó en el documento el jurista, para quien los historiadores "buscan monopilizar ideas que están en el dominio público Esto es inaudito" La novela de Brown, publicada en 2003 y por la que el autor ganó el prestigioso premio British Booker Prize, da crédito a las teorías y argumentos de The holy blood?, e, incluso, su personaje central, llamado sir Leigh Teabing, es un juego de palabras con los apellidos de Baigent y Leigh El código Da Vinci ha vendido más de 30 millones de ejemplares en el mundo, fue traducida a 44 idiomas y logró recaudar, sólo en un año en Estados Unidos, la suma récord de 785 millones de dólares, convirtiendo a Brown en uno de los escritores más ricos del mundo, detrás de la británica JK Rowling Además de la batalla legal, que se espera durará dos semanas, el libro ha recibido críticas de la Iglesia Católica y de historiadores, quienes consideran que la demanda sólo aumentará la venta de ambos libros El Vaticano y el Opus Dei ya habían criticado la obra de Brown, que consideraron carente de sustento histórico y "una verdadera amenaza" a los principios y creencias de esa religión En ese sentido, la Iglesia Católica lanzó una "cruzada" contra el libro, encabezada por el cardenal Tarciso Bertone, obispo de Génova, quien dijo que buscará rebatir todas las "mentiras, distorsiones y errores" del libro Bertone declaró que la novela de Brown es un intento deliberado de desacreditar a la Iglesia Católica mediante falsificaciones absurdas y vulgares y que pone en tela de juicio valores y creencias que son parte de la doctrina de fe católica El polémico caso judicial de Londres tratará de determinar hasta qué punto un escritor puede utilizar tramas y argumentos de otros autores, y hacerlos propios bajo las actuales leyes del derecho de autor y propiedad intelectual Lincoln, el tercer coautor de la obra, decidió no participar en la demanda, ya que no está de acuerdo en que se hayan infringido las leyes de propiedad intelectual La causa, postergada hasta este martes 7 de marzo por orden del juez a cargo, ha generado interés en el mundo editorial y periodístico, que mira de cerca las implicaciones que tendrá un veredicto basado en qué se considera apropiación, robo de ideas o simplemente inspiración

Comentarios