Persiste en México la tortura e impunidad

miércoles, 8 de marzo de 2006
* Denuncian ONG ante la CIDH México, D F, 7 de marzo (apro)- Organismos defensores de derechos humanos denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que los avances en la materia no han repercutido en un cambio significativo de la situación de los derechos humanos en México Afirmaron que, debido al "bono democrático" y a su política exterior en materia de derechos humanos, el gobierno del presidente Vicente Fox ha recibido muy poca presión internacional para cumplir sus obligaciones en la materia Muestra de ello, dijeron, es que las recomendaciones emitidas por la CIDH en 1998 tras su visita a México, no han sido debidamente acatadas por el Estado mexicano Señalaron que existen algunos avances en materia de ratificación de instrumentos y "apertura" a los mecanismos internacionales Sin embargo, persisten males endémicos, como la tortura, la impunidad y el aumento de ataques a periodistas Según las ONG, en los últimos dos años se han incrementado los ataques a los periodistas, al extremo de que se ha echado mano de la difamación para juzgarlos penalmente Afirmaron que lo más graves es que, con la creación de la Fiscalía para periodistas, no se podrá investigar cuestiones relacionadas con el narcotráfico, a pesar de que los homicidios y atentados están relacionados con esta realidad delictiva La CIDH realizó ayer, en Washington, una audiencia para conocer la situación general de los derechos humanos en México La audiencia fue solicitada por la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, "Todos los derechos para todos" y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) En la audiencia estuvieron presentes los comisionados Evelio Fernández Arevalos, presidente de la CIDH, Paolo Carozza y Clare Roberts Las organizaciones mexicanas subrayaron que, en 2006, se cumplen 10 años de la visita in loco realizada por la CIDH a México, lo que se pudo considerar como un hito "Una década es un tiempo suficiente para evaluar de qué manera se ha modificado la realidad en México, qué tanto se ha he hecho, hasta dónde se ha llegado Además, el decenio coincide con el final del actual gobierno federal Ambos acontecimientos hacen que la necesidad de una nueva evaluación sea aún más imperiosa", señalaron Luego de que la CIDH cuenta con una nueva integración y se ha nombrado a un nuevo comisionado para México, las organizaciones mexicanas consideraron necesaria la audiencia y, de esta forma, compartir con la CIDH su actual visión de lo que pasa en México Para la audiencia, la Red elaboró un informe con base en las recomendaciones que la misma CIDH hizo al Estado mexicano en septiembre de 1998, mientras que la CMDyPDH entregó un informe sobre los feminicidios en Ciudad Juárez El informe aborda 12 temas En la sesión, los participantes afirmaron que, "desafortunadamente, el Programa Nacional de Derechos Humanos no atiende los problemas más graves en la materia en el país" También se habló de la jurisdicción militar y de la Fiscalía que investiga los crímenes del pasado, como ejemplos de la impunidad que priva en México Se tocó el caso de los feminicidios y, sobre todo, de la falta de justicia en Ciudad Juárez, Chihuahua Además, se abordaron temas como la impunidad que prevalece en los casos de ataques a defensores y defensoras de derechos humanos, así como de la utilización del sistema de justicia para criminalizar los mismos Y se llamó la atención de la CIDH sobre el incremento de ataques a periodistas en los últimos dos años, y la utilización del delito de difamación para juzgarlos penalmente Como resultado de su análisis, los comisionados afirmaron: "Las organizaciones mexicanas hemos presentado numerosos casos ante la CIDH relacionadas con las problemáticas señaladas en el presente informe, con la expectativa de que la Comisión se pronuncie requiriendo al Estado modificaciones que reviertan estas situaciones" Sin embargo, agregaron, hasta ahora, la mayoría de esos casos permanece con poca y, en algunos casos, nula actividad procesal, resultado del limitado impulso que la CIDH ha dado a estos casos Por último, "también expresamos a la CIDH que, en el contexto del final del gobierno del presidente Vicente Fox y el inicio de uno nuevo próximamente, la Comisión debe reforzar su papel de organismo defensor de los derechos humanos e insistir ante el Estado mexicano para que éste se esfuerce aún mucho más en el cumplimiento de sus obligaciones en materia de derechos humanos" Por ello, solicitaron a la CIDH que sea más "preactiva" para pronunciarse en situaciones preocupantes en México La instaron a que dé seguimiento puntual a las recomendaciones que emitió en esos casos Y que elabore un informe de seguimiento de las recomendaciones emitidas en el informe sobre su visita a México en 1998, tomando en cuenta la opinión de las organizaciones civiles, llamando la atención al gobierno de México para que, con prontitud, acate dichas recomendaciones Más aún, que agilice el trámite, la emisión de los informes de admisibilidad y fondo de los casos presentados por las organizaciones mexicanas en representación de víctimas de violaciones a los derechos humanos, Y aunque admitió que el actual gobierno mexicano ha desarrollado "una intensa labor en el ámbito de la política exterior en materia de derechos humanos, impulsando y desarrollando una serie de resoluciones e instrumentos internacionales de derechos humanos que es necesario reconocer", subrayó que "también ha realizado acciones y omisiones importantes, que han impedido que estas acciones positivas a nivel internacional se hayan traducido en acciones concretas a nivel nacional, que hayan aportado en una muy necesitada reforma estructural que siente las bases para permitir el pleno goce de los derechos humanos en México"

Comentarios