Reforma migratoria: Si y no

sábado, 8 de abril de 2006
San Francisco, Cal , 7 de abril (apro)- La simulación utilizada por el Senado de Estados Unidos para ofrecer una solución práctica y realista a los 12 millones de indocumentados, ha quedado al descubierto La reforma salomónica que se han sacado de la manga los senadores republicanos y demócratas, unidos en este artificio, constata una vez más el poco respeto que sus señorías tienen hacia las personas trabajadoras que con su esfuerzo, construyen una de las economías más pujantes del mundo Se olvidan, los señores senadores estadunidenses que muchos de ellos también fueron "inmigrantes ilegales" Hay casos concretos como el del republicano por Florida, Mel Martínez, quien en 1962 llegó a las playas de Miami El senador Martínez tenía 15 años y vivió en orfanatos y familias de padres adoptivos hasta que su familia pudo reunirse Todos necesitaron de la generosidad de las leyes para regularizar su situación El caso del senador Pete V Domenici, republicano por Nuevo México, confirma la angustia que deben sentir las familias de inmigrantes en cuyo seno hay miembros "legalizados" y otros "sin papeles" La madre italiana de este senador, Alda V Domenici fue detenida por agentes porque no estaba regularizada En igual situación se encuentran muchos más, como el senador republicano Arlen Specter, de Pensilvania, y jefe del Comité Judicial del Senado, sus padres emigraron desde Rusia a principios de 1900 y tuvieron que luchar para conseguir un estatus legal en este país Sólo hay que ver algunos miembros del gabinete de George Bush, como Elaine Chao, en Trabajo; Carlos Gutiérrez, en Comercio; o Alberto Gonzáles, en la Fiscalía Allí están los casos de los exsecretarios de Estado, Henry Kissinger o Madeleine Albright, sin hablar del inmigrante reconvertido, Arnold Schwarzenegger Es evidente, que existen dos tipos de inmigrantes: los de primera y los de segunda clase Y eso es lo que viene a confirmar la propuesta conjunta que los senadores intentan aprobar para beneficiar a 5 o 6 millones de inmigrantes, es decir, sólo a la mitad de los indocumentados Un plan muy poco realista, porque la gran pregunta es: ¿Cómo van a detectar a los que se tienen que ir de Estados Unidos? Sus señorías, no recuerdan las penurias que pasaron personalmente o en sus familias para resolver su estatus migratorio En un país de inmigrantes como Estados Unidos, ¿Quiénes son verdaderamente estadunidenses? Sólo los indios, las tribus de indios que han sido despojadas de sus tierras a cambio de casas de juego Los demás, son de origen alemán, irlandés, ruso, polaco, inglés o simplemente mexicano Rasgarse las vestiduras a la hora de legislar no sirve para nada O se legaliza a todos o nada Estas decisiones salomónicas sólo benefician a quienes las crean porque les quita a los senadores y al gobierno el "cargo de conciencia"; pero no se trata de lavar conciencias Se trata de aplicar el realismo Y en esta reforma migratoria México se juega mucho: el 56 por ciento de los 12 millones de indocumentados son de origen mexicano y de estos más de un millón de compatriotas tendrían que regresar a su país ¿Ellos están dispuestos a volver? Yo creo que no Además, la ejecución de un plan de expulsiones es costosa e incierta Es penoso que el senador Martínez con un pasado inmigrante a sus espaldas, se haya aventurado a sacar adelante esta proposición de ley que divide a los inmigrantes en tres categorías: los que llevan viviendo cinco años, los que han permanecido aquí entre dos y cinco años estarían obligados a regresar a sus países para registrarse allí como trabajadores temporales y los más perjudicados los que lleven viviendo en Estados Unidos menos de dos años que deben de regresar a sus países sin ninguna garantía de retorno Los senadores querían aprobar una proposición de ley que no pareciera una "amnistía" porque esa palabra no existe en el escaso vocabulario del presidente George Bush Así que se han esforzado en imponer costos, penas y multas a los inmigrantes que pretendan quedarse, que deberán pagar la cantidad de 2 mil dólares para hacer realidad su sueño de convertirse algún día en ciudadano estadunidense Los cálculos oficiales indican que se expulsaría a un total de 2 millones de personas, pero esas cifras no son comprobables, precisamente por el sistema de clandestinidad estimulado por el propio gobierno estadunidense que permite a personas vivir sin documentos durante 20 o 30 años, gente que se muere aquí sin tener nunca la ansiada "green card" La hipocresía que se esconde detrás de esta reforma migratoria descafeinada es muy grande Y el problema es que los republicanos fundamentalistas también se oponen a este programa de regularizaciones parciales De hecho, la propuesta ha quedado estancada en el Senado por segunda vez y será hasta después del receso de dos semanas, cuando los senadores la lleven nuevamente a la mesa para intentar un verdadero consenso y la aprobación consiguiente Lo más positivo de esta proposición light es que elimina la criminalización contra los inmigrantes y quienes les ayuden Ese elemento es verdaderamente trascendental porque la gente que se está animando a salir a la calle comprueba que su voz se ha dejado sentir en el Senado El principal lema de las manifestaciones multitudinarias alrededor de Estados Unidos, ha sido: "No somos criminales, somos inmigrantes" Efectivamente, algunos senadores parecen haber captado el mensaje, pero otros no, como el senador por Arizona, Jon Kyl, quien ha promocionado, incluso, quitarle el servicio médico a todos los "ilegal aliens", que es el término legal que repiten los fundamentalistas anti inmigrantes de este país, como el conductor de la CNN, Lou Dobbs, que desde su multicadena se dedica a insultar diariamente a los indocumentados El senador Kyl no está solo, lo acompañan en su cruzada contra los "invasores", la gobernadora de Arizona, la conversa Janet Napolitano, quien ha encontrado un "filón de oro" en su línea dura contra los inmigrantes y se dedica a pedir cada dos por tres, que el gobierno federal mande tropas armadas a la frontera con México Ambos personajes, están detrás de la avalancha legislativa antiemigrante en Arizona Durante la última legislativa, el Congreso de ese estado, calificado ya por muchos como uno de los más "racistas", analizó 26 propuestas de ley para dar un trato discriminatorio a los indocumentados En distintas ciudades de California, la actitud ha sido la contraria, sobre todo en alcaldías con dirigentes demócratas que se han negado a utilizar los fondos públicos para aplicarlos contra la detención o expulsión de indocumentados Tal vez, los más reaccionarios legisladores estadunidenses deberían acudir a los libros de historia, para recordar que el primer acto legal para regular la inmigración fue la Ley de Naturalización de 1790 bajo el concepto de que cualquier persona puede ser "admitido para convertirse en ciudadano de Estados Unidos" En el 52 se implantó el sistema de cuotas y se estableció el sistema de lotería anual de "green cards" con el que se benefician 50000 personas hoy en día En los 80 fue Reagan quien concedió la amnistía Por tanto, basta ya de hipocresías Ningún plan a medias es realista, ni justo, sobre todo a la hora de hablar sobre la reagrupación familiar Los inmigrantes siguen gritando en la calle, algo que sus señorías deberían escuchar: ¡Legalización para todos!

Comentarios