Los palacetes gallegos de los Vázquez Raña

domingo, 9 de abril de 2006
Perdido en la sierra gallega, el poblado de Avión ofrece una peculiar característica: su pequeñez contrasta con la ostentosidad de unas cuantas mansiones, autos de lujo en sus escasas calles y seis bancos para una población que no llega a 3 mil habitantes ¿La razón? Varios gallegos-mexicanos vuelven por temporadas y su dinero inyecta vida a este pueblo "aletargado" Entre ellos destacan los hermanos Vázquez Raña, destaca Proceso en su edición de este domingo 9 de abril Cuentan entre otras cosas que --a pesar de carecer totalmente de interés-- Avión es famoso en toda Galicia por ser el pueblo donde veranean, gastan sin contar y hacen alarde de su éxito económico ricos gallegos-mexicanos --entre ellos el clan Vázquez Raña--, oriundos todos de la aldea o de caseríos cercanos Al llegar a Avión, se entiende en seguida por qué nadie recomienda su visita: es un pueblo extraño y artificial, en el que casas amplias y mansiones arrimadas a la vertiente de un cerro parecen haber surgido como hongos después de la lluvia Roban toda la vista Ocupan todo el espacio Entre todas destacan tres Dos se encuentran a la entrada del pueblo: la primera en el número 26; la segunda, enfrente, en el número 29 de la carretera que se convierte en avenida Francisco de Gil Zamora al cruzar Avión La residencia del 29 pertenece a Mario Vázquez Raña Está muy bien protegida por muros y altos setos La segunda es la de Apolinar Vázquez Raña Pero la mansión más ostentosa es, sin lugar a duda, la tercera: la de Olegario Vázquez Raña Ubicada en las alturas, domina toda la aldea, señala el reportaje que publica Proceso este domingo 9 de abril

Comentarios