La rebelión de "los pingüinos"

domingo, 4 de junio de 2006
Al recién electo gobierno de Michelle Bachelet le explotó una crisis por donde menos lo esperaba: los estudiantes de educación media Jóvenes que no pasan de 17 años de edad han realizado masivas protestas y tomado la mayoría de sus escuelas Sus demandas son educativas, pero reflejan un fenómeno de mayor calado: un descontento estructural con el sistema VALPARAÍSO, CHILE- Les llaman los pingüinos Tienen entre 13 y 17 años de edad y cursan la educación media Sus protestas han puesto de rodillas al recién asumido gobierno de la presidenta Michelle Bachelet Se han movilizado en cifras que se cuentan en varios cientos de miles Han desarrollado coloridas y novedosas formas de expresión y organización De sus filas han surgido jóvenes líderes de notable capacidad política que han barrido a los ministros de Estado que pretendieron debilitar su movimiento Tienen paralizado el sistema educativo y han logrado la solidaridad de amplios sectores sociales Seguros de sí mismos, dieron el pasado miércoles 31 un ultimátum al gobierno de Bachelet: si no accede a la brevedad a sus demandas, convocarán a un paro nacional de estudiantes y trabajadores? Y tienen la capacidad de convocatoria para cumplir su amenaza Sus demandas son educativas, pero ?a decir de analistas? reflejan un fenómeno de mayor calado: un descontento estructural con "el sistema", el cual, afirman, los considera sólo como mercancías y no como personas valiosas en sí mismas Las protestas A finales de abril comenzaron las protestas Éstas fueron convocadas por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) Sus demandas: gratuidad de la prueba de ingreso a la universidad, reducción de tarifas del transporte público y replanteamiento de la Jornada Escolar Completa (JEC) El JEC es un plan impulsado por el expresidente Ricardo Lagos que pretendía, mediante la ampliación de horas de clase, mejorar la calidad de la educación Sus resultados, sin embargo, han sido decepcionantes Según un informe realizado por la UNESCO en 2003, Chile ocupa el lugar 36 de 43 países que participaron en una evaluación sobre calidad de la educación La propia presidenta Bachelet ha reconocido esta situación Desde un principio, el gobierno intentó aplacar el ímpetu del movimiento estudiantil mediante la represión policial No obstante, las protestas aumentaron En los primeros días de mayo, ya lograban movilizar a decenas de miles de estudiantes a lo largo del país Paralelamente al ejercicio de la coacción, el gobierno, a través del Ministerio de Educación, realizó algunos ofrecimientos a los estudiantes, como el de financiar la prueba de ingreso a la universidad al 60% más pobre de los aspirantes Sin embargo, los planteamientos gubernamentales fueron rechazados La distancia entre las partes no pudo ser superada en la "mesa de negociación" instalada el pasado 5 de mayo Los representantes del gobierno ?funcionarios de bajo rango del Ministerio de Educación? no ofrecían respuestas Los secundarios ?como también se les llama? calificaron como "dilatoria" a esta instancia de negociación Su inutilidad quedó demostrada al ser suspendida unilateralmente por el gobierno el 16 de mayo, después de una protesta convocada por los secundarios y que tuvo repercusión en todo el país En ella se registraron aislados actos de violencia en la Plaza Almagro de la capital provocados por encapuchados Estos hechos fueron ampliamente destacados por la prensa y sirvieron de pretexto al gobierno para suspender las negociaciones Martín Zilic, ministro de Educación, declaró que el gobierno "no dialoga bajo la presión de encapuchados" Intentó con ello criminalizar al conjunto del movimiento estudiantil Alumnos del Instituto Nacional, el más antiguo y prestigiado colegio público de Santiago, respondieron de otra manera: tomaron las instalaciones de su escuela Y añadieron una exigencia de fondo: la derogación de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), que permite la privatización de la educación en el país La toma del instituto fue inmediatamente secundada por el Liceo de Aplicación, institución que se ha destacado históricamente por tener a los estudiantes más combativos y organizados entre los pingüinos (se les conoce así por las características de su uniforme escolar) El 22 de mayo, Zilic respondió con una posición de fuerza: "El gobierno no negocia con estudiantes en paro ni con liceos tomados", declaró Sin embargo, el ejemplo de estas escuelas se propagó a la mayoría de las instituciones de educación media del país Y en una numerosa asamblea realizada en el Liceo de Aplicación, los representantes estudiantiles convocaron a un paro nacional de educación con carácter indefinido Éste empezó el pasado martes 30 y su resultado fue elocuente: se paralizó el sistema educativo como no había sucedido a lo largo de la historia de Chile De hecho, se trata de la más grande movilización que sector social alguno haya realizado desde el retorno de la democracia en 1990 Y en esto ha sido importante la casi total adhesión del profesorado y de los estudiantes universitarios que a pasos rápidos se han plegado a los pingüinos, haciendo suyas sus demandas: fortalecer la educación pública y transformar el sistema "mercantil" de enseñanza instaurado durante la dictadura de Pinochet y reforzado durante los gobiernos de la Concertación de Partidos por la Democracia Entre las acciones de los estudiantes, la que más ha destacado es "el repliegue" a sus liceos Esto ha derivado en una experiencia de convivencia entre los jóvenes, distinto al rígido sistema autoritario de la educación básica y media en este país Un ejemplo: una vecina del cerro Playa Ancha, de Valparaíso, que vive al lado de un colegio municipal, cuenta a Proceso que pudo ver y oír cómo el martes 30 los estudiantes tomaron su colegio: se organizaban, inventaban su grito de batalla, pintaban mantas, cantaban y realizaban diversas prácticas deportivas, mientras afuera esperaba, desconsolada, la directora del colegio, la misma que cada día la despertaba con sus gritos: "Fórmense derecho Cállense, cállense Hagan caso Parecen tontos Usted, usted: sáquese el aro (arete) del oído" En los liceos tomados se han realizado asambleas y jornadas de reflexión a las que se han sumado padres, profesores y paradocentes (personal de administrativo y de apoyo) En ellas, los jóvenes y adolescentes han abordado los principales problemas educativos, sociales y económicos que afectan al país En estas reuniones, los temas más recurrentes son el destino de los inmensos recursos provenientes de los sobreprecios que registra el cobre, principal recurso económico de Chile Además, se ha cuestionado el excesivo gasto en armas que realiza el Estado (2 mil 700 millones de dólares, el más alto en América Latina), en contraposición al bajo presupuesto educativo (800 millones de dólares), parte del cual (600 millones de dólares) está destinado a subsidiar a los colegios privados El "repliegue" de los estudiantes a los colegios ha permitido, así mismo, el aislamiento de "los violentos", cuyos destrozos causan el desprestigio del movimiento estudiantil La privatización Sancionada por Augusto Pinochet el 10 de marzo de 1990, último día en que ejerció como presidente de Chile, la LOCE estableció en el ámbito educativo el modelo económico del país: concentrador de riquezas y de segregación social El régimen de Pinochet entregó a los particulares un papel preponderante en la educación, reduciendo al Estado a un mero asignador de recursos Esta ley también hizo posible la municipalización de la educación ?se entregó la administración del sistema a las alcaldías? y el surgimiento de miles de colegios particulares subvencionados por el Estado Estos colegios han podido funcionar sin la menor exigencia de calidad El resultado: grandes ganancias a los empresarios de la educación, poca calidad en la enseñanza y gran desazón para padres y alumnos Debido a la fuerte adhesión que han tenido las movilizaciones, el gobierno, los partidos políticos ?oficialistas y de oposición?, medios de comunicación y hasta empresarios han manifestado su apoyo a los estudiantes Pero en la práctica, ninguno parece decidido a impulsar las transformaciones de fondo que demandan los secundarios El principal partido de derecha, la Unión Demócrata Independiente (UDI), se declaró solidaria con las luchas estudiantiles antes del paro nacional Sin embargo, el pasado miércoles 31 dijo que no aceptará ninguna modificación a la LOCE La propia Bachelet ha respaldado los cambios a la LOCE y a la JEC Pero esto no se ha traducido en propuestas de fondo Más aún, su gobierno ha mostrado ineficacia para resolver esta crisis y su imagen se ha deteriorado aun cuando no ha cumplido 100 días en el poder Por ejemplo: el equipo a cargo de la crisis ha cambiado varias veces, sin que resulte claro quién tiene el control de la situación En un principio, las negociaciones con los estudiantes estuvieron a cargo Zilic, pero sus desaciertos lo apartaron temporalmente de esa función El 25 de marzo, Bachelet solicitó a Pilar Romaguera, subsecretaria de educación y subalterna de Zilic, que se hiciera cargo de la situación Cuatro días después, fue removida de esa misión después de que fracasó una reunión con los dirigentes estudiantiles Al día siguiente del paro nacional, Zilic fue de nuevo puesto al mando del equipo negociador Invitó a los dirigentes secundarios a un diálogo en la Biblioteca Nacional Éste se efectuó el mismo día 30, en momentos que en el exterior del recinto las fuerzas policiales ejercían una fuerte represión sobre los protestantes Esta cita tampoco arrojó resultados El miércoles 31, los dirigentes estudiantiles reunidos en asamblea realizada en el Liceo de Aplicación exigieron una respuesta rápida a sus demandas Y lanzaron la advertencia: de no haber respuesta, convocarán a todos los sectores del país a un paro nacional para el próximo 4 de junio El ministro secretario general de gobierno, Ricardo Lagos Weber (hijo del presidente saliente de este país), respondió: "no se negocia bajo la presión de un ultimátum" La policía también ha sido criticada debido a la desmedida violencia con la que ha actuado contra manifestantes y miembros de la prensa, algunos de cuyos profesionales resultaron lesionados el 30 de mayo en los alrededores del palacio de La Moneda Poder estudiantil A pesar de la violencia policial, los estudiantes se han esforzado por realizar manifestaciones pacíficas con fuerte contenido cultural El 30 de mayo, en Valparaíso se registró la manifestación más multitudinaria de la jornada y la más grande que se recuerde en esta ciudad desde la época de Allende: 20 mil personas Los estudiantes portaban letreros que decían: "Porque merecemos una educación de calidad y no de mercado" "A fortalecer la educación pública" "Ahora las condiciones las pondremos nosotros" "El cobre por el cielo, la educación por el suelo" Y gritaban: "¿A dónde está, que no se ve, la presidenta Bachelet?" y "Avanzar, construir, el poder estudiantil!" Cuando la gruesa columna pasó por las afueras de la Escuela Grecia, ubicada en la avenida Pedro Montt, un puñado de niños de alrededor de siete años de edad se asomó por las ventanas de su colegio desplegando pequeños letreros que pedían: "no más Jornada Escolar Completa" A unos pasos del Congreso Nacional, los miles de manifestantes se detuvieron para escuchar a sus líderes, quienes encaramados sobre un paradero de autobuses dirigían encendidos discursos a una audiencia entusiasmada Megáfono en mano, uno de ellos ?de unos 16 años de edad? expresó una de las exigencias estudiantiles: "Queremos una educación pública de calidad donde el Estado asuma un papel protagónico y que esté al alcance de todas las personas sin importar su condición social Este es el anhelo consciente de esta jornada de movilización ¡Con fuerza y unidad los estudiantes venceremos!" La Comisión de Educación de la Cámara de Diputados recibió a 40 dirigentes estudiantiles que encabezaban la marcha de Valparaíso Según Christian Órdenes, presidente del Centro de Alumnos del Liceo A 24 de Valparaíso, los líderes manifestaron a los diputados su propuesta concreta: "la derogación de la LOCE y no su simple reformulación" Y les advirtieron que no depondrán las movilizaciones hasta alcanzar todos los objetivos de su pliego petitorio Los parlamentarios se ofrecieron a mediar con el gobierno para encontrar una solución a la crisis y se manifestaron dispuestos a estudiar modificaciones a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza En entrevista con Proceso, Cyntia Jiménez, del 16 años de edad, vocera de la Coordinadora de los Estudiantes de Quilpué, señaló el principal objetivo de la movilización estudiantil: acabar con el "modelo actual de educación que privilegia la competencia, por sobre la solidaridad y el respeto entre las personas" Pamela Soto, de 17 años de edad, presidenta del Centro de Alumnos del Liceo Eduardo de la Barra de Valparaíso, entidad en la que estudió el expresidente Salvador Allende, relató a Proceso aspectos que considera centrales en las actuales movilizaciones estudiantiles Contó: cuando fueron tomados los primeros liceos de Santiago, sus compañeros dijeron: "Aquí, o ganamos todos, o perdemos todos" Así que decidieron tomar su Liceo Precisó que desde un principio recibieron "el apoyo total de los padres, tutores y profesores" Dijo que rápidamente formaron comisiones para organizar la logística, coordinar los contenidos de sus propuestas y las actividades políticas Relató que a su Liceo arribaron estudiantes de otros colegios, quienes recogieron experiencias y luego tomaron sus propios recintos educativos También fueron visitados por representantes de federaciones de estudiantes universitarios, quienes les ofrecieron diferentes tipos de ayuda: alimentos, servicios médicos, acciones de solidaridad "Hemos sentido el apoyo de todo el mundo", dijo Y añadió: "Lo importante es que hemos logrado crear una conciencia nacional sobre un hecho: que los problemas de la educación son cosas de fondo y que no se saca nada con alcanzar pequeños triunfos si sigue existiendo una educación pública de mala calidad si se sigue privatizando la educación" El pasado jueves 1, la presidenta Bachelet intentó poner fin a la crisis Anunció la gratuidad en la prueba de ingreso a las universidades, mejorar la infraestructura y el equipamiento en las escuelas, formar una comisión que analice cambios en el sistema educativo y enviar al Congreso un proyecto para modificar algunos aspectos del LOCE Consultados por Proceso, algunos dirigentes estudiantiles reconocían avances en la propuesta de Bachelet, pero dijeron que no solucionaba los problemas de fondo Hasta el cierre de esta edición, los estudiantes analizaban las propuestas de la presidenta l