Rodolfo Morales, Maestro de los sueños

lunes, 5 de junio de 2006
* Se inaugura en el MAM una exposición del artista oaxaqueño México, D F, 5 de junio (apro)- Luego de cinco años de la muerte del pintor oaxaqueño Rodolfo Morales, el Museo de Arte Moderno (MAM) inaugurará la exposición Rodolfo Morales Maestro de los sueños, que se presentará del 1 de junio al 8 de agosto en la Sala Carlos Pellicer Nacido en Ocotlán, Oaxaca, en 1930, Morales ha sido considerado como el pintor del "alma de México" Así lo dice el escritor argentino Andrés Oppenheimer en el prólogo del libro Rodolfo Morales Maestro de los sueños, publicado por la investigadora Martha Mabey en 2000 "La magia de Morales consiste en atraernos a sus pinturas con la belleza de sus formas y colores, pero sólo para atrapar nuestra mirada, acaparar nuestra atención y transmitirnos un estado de ánimo muchas veces contrario a la fácil alegría que uno podría sospechar a primera vista Los colores de Morales son fuertes, contundentes y alegres, pero basta ver la mirada de sus personajes, las sombras de sus casas y los espíritus que merodean en sus cielos y en sus subsuelos para advertir que el mundo del pintor tiene una gran dosis de desamparo Los miedos, los recuerdos y la nostalgia están siempre presentes en el universo de su pequeño pueblo" A decir del escritor y periodista Carlos Monsiváis, la obra de Morales está inevitablemente asociada a la del poeta zacatecano Ramón Lopez Velarde, en su poema la Suave Patria: "No hablo de influencias, sino de coincidencias profundas entre los grandes adeptos del mito estético de la provincia, que han transformado las vivencias de la infancia en horizontes creativos El Jerez que es únicamente de López Velarde y el Ocotlán edificado y remodelado por Morales, son pueblos vecinos que se localizan con facilidad en la geografía del imaginario colectivo" Mabey también considera que Morales continuaba la tradición iniciada por el muralismo de Diego Rivera, pues el artista oaxaqueño llegó a comentarle sobre su mural en la estación del Metro Bellas Artes que le interesaba el arte mural como expresión política o de sentimientos nacionalistas: "Rodolfo --dice Mabey en su libro-- comentó que eso era exactamente lo que creía Diego Rivera, y que vivió de acuerdo con sus creencias Cuando murió se descubrió que había dejado todo su dinero al Partido Comunista Yo pensé que, a su propio modo, él estaba haciendo lo mismo Su pintura es una expresión de sus sentimientos nacionalistas, de las emociones asociadas con las tradiciones de su país" En vida, Rodolfo Morales --quien falleció el 30 de enero de 2001-- no logró tener una exposición en el MAM Entre él y su entonces directora, la historiadora de arte Teresa del Conde, había una controversia El pintor declaró en diversas ocasiones a la prensa que Del Conde nunca lo había invitado a exponer, mientras ella dijo en noviembre de 2000 a esta agencia que desde hace tiempo lo había invitado El pintor le reviró en aquel momento que, mientras estuvieran ahí "esos burócratas", no exhibiría su obra ni donaría cuadro alguno para ese museo La muestra, que se inaugurará este jueves en el MAM, reunirá 150 obras provenientes de diversas colecciones, entre ellas la del Museo de Pintores Oaxaqueños, la Fundación Rodolfo Morales y el Museo de Arte Contemporáneo (Marco) de Monterrey En este último ya se exhibió Según información del Instituto Nacional de Bellas Artes, la intención del MAM es rescatar figuras que, aunque cuentan con una posición notable en el arte mexicano del siglo XX, no han sido merecedores de exposiciones retrospectivas en las últimas fechas Se trata, en palabras de Marina Vázquez, coordinadora de la exposición, de una de las mejores y más grandes exhibiciones de la obra del oaxaqueño: "Rodolfo Morales es uno de los principales artistas mexicanos del siglo XX que rescató, en un momento importante en el que muchos artistas estaban enfocados en las producciones de tipo internacional de arte abstracto, las prácticas del nacionalismo, en el que las imágenes se detienen para apreciar una rebanada de un México que prácticamente ya no existe" Cabría recordar las palabras con las que Mabey inicia el epílogo de su libro: "La historia de Rodolfo Morales no termina con el mural que pintó en la estación de Bellas Artes Por la manera en que ha vivido y por lo que ha logrado, en muchos aspectos, su historia es una historia sin fin Como artista del siglo XX, le ha mostrado al mundo lo que significa ser mexicano"

Comentarios