La derrota del futbol

sábado, 1 de julio de 2006
Berlin, 30 de junio (apro) - Hoy volvió a perder el fútbol Dos de las potencias mundiales, Alemania y Argentina, jugaron a no perder, apostaron al error del rival, y, temerosos, hicieron del pase lateral y el balón dividido su estrategia Ambos ofrecieron un olvidable encuentro de cuartos de final, que desde luego no correspondió con las expectativas generadas, porque este duelo era, sin duda, el más atractivo de esta fase mundialista Argentina terminó con un gol de ventaja el primer tiempo y, a la mitad del segundo, decidió que había que protegerlo con todo Sacó al anodino y aburrido Riquelme ?qué desperdicio de talento-- y a su centro delantero titular Crespo, pero no sólo eso, dejó en la banca a Saviola y a Messi Al primero ya se le fue otro Mundial y el segundo, digamos que ya se bautizó Por eso, cuando los teutones empataron el juego, otra vez por conducto de Klose --un número 9 al que se le conocen dos virtudes: estar donde va el balón y la contundencia--, Argentina en lo único que pensó fue en los penales, porque el alargue fue una tortura No lo vivieron distinto los alemanes Su discreta figura Ballack arrastraba los pies y ni pedía ni conectaba balón alguno También querían el final En esto de las responsabilidades por el "jogo bonito" que nadie quiere asumir, la cuota mayor hay que cobrársela a los argentinos Si algún equipo tiene talento, gambeta, triangulaciones, juego sin balón, ese es el albiceleste, pero ahora que se puede hacer un balance de su actuación mundialista, queda la impresión de que lo que exhibió ante Serbia y Montenegro ?al final, el peor equipo de la copa? fue una tarde en que contó con la abierta solidaridad del rival Porque en sus demás encuentros el desempeño no fue de lo mejor Contra Costa de Marfil ganó 2-1 con mucho trabajo y contra Holanda apostó al punto que le significaba calificar primero para evitar a Portugal, y en octavos de final sufrió en serio para vencer a México Y Alemania, al contrario parece una selección consolidada No brilla pero no cae Ofrece algunos destellos de buen fútbol, pero nada más Sin nada espectacular que recordar, el equipo de Klinsman va librando uno a uno los obstáculos Con Costa Rica sufrió y evidenció lo frágil de su línea defensiva Posteriormente obtuvo una angustiosa victoria en tiempos de compensación frente a Polonia y cerró con una goleada a Ecuador, que ya estaba calificado, y en octavos de final resolvió el partido muy temprano contra Suecia que, sin embargo, falló un penal Sí gana, sí suma puntos, ya está en las semifinales, pero no convence Su afición, que se ha volcado a las calles, está muy por encima del equipo ¿Alcanzará el tiempo para recomponerle la cara a este Mundial? Se va haciendo tarde Otra vez, una vez más, Brasil tiene la palabra

Comentarios