Ordena juez a Bush frenar espionaje a estadunidenses

viernes, 18 de agosto de 2006
* Se vulneran derechos bajo el pretexto del combate al terrorismo * El Departamento de Justicia informó que apeló el fallo de Detroit Washington, 17 de agosto (apro)- Tras argumentar que la medida es "inconstitucional" y que viola los derechos civiles y la privacidad de los estadunidenses, la juez federal del distrito de Detroit, Michigan, Anna Digs Taylor, ordenó suspender las operaciones de espionaje nacional que viene realizando el gobierno de George W Bush, escudándose en que forma parte de la guerra contra el terrorismo y que es en defensa de la seguridad nacional "Los demandantes prevalecen y el interés público es claro en este asunto: deben prevalecer los derechos constitucionales", sostiene la juez en el fallo de 43 páginas que significó un golpe político muy fuerte para la política del miedo que propaga Bush El triunfo parcial en esta contienda se lo adjudicó Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), que presentó la demanda a nombre de periodistas, académicos, abogados y otras ONG defensoras de las garantías individuales, alarmada por las acciones del gobierno de Bush Ante la decisión de la juez federal de distrito de Detroit, el Departamento de Justicia, a través de un comunicado de prensa, informó que apeló el fallo de la magistrado "Porque el Programa de Supervisión Terrorista es una herramienta esencial para la comunidad de inteligencia en la guerra contra el terrorismo, el Departamento de Justicia ha apelado la orden de la Corte Las partes acordaron que la decisión no tendrá efecto hasta que la Corte de distrito escuche los argumentos del Departamento para tomar una determinación sobre la apelación", subraya el comunicado La denuncia de la ACLU en Detroit enfatiza un hecho constitucional innegable e irrevocable, que para interceptar las llamadas telefónicas de cualquier persona en Estados Unidos, el gobierno federal requiere de la aprobación de una Corte, ante la que deberá justificar que la persona o personas que serán sujetas al espionaje representan una amenaza para la seguridad nacional "El Programa de Supervisión Terrorista es una herramienta crítica para garantizar que contamos con un sistema de prevención para detectar y prevenir un ataque terrorista", enfatiza el Departamento de Justicia Revelado a los estadunidenses por el diario The New York Times, el programa de espionaje nacional que autorizó Bush se concentra en la intervención de las llamadas telefónicas de cualquier persona en Estados Unidos, sobre todo de aquellas llamadas internacionales que se hacen de la Unión Americana a una nación considerada como refugio terrorista, o viceversa Desde que se descubrió el programa de espionaje nacional, el público estadunidense reacción con molestia e indignación, por la violación descarada a sus derechos civiles que comete el gobierno del presidente Bush No obstante, la Casa Blanca y el Departamento de Justicia sostienen que el programa no es ilegal y que está constituido dentro de la autoridad que le otorga al presidente la Constitución política de Estados Unidos Esta interpretación jurídica sobre el alcance de los poderes del presidente no la comparten varios abogados constitucionalistas, por lo que en consecuencia surgió la demanda "El punto central es detectar y prevenir ataques terroristas antes que se materialicen, eso es lo que espera el pueblo estadunidense de su gobierno, y garantizar su protección es la obligación más solemne del presidente", pretextó por su parte en un comunicado Tony Snow, el portavoz de la Casa Blanca La reacción del gobierno federal al fallo de la juez no se limitá a la apelación, la Casa Blanca aprovechó la situación para reforzar su táctica de infligir miedo a la población sobre la vulnerabilidad de Estados Unidos frente al terrorismo internacional, justo en la víspera de la conmemoración del quinto aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 a Nueva York, Washington y Pensilvania "La semana pasada, Estados Unidos y el mundo recibieron un desolado recordatorio de que los terroristas siguen complotando para atacar a nuestro país y asesinar a gente inocente Hoy una juez federal en Michigan determinó que es inconstitucional e ilegal el Programa de Supervisión Terrorista autorizado por el presidente para detectar y prevenir ataques terroristas contra el pueblo estadunidense", se quejó Snow en su declaración por escrito, clara alusión al presunto complot que contuvo el gobierno británico hace unos días tras el arresto de 24 personas que se suponía utilizarían varios vuelos comerciales procedentes de Londres para atacar a Estados Unidos