Bailar en Córdoba

lunes, 26 de noviembre de 2007
México, D F, 26 de noviembre (apro)- La iniciativa privada está desplazando por mucho a las instituciones gubernamentales en la promoción y capacitación de la danza y, en especial, del ballet Así lo demuestra el pasado "Festival de Danza Córdoba 07", que se llevó a cabo en esa ciudad, con la presencia de figuras de algunas de las principales compañías de ballet del mundo En entrevista con Apro, James Kelly, coreógrafo y maestro de la Compañía Nacional de Danza del INBA y organizador del evento, señala: "He participado desde hace años en la organización de este festival y me parece una oportunidad única en México para que el alumnado tenga clases con maestros de todo el mundo" Organizado por la Escuela de Fomento Artístico Cordobés, que preside Martha Sagahún Perdomo, el evento tuvo como fin invitar a directivos de grandes compañías internacionales del ballet para que vieran el trabajo y la técnica de los alumnos mexicanos y les otorgaran becas u oportunidades para trabajar en el extranjero Al mismo tiempo, hubo oportunidad para que los talentos artísticos mexicanos compartieran el foro con artistas ya consagrados, como José Manuel Carreño, del American Ballet Theater; Iván Gil Ortega, del Stutgart Ballet, y Genadi Savaliev, del American Ballet Theater , entre otros Para Kelly, los alumnos veracruzanos sobresalen por su nivel técnico y podrían bailar en cualquier foro del mundo si hubiera la posibilidad de entender al ballet como una forma de expresión fundamental más que un arte de ornato "No se trata de un arte de elite En el país se ve el ballet como una oferta artística para gente adinerada o de cierto status y eso es una equivocación Además de que al ser México un país de machos, cuesta mucho trabajo romper con esquemas ancestrales, que en otras latitudes han quedado atrás desde hace mucho tiempo", dice Por lo mismo, añade, "la Escuela Fomento Artístico Cordobés ha iniciado un programa dirigido hacia los orfanatos de la región Hasta ahora, se han seleccionado a 30 niños de entre los 9 y los 20 años Van por los niños, les dan una alimentación adecuada, les imparten lecciones gratuitas de ballet Este programa les ha cambiado la vida a estos niños y le ha abierto otra perspectiva para su futuro "Al ser huérfanos, muchos de ellos estaban condenados a la marginalidad, y ahora están en posibilidad de ganar una beca para estudiar en el extranjero y lograr convertirse en grandes figuras de la danza mundial", añade La salvación del ballet estará en la educación privada y en los proyectos altruistas

Comentarios