Gráfica en el Museo Nacional de la Estampa

lunes, 24 de diciembre de 2007
Agradable sorpresa encontrar una exposición tan interesante en el Museo Nacional de la Estampa, de la Ciudad de México Teorías del estilo y colecciones revelan el valioso archivo que contiene el Museo y su obligación por mostrarlo al público Las posibilidades de exhibir obra de los archivos, no es únicamente mostrar lo que se tiene, ya que la obra del museo tiene un valor en sí mismo, sino cómo, en este caso, mostrar la creatividad curatorial para permitir nuevas miradas que ofrezcan al espectador la posibilidad de ir construyendo un registro visual de lo que a gráfica mexicana se refiere La curaduría fue realizada por la exdirectora del museo María Eugenia Rabadán, y la asistencia de Belén Moro, investigadora del mismo recinto La intención principal es mostrar obras que pertenecen a diferentes contextos históricos, que van de principios de la década de los treinta a finales de la década de los noventa del siglo pasado Las técnicas utilizadas son xilografía, litografía, linóleo, serigrafía, y grabado en metal Lo primero que pusieron en consideración para esta muestra en particular fue plantear las herramientas teóricas necesarias para realizar el estudio de una colección de arte, abordar las inquietudes actuales y lograr un verdadero diálogo visual, histórico de la grafica en nuestro país Rabadán y Moro manifestaron que, en esta investigación, prevalece la intención de indagar y comprobar los cambios que se dan en cuanto a la percepción de la obra cuando pasa el tiempo, y los nuevos significados que surgen frente a una nueva exhibición La búsqueda por explicar el porqué las imágenes cambian obligó a considerar las categorías de las teorías de estilo dadas para enfatizar la importancia que tiene en la construcción de la historia de arte en Occidente Durante el proceso se reveló que para estudiar él o los cambios en las imágenes, estas teorías funcionan hasta cierto punto; fue entonces que se acudió al cruce con otras teorías que se aproximan a la modernidad desde el punto de vista de la postmodernidad, tanto en el campo del arte como de la política La muestra es en sí una oportunidad para ver, conocer, o recordar el trabajo de varios artistas gráficos mexicanos y extranjeros que han aportado su obra de gran valor estético formal y técnico Un registro de valor histórico Intercalado con textos de gran formato de autores como: Heinrich Wôlffin, Meter Bûrger, André Malraux, León Btista Alberti, John Berger, Vincent Van Gogh, Apollinare, Douglas Crimp, Hal Foster, Joseph Beuys, Simona de Beauvoir, Brecht, Octavio Paz, entre otros; las lecturas otorgan un complemento visual y conceptual 108 obras reunidas y distribuidas en la planta alta del museo permiten al espectador transitar por diferentes núcleos temáticos, que tienen como apartados: los estudiantes, la revolución, los héroes, las vanguardias, las fronteras, los trabajadores, las protestas, mujeres etcétera Las obras corresponden a artistas como: Elizabeth Cttlet, Alberto Beltrán, Arturo García Bustos, Leopoldo Méndez, Francisco Mora, Francisco Moreno Capdevilla, Pablo O`Higgins, Mariana Yampolsky, Alfredo Zalce, y trabajos de José Clemente Orozco, Ambra Polidori, Sigman Polke, Antonio Segui, Mario Rangel Faz, José Castro Leñero, Ambra Polidori, el Grupo SUMA, entre otros Artista de gran calidad y de gran dominio técnico, sobresalen las obras de Leopoldo Méndez, quien siempre resaltó por una propuesta de fuerza claridad y sencillez que logra nuevamente asombrarnos, así como el trabajo de uno de los mejores grabadores mexicanos fallecido hace poco tiempo Francisco Moreno Capdevilla, impacta por su dominio técnico, tan integrado a un lenguaje propio y contundente que sus imágenes consiguen la fuerza que lo caracterizó siempre Esto y más podrán disfrutarse en la muestra que estará abierta al público hasta el próximo año 2008

Comentarios