La "contra" va con todo

domingo, 9 de diciembre de 2007
Aunque en el gobierno de Calderón se han retirado siete posiciones del Ejército en Chiapas, las demás se han fortalecido con fuerzas especiales con mayor capacidad para aplastar a la guerrilla Como parte de esa "estrategia", se construyen carreteras que darán mayor movilidad a las fuerzas castrenses, mientras los gobiernos federal y estatal alientan conflictos por tierras en los municipios autónomos que pueden desembocar en crisis similares a las de Acteal Las denuncias surgen ?"la contra zapatista va con todo"? en el marco de las celebraciones de los 24 años de vida del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, a las que acudió Proceso CAÑADAS DE OCOSINGO, CHIS- Más de mil 500 indígenas se reunían la noche del 17 de noviembre en la comunidad de La Garrucha, mientras otros tantos acudían a los centros de gobierno rebelde llamados "Caracoles" de los ejidos Morelia, Oventic y La Realidad Celebraban los 24 años de vida del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) En 1994, la mayoría de ellos eran niños Hoy son jóvenes: la nueva sangre del zapatismo que, según el subcomandante Marcos, ya está preparada para sustituir, si es necesario, a los viejos mandos No lejos de los enclaves guerrilleros, miles de soldados permanecían alerta en 79 puestos militares diseminados en la Selva Lacandona, los cuales han sido reforzados con fuerzas especiales desde que Felipe Calderón asumió la Presidencia Han pasado 13 años del inicio del conflicto y 24 de la formación del EZLN Al hacer un recorrido por dos de las cañadas más militarizadas ?Ocosingo y Las Margaritas?, así como en la zona de Los Altos, se confirma que se han construido carreteras en la región bajo influencia del EZLN y se realizan despojos de tierras que estaban controladas por bases de apoyo zapatistas desde 1994 Así, en contraste con el panorama que se contemplaba en 1994, hoy se observan cintas de asfalto serpenteantes por la Selva Lacandona rumbo a Montes Azules, justamente por las Cañadas, donde el EZLN mantiene sus principales comunidades de bases de apoyo ?que se calculan en 3 mil?, con una población aproximada de 300 mil indígenas campesinos, de los cuales unos 12 mil son milicianos o combatientes rebeldes, según fuentes extraoficiales Entre estos caminos de asfalto y terracería de la selva y la montaña, los antiguos puestos militares se han convertido en pequeños cuarteles bien fortificados, sobre todo allí donde el EZLN mantiene su fuerza desde 1983: San Andrés Larráinzar, Polhó, Chenalhó, Pantelhó, Palenque, Tila, Sabanilla y las cañadas de Patihuitz, Las Tacitas, Altamirano y Las Margaritas A la fuerte presencia militar, que de por sí genera riesgos de enfrentamientos, hoy se suman en el área brotes de conflictos por la tenencia de la tierra, ya que los zapatistas declararon "recuperadas" 250 mil hectáreas que pertenecían a rancheros, caciques y políticos, como el exgobernador Absalón Castellanos En la actualidad pretenden apropiarse de esos territorios organizaciones campesinas apoyadas por los gobiernos estatal y federal, de manera que se gesta una crisis similar a la ocurrida en los últimos meses de 1997 y que derivó en la matanza de Acteal, advierte Ernesto Ledesma, director del Centro de Análisis Político e Investigaciones Sociales y Económicas (CAPISE), una institución dedicada a estudiar la situación política, social y militar en la zona de conflicto de Chiapas A su juicio, existe una estrategia muy clara en la que confluyen el Ejército y las secretarías de Comunicaciones y Transportes y de la Reforma Agraria, así como el gobierno del estado que encabeza Juan Sabines Dicho plan abarca el reforzamiento militar con elementos de fuerzas especiales; la construcción de una red de carreteras que, dentro del Plan Puebla-Panamá, serviría también para agilizar los movimientos de tropa; y, por último, el despojo de las tierras "recuperadas" en 1994 por las bases de apoyo del EZLN El objetivo: aislar físicamente al Ejército Zapatista Conflictos de tierras Luego de romper la tregua acordada el 12 de enero de 1994, los zapatistas avanzaron territorialmente pese a que el Ejército había establecido un cerco en su zona de influencia, y comenzaron un reposicionamiento geográfico y militar en 38 municipios de Chiapas que culminó al declararlos autónomos En esos municipios se levantaron los centros políticos y de gobierno que hoy tiene el EZLN y que geográficamente abarcan un tercio del territorio del estado Primero se llamaron "Aguascalientes"; hoy se denominan "municipios autónomos y rebeldes" Sus centros de decisiones se conocen como "Caracoles", bajo una "Junta de Gobierno" que es una suerte de cabildo integrado por indígenas zapatistas que dirimen conflictos agrarios, políticos, sociales y hasta familiares En 1998, el gobierno estatal realizó una remunicipalización con el objetivo de contrarrestar la fuerza de los municipios autónomos Se crearon ocho nuevos municipios "oficiales" con el fin de que el gobierno estatal tuviera mayor control de los poderes locales Sin embargo, los enclaves zapatistas siguen operando y hasta campesinos afiliados al PRI dirimen sus problemas en las Juntas de Buen Gobierno La noche del 17 de noviembre en La Garrucha ?uno de los poblados emblemáticos del EZLN?, cientos de simpatizantes y combatientes se concentraron para festejar su aniversario La mayoría eran jóvenes y escucharon el mensaje del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CCRI) Instalados en un templete, al frente de un grupo de dirigentes zapatistas, la comandanta Dalia, que apenas rebasa los 20 años de edad, leyó el comunicado: "En estos momentos estamos más contentos festejando este día tan importante (?) Hoy decimos que vamos a seguir adelante sin importar las consecuencias Que quede bien claro, no nos vamos a rendir, aunque el mal gobierno nos quiere comprar, nos quiere humillar Pero no es fácil que acaben con nuestra lucha", exclamó en medio de una oleada de aplausos A la fiesta zapatista en Chiapas sólo asistió Proceso como medio de comunicación, luego de obtener de la Junta de Gobierno un permiso para permanecer en el lugar y visitar varios poblados que tienen amenazas de desalojo de las "tierras recuperadas" De acuerdo con una investigación in situ de CAPISE, existen amagos de desa-lojo en 19 poblados zapatistas, que abarcan 12 mil 73 hectáreas de la zona Selva y del norte de Chiapas, donde viven 790 familias La estrategia, explica Ernesto Ledesma, director de CAPISE, es simple: Como los municipios autónomos no reconocen ni acuden a las instancias oficiales, las tierras "recuperadas" no tienen un respaldo legal Aprovechando esta situación, agrupaciones campesinas e indígenas apoyadas por los gobiernos estatal y federal ?entre ellas la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (Opddic) y la Unión de Ejidos de la Selva, que dota de grano a la cadena Café de la Selva? han solicitado la posesión de las tierras que, formalmente, aparecen sin dueño Dichas organizaciones, apoyadas por los tribunales agrarios, han empezado a ocupar diversas propiedades Y ese es justamente uno de los principales ingredientes del conflicto La Opddic fue fundada en la comunidad de El Censo, al norte del estado, por Pedro Chulín, diputado local del PRI, durante el gobierno de Roberto Albores Guillén Su crecimiento ha sido importante y ahora abarca seis regiones: Taniperla, San Jerónimo Tulijá, Ocosingo, Tila, Yajalón y Chilón Actualmente es dirigida por Dionisio Cruz López y ya tiene presidentes municipales "Sus miembros se jactan continuamente de tener armas escondidas y reportan sus actividades e investigaciones directamente al Ejército Mexicano Otro de los grupos paramilitares que actúa en toda la zona es el de los Chinchulines Para las comunidades, se trata de una estrategia del gobierno que busca la lucha entre hermanos indígenas", sostiene el director de CAPISE, y advierte que ya existe una Opddic Roja, en la que están integrados miembros del grupo armado conocido como Máscara Roja, con presencia en la zona de los Altos, donde se localiza Acteal Integrantes de estas agrupaciones pelean por los predios y lanzan amenazas de desalojo, de agresión ?incluida la violación de mujeres? y de muerte contra sus ocupantes En una visita a los poblados 24 de Diciembre y San Juan del Río, de los municipios rebeldes San Pedro de Michoacán y San Manuel ?oficialmente municipio de Ocosingo?, asomaron signos de inminentes enfrentamientos entre campesinos Comunicados por un solo camino en la zona montañosa de la cañada de Patihuitz, los poblados zapatistas y los de filiación priista protagonizan roces cotidianos Hasta el momento, el EZLN ha dado la orden de no responder a las amenazas y agresiones, pero los ánimos se han caldeado conforme pasa el tiempo, sobre todo en 24 de Diciembre, cuyas 525 hectáreas fueron propiedad del general y exgobernador Absalón Castellanos, quien en 1988 recibió una indemnización de la Secretaría de la Reforma Agraria En ese lugar, 100 integrantes del EZLN se relevan diariamente para dar seguridad a las 31 familias simpatizantes del grupo armado Pero a unos cuantos kilómetros se encuentra el campamento militar con dos unidades (20 y 91) del Batallón de Infantería, este último formado por los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (GAFE), entrenados especialmente para combatir contra guerrilleros Uno de los poblados amenazados ya experimentó un enfrentamiento Se trata de Bolon Ajaw, de 339 hectáreas, donde viven 47 familias zapatistas, que es disputado por la Opddic Ubicado en la región de Palenque, el terreno es sumamente atractivo por el dinero que generan las cascadas de Agua Azul, visitadas todo el año por turistas nacionales y extranjeros El pasado 11 de septiembre se produjo allí el primer choque, donde salieron a relucir armas de fuego y machetes por parte de la Opddic, y palos y varillas del lado de las comunidades de base zapatistas Debido al nivel de violencia ?tres zapatistas heridos y bloqueos en el acceso al centro turístico?, intervinieron policías del estado La versión oficial es que participaron 35 milicianos armados del EZLN, pero la Junta de Buen Gobierno de Morelia, a la que pertenece Bolon Ajaw, aseguró que únicamente actuaron bases de apoyo Ernesto Ledesma, director de CAPISE, señala por su parte, en entrevista con el reportero, que existe un alto riesgo de que estas confrontaciones se extiendan en la zona de conflicto, "pues es claro que el Estado mexicano tiene una estrategia cristalina: recuperar la tierra perdida en 1994 y controlar los recursos naturales bióticos y los grandes proyectos ecoturísticos de la región controlada por el EZLN" Sobre todo porque se ha detectado una fuerte reactivación de varios grupos paramilitares o que comparten ese perfil, como la Opddic, en territorio indígena "Se están fraguando las condiciones, y puede que se presenten actos iguales o peores que los de Acteal, porque en el momento en que los tribunales agrarios empiecen a emitir los resultados de los juicios y se ordene el desalojo forzoso, ahí vendrá un clímax de violencia en la zona de conflicto", anuncia Ledesma sumamente preocupado, ya que el 24 de noviembre hubo otro enfrentamiento en Agua Azul Reposicionamiento militar En 1998, el politólogo estadunidense David Ronfeldt y un equipo de colaboradores realizaron un estudio por encargo del Pentágono sobre el fracaso de la estrategia militar del gobierno mexicano en Chiapas Los analistas observaron que el EZLN emprendió una nueva forma de lucha que denominó Netwar Social o guerra socio-informática, que consistía en formar una red de organizaciones sociales de muchos países vinculadas informáticamente, las cuales se coordinarían para hacer una "guerra de redes sociales" que limitaría al gobierno mexicano y apoyaría la causa zapatista Esto funcionó los primeros años, pero a raíz de que al inicio del gobierno de Vicente Fox se declaró que el conflicto estaba resuelto, los apoyos internacionales a la causa zapatista disminuyeron considerablemente Al mismo tiempo, se estableció un "cerco informativo" que aisló a Chiapas Un estudio elaborado por CAPISE durante cinco años confirmó que existe una nueva composición del Ejército en el territorio indígena de Chiapas Si bien es cierto que en los últimos dos años se retiraron 30 campamentos militares, lo que podría interpretarse como un signo de que la Secretaría de la Defensa Nacional "relajó la tenaza contrainsurgente implementada contra el EZLN, sus gobiernos y bases de apoyo", en realidad ocurre exactamente lo contrario, sostiene este centro de análisis Resulta que en cada uno de los 79 campamentos militares instalados en 34 municipios hay fuerzas especiales de la Policía Militar (PM), Fuerzas de Intervención Rápida (FIR), Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (GAFE), Batallón de Cuerpos Especiales (BCE), Primer Cuerpo del Ejército (ICE) y Brigada de Infantería Independiente (BII) Una de sus características centrales es que se hallan preparadas para atacar rápidamente, y con alto grado de eficacia, a "grupos armados y terroristas" En el caso de las GAFE, fueron creadas para desplegarse en unidades de combate transportadas en helicópteros "Nosotros no damos un solo dato sin corroborarlo Hemos ido a los campamentos militares y comprobamos el reforzamiento con soldados de fuerzas especiales", señala Ledesma, y afirma que este seguimiento lo iniciaron en 2002 En un recorrido efectuado por los reporteros en las cañadas de Ocosingo y Las Margaritas, así como en la zona de los Altos donde se encuentran San Cristóbal de las Casas, San Andrés Larráinzar y Chenalhó, se pudo observar a miembros de estos grupos especiales en sus campamentos bien fortificados con alambres de púas, con parapetos armados y hasta con unidades habitacionales y pista de aterrizaje Esta última se halla en San Quintín, donde un verdadero fuerte militar se levanta en los linderos de la biosfera de Montes Azules Todos estos campamentos están distribuidos en la zona de conflicto que presenta enclaves del EZLN, y quedarán bien comunicados por las nuevas carreteras Si bien es cierto que en los primeros siete meses de gobierno de Calderón se retiraron siete posiciones militares, principalmente en la zona norte de Chiapas, también lo es que "fueron particularmente fortalecidas las que se encuentran en las Cañadas, lo que nos causa una seria preocupación sobre la nueva composición del Ejercito federal en la ocupación del territorio indígena", observa CAPISE Asfalto en la selva Es en las Cañadas de la Selva Lacandona, el área más militarizada, donde se construye parte del llamado "sistema de corredores carreteros interregionales" aprobado en 2001 por la Comisión Especial del Sur- Sureste de la Cámara de Diputados, "cumpliendo con los objetivos del Plan Puebla-Panamá" La inversión prevista para el proyecto: 4 mil 163 millones de pesos Conforme al Programa de Obras de la Dirección General de Carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en 2007 se aprobaron contratos por casi 393 millones de pesos para las obras ?destinados a la zona de conflicto y la selva?, "en respuesta a las demandas sociales de contar con una infraestructura carretera apropiada que intercomunique a esta importante región del estado e impulse el turismo y su economía" En el recorrido que hizo Proceso por las cañadas de Ocosingo y Las Margaritas, fue posible constatar el avance de la obra Por ejemplo, el camino de terracería que va de Ocosingo a La Realidad, donde operó por mucho tiempo la dirigencia del EZLN, está ya asfaltado en 50% Lo mismo ocurre en la vía que comunica el "Caracol" zapatista de La Garrucha y en el camino hacia Taniperla De esta manera, en caso de ser necesario, el tránsito del Ejército hacia las poblaciones zapatistas sería muy rápido El proyecto de la SCT adelanta que estas vías de comunicación confluirán en Montes Azules, a cuyas faldas descansa el enorme cuartel militar de San Quintín, a un costado de la pista aérea En un informe sobre la situación actual en Chiapas, CAPISE indica que el gobierno de Felipe Calderón ya dio señales de que continuará con la misma estrategia político-militar de Ernesto Zedillo y Vicente Fox "La recomposición del Ejército en el territorio indígena de Chiapas es por demás impresionante Salió cantidad y entró ?calidad castrense?; esto es, prácticamente disolvió de este territorio las unidades militares convencionales, introduciendo en su lugar cuerpos especiales al más alto nivel El control del territorio y la administración de los recursos naturales y bióticos son parte fundamental de la disputa El gobierno zapatista, en su libre determinación como pueblos indígenas, son el enemigo para el Estado mexicano", asegura Por lo pronto, concluye, la estrategia de la "contra zapatista" está más que delineada, y en ella confluyen las instancias agrarias, de seguridad pública y el Ejército, con un mensaje claro: "Van con todo?"

Comentarios