La esperanza vive en mí

lunes, 25 de junio de 2007
México, D F, 25 de junio (apro)- Debido al título de la cinta, inspirado por la célebre rola "Love, Reign Over Me" del grupo The Who, un servidor esperaba que la película fuera algo extraordinario Sin embargo, con todo y mi predisposición, La esperanza vive en mí ("Reign Over Me", EU, 2007), estelarizada por Adam Sandler, es una verdadera porquería: demasiados temas y demasiada pretensión La película, dirigida por Mike Binder, cuenta la historia de dos viejos amigos de la universidad, que luego de perder contacto por años, se reencuentran en circunstancias poco alegres Por un lado, tenemos al doctor Alan Johnson (Don Cheadle), un dentista exitoso cuya vida conyugal lo tiene un poco insatisfecho, sin mencionar que las cosas en su consultorio están lejos de ser ideales: Johnson no se lleva muy bien con sus socios Por otro lado, está Charlie Fineman, un exdentista que se dedica a vagabundear por las calles de Nueva York arriba de un scooter, totalmente desconectado del mundo, gracias a las innumerables canciones que porta en su "iPod" Si bien Charlie está desempleado, parece ser que la muerte de su mujer y sus hijas en los atentados del 9/11 (todas iban en uno de los aviones que chocaron en la Torres Gemelas), lo dejaron, paradójicamente, bien cubierto en sus finanzas Cuando no está escuchando música, Charlie se la pasa jugando Shadows of the Colosus, en el Play Station, y tocando la batería de una banda del "metal" en un club nocturno Cuando Charlie y Alan se reencuentran, el primero dice no acordarse del segundo Sin embargo, cuando se le menciona algo acerca de su familia, él dice no tener familia, si no es que antes tuvo la oportunidad de estallar en cólera Empero, un poco por la insistencia de Alan y por la soledad de Charlie, éstos inician una nueva amistad Desgraciadamente, el estado emocional de Charlie comienza a dificultar la relación Y es que Charlie sufre de estrés postraumático severo, de tal forma que prácticamente es un autista, y apenas si puede funcionar de manera "normal" en sociedad Alan querrá ayudarlo, pero ayudar a quien no quiere que le ayuden, puede resultar algo desastroso La canción de The Who que da nombre a la película (Pearl Jam hace un "cover" de ella) parece estar presente en espíritu casi todo el tiempo: un cielo nublado en un descolorido Nueva York, como premonición de una tormenta por venir; la lluvia que, atraída por el amor, se llevará todos los males, según se augura en la canción de los Who Todo eso es muy lindo, pero el problema es que: 1) el director utiliza el tema del 9/11 para chantajearnos emocionalmente; 2) la cantidad de subtramas --una psicóloga que intenta ayudar a Charlie; una señora Jonhson confundida, una ninfómana despechada y unos suegros enojados-- desvían la trama central de su objetivo, diluyen el vinculo entre los protagonistas, y alargan la película innecesariamente, aburriéndonos sobre manera; y 3) la interpretación de Sandler está tan fuera de lugar que, en vez de parecer un sujeto con problemas emocionales, parece un retrasado mental En resumidas cuentas, La esperanza vive en mí es un verdadero bodrio: cursi, pretenciosa, aburrida y sumamente dispersa Lo mejor hubiera sido haber hecho una serie de televisión

Comentarios