Y gritó: "¡Espurio!"

domingo, 5 de octubre de 2008
Al fin se vio la eficacia del aparatoso dispositivo de seguridad y logística que se despliega en los actos públicos del presidente Felipe Calderón: el viernes 3 elementos del Estado Mayor lograron someter a los estudiantes Andrés Gómez y Marco Virgilio Jiménez, que increparon al mandatario durante la entrega del Premio Nacional de la Juventud por lo que consideraron un discurso "hipócrita" y "falso" acerca de la libertad y la democracia Aunque en términos de seguridad fue un incidente menor, los estudiantes de esta época lograron resquebrajar ?a cuatro décadas de la matanza de Tlatelolco? al menos la impunidad verbal Si una de las jornadas más aciagas para el presidente Felipe Calderón fue la del 15 de septiembre ?tras el estallido de dos granadas en pleno festejo patrio en el zócalo de Morelia?, el viernes 3 quedará en las crónicas de su sexenio como el día en que un estudiante de 18 años, Andrés Gómez Emilsson, le gritó "¡espurio!" en pleno Palacio Nacional Esa mañana Calderón llegó al patio central para encabezar la entrega del Premio Nacional de la Juventud 2007, cuyo inicio estaba programado a las 10:30 Llevaba un traje gris claro y camisa blanca Sonreía Fue saludando a los galardonados formados frente al templete: de beso a las mujeres y con un fuerte apretón de mano a los hombres Le tocó el turno a Andrés Gómez, que cursa el bachillerato internacional becado en Oslo, Noruega, gracias a su alto rendimiento en matemáticas Pelirrojo y vestido con un sencillo traje negro, Andrés le dijo a Calderón: "No, no te puedo saludar", y enfatizó su negativa cruzando las manos a su espalda Movía la cabeza y agitaba su larga cabellera "Está bien, muchacho", le respondió el presidente y le dio una palmada a la altura de la cadera Los militares del EMP, encabezados por el general Jesús Castillo, lo mismo que el equipo de logística, no tuvieron tiempo de actuar en ese momento De todas formas, el joven no parecía haber llamado mucho la atención y permaneció en el templete, sentado con el resto de los galardonados que esperaban ser llamados uno a uno Paciente, Andrés presenció desde la tercera fila el discurso de Isabel Priscila Vera Hernández, directora del Instituto Mexicano de la Juventud y encargada de elaborar la lista de invitados especiales También escuchó a Eufrosina Cruz Mendoza, quien no pudo ser presidenta municipal de Santa María Quiegolani, Oaxaca, por el delito imperdonable de ser mujer e indígena También habló la secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota Poco después llegó el turno de Felipe Calderón, quien al prometerle todo su apoyo a Eufrosina Cruz decía: "Quien te niega, se niega a reconocer tus derechos, y los de tu gente y los de las mujeres en su comunidad, no puede permanecer impune Por eso, cuenta con nuestro apoyo, por la dignidad humana, por la de las mujeres indígenas, por la democracia" Apenas estaba terminando de pronunciar la última palabra, cuando Andrés Gómez ya estaba de pie, señalándolo con el índice derecho Su grito resonó en el Palacio: "¡Espurio!" La revista Proceso publica un crónica del incidente y entrevistas con los dos jóvenes detenidos por el EMP, así como con el padre de uno de ellos

Comentarios