La hombría de Iron Man

lunes, 12 de mayo de 2008
México, D F, 12 de mayo (apro)- Sin ser una gran película, Iron Man (EU, 2008) cumple con su cometido: es entretenida y divertida para quienes van con la intención de ver el típico blockbuster hollywoodense Parte de su éxito radica, por supuesto, en sus efectos especiales y en sus escenas de acción, en el carisma de sus actores, en especial el de Robert Downey Jr (excelente interpretación), y en el arquetipo de un hombre que lo puede y tiene todo: dinero, inteligencia, mujeres, un alto sentido de la justicia y un traje de hierro que lo hace prácticamente invencible Iron Man nos cuenta el inició del súper héroe homónimo, el alter ego de Tony Stark, un playboy cínico, niño genio y enfant terrible, a quien sólo su secretaria Mrs Potts (Gwyneth Paltrow) y el amigo de su difunto padre, Obadiah (Jeff Bridges) parecen aguantar La empresa de Stark se dedica a fabricar armas para el ejército de Estados Unidos, las cuales se utilizan para la guerra en Medio Oriente Pero las cosas cambian cuando un grupo guerrillero lo secuestra y lo obliga a armar una de sus propias armas para atacar a los marines estadunidenses Luego de un escape milagroso, Stark está decidido a cambiar el giro de su compañía, pero desgraciadamente, se encontrará con fuerzas oscuras que intentarán evitar que se convierta en un chico "bueno" Para aderezar las escenas de acción en las cuales Iron Man combate por los aires, tenemos la excelente química entre Stark y Mrs Potts, quienes despiden una tensión sexual y romántica interesante Pero también existe algo en el personaje de Iron Man/Tony Stark que resulta sumamente atractivo: ambos fungen como un rol model casi perfecto, ambos parecen gritar, en casi todos los facetas del ser humano, "yo puedo" Stark tiene dinero, carisma, galanura y chicas; además es inteligente y posee un gran sentido de justicia; por su parte, Iron Man es la fuerza masculina ordenadora, que pone a los malos en su lugar En tiempos donde la energía masculina se feminiza y en donde los valores parecen diluirse, llega un hombre que sabe exactamente qué quiere y tiene los medios para conseguirlo: en lugar de comer una ensalada e irse a un bar sólo para dedicarse a ser cool, se come una grasosa hamburguesa, crea un traje de acero de alta tecnología y se lanza a la batalla Que viva Iron Man, o bien, que viva este Iron Man, al menos hasta el próximo blockbuster

Comentarios