Los dudosos cimientos del Centro JVC

domingo, 25 de mayo de 2008
Para facilitarle al empresario Jorge Vergara Madrigal la edificación de su Centro de Cultura, Convenciones y Negocios JVC (las iniciales de su padre, Jorge Vergara Cabrera), las autoridades de Zapopan, Jalisco, han incurrido en irregularidades como el cambio de normas y la omisión de trámites, y además lo exentaron de varias obligaciones fiscales, denuncia Proceso en su número 1647 La construcción inició hace un año en el predio conocido como El Bajío, de 241 hectáreas, en el municipio de Zapopan El complejo comercial constará de nueve edificios, incluido el estadio Chivas, y hace cinco años, a los costos de entonces, se calculó que requeriría una inversión de alrededor de 640 millones de dólares Copias de documentos oficiales que Proceso obtuvo mediante requerimientos al Instituto de Transparencia e Información Pública del estado (Itei) demuestran que Vergara, recientemente desposado en la India con Angélica Fuentes Zaragoza, La Reina del Gas, ha gozado del apoyo discrecional de las administraciones municipales priistas y panistas Por ejemplo, el actual presidente municipal de Zapopan, Juan Sánchez Aldana, sólo le cobró al dueño del equipo de futbol Guadalajara una fianza simbólica por la construcción, pese a que el reglamento de la Dirección de Obras Públicas establece que los "urbanizadores" deben depositar "el 20% del valor de las obras mediante fianza expedida por compañía autorizada" En los documentos revisados por este semanario consta que Vergara, dueño de la marca de complementos alimenticios Omnilife México, le entregó al ayuntamiento una fianza de 35 millones 373 mil 485 de pesos, cuando tan sólo por la construcción del estadio Chivas ?que costará 106 millones de dólares, es decir mil 113 millones de pesos al cambio de 1050 pesos por dólar? el depósito debió de ser de 226 millones de pesos, dice el reportaje que aparece en la edición 1647 de Proceso

Comentarios