Seguridad y procuración de justicia en México, en crisis

martes, 5 de agosto de 2008
MÉXICO, D F, 4 de agosto (apro)- Sin poder contener la violencia en el país y con la indignación ciudadana encima por el secuestro y asesinato del joven Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, la Procuraduría General de la República (PGR) sigue con la purga de funcionarios y ahora le tocó el turno al subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, José Luis Santiago Vasconcelos Después de dos décadas en la PGR, en diferentes posiciones, Vasconcelos decidió hacerse a un lado y presentó su renuncia al procurador general de la República, Eduardo Medina Mora Blanco de por lo menos dos atentados frustrados en su contra, Vasconcelos era uno de los funcionarios con mayor antigüedad en la PGR Su carrera en la dependencia comenzó en los tiempos de Enrique Álvarez del Castillo, el primer procurador del sexenio de Carlos Salinas, donde desfiló por diferentes áreas Fue agente del Ministerio Público Federal, asesor de los fiscales, coordinador general de Investigaciones Criminales y subprocurador general de la República A lo largo de este tiempo, Vasconcelos conoció y combatió a capos de talla de Amado Carrillo Fuentes, Juan García Abrego y Osiel Cárdenas Guillén Entre sus éxitos más sonados, se encuentra la detención de Benjamín Arellano Félix y el desmembramiento del cártel de Tijuana En los últimos meses, Vasconcelos terminó enfrascado en una fuerte crisis dentro de la PGR, la cual estalló el miércoles de la semana pasada cuando, luego de en una reunión del gabinete de seguridad, con el presidente Felipe Calderón, Noé Ramírez Mandujano ?uno de sus discípulos-- fue cuestionado por la falta de resultados Al día siguiente presentó su renuncia como titular de la Subprocuraduría de investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) Todo comenzó ?según distintas fuentes? cuando el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, cuestionó la crisis de seguridad por la oleada de secuestros en el país Esto derivó en una fuerte discusión entre el procurador Eduardo Medina Mora y el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna Tras el encontronazo, Ramírez Mandujano, quien fue criticado por sus fallas, decidió abandonar el cargo y presentó su renuncia Una semana más tarde, el domingo 3, le tocó el turno a Santiago Vasconcelos, quien dijo que se dedicaría a concretar varios proyectos personales, aunque otras versiones indican que podría ser nombrado asesor del presidente Felipe Calderón en materia de crimen organizado Vasconcelos deja la PGR en un momento crítico, cuando la guerra contra el narcotráfico suma ya cerca de 3 mil 500 muertos, de los cuales unos 550 corresponden a elementos de las fuerzas federales Su salida ocurre cuando las circunstancias no le son del todo favorables al gobierno federal, pues la guerra se intensifica en todo el país y la violencia sigue imparable Vasconcelos estuvo al frente de la SIEDO durante el sexenio pasado Capos como Osiel Cárdenas Guillén, Ismael Higuera, El Mabel, entre otros, fueron capturados durante su gestión En este sexenio, como responsable de los asuntos jurídicos de la PGR, logró la extradición de poco más de 170 delincuentes a Estados Unidos y otros países, entre ellos, varios narcotraficantes peligrosos Sin embargo, el procurador Medina Mora justifica los cambios y asegura que todo esto se debe a que la PGR debe ser saneada y se comprometió a llevar a cabo una limpia interna ante el rebase evidente que enfrenta la PGR frente al narcotráfico Según fuentes consultadas por el reportero, Ramírez Mandujano ni Vasconcelos serán los únicos que dejarán la institución: Juan de Dios Castro Lozano podría ser otro subprocurador que abandone la PGR bajo el mismo argumento, la falta de resultados En el sexenio pasado, Vasconcelos estuvo a punto de salir de la PGR, luego de que fue removido de la SIEDO, pero fue sostenido por Medina Mora Incluso, en al menos dos veces la policía capitalina logró frustrar dos atentados en contra del ahora exfuncionario de la PGR Caso Martí Otro detonador de la crisis en los sistemas de seguridad y de procuración de justicia en México fue el despunto de los secuestros en el país y la presunta participación de elementos de las distintas corporaciones policiaca en dicha actividad Por lo menos esto quedó en evidencia con el asesinato de Fernando Martí, de 14 años, en cuyo secuestro participó presumiblemente el comandante de la policía judicial del Distrito Federal, José Luis Romero Jaimes El comandante de la PGJDF adscrito al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue detenido el pasado viernes por su presunta participación en el plagio, junto con Marco Antonio Romero Jiménez De este último, inicialmente se había dicho que pertenecía a la Policía Federal, pero el procurador capitalino, Miguel Mancera, desmintió esa versión De acuerdo con datos iniciales de la investigación que lleva a cabo la PGJDF, el plagio del adolescente se perpetró el 4 de junio de este año El secuestro se le atribuye a la banda conocida como "La Flor", que presuntamente opera con el apoyo de algunos policías y a la que se le atribuyen por lo menos tres plagios más Transcurridos varios días de la desaparición del menor, su padre, el empresario Alejandro Martí, contrató los servicios un experto para negociar el rescate de su hijo, por cuya liberación los plagiarios exigieron tres millones de dólares Según otros datos de la investigación, por lo menos una semana y media llevó acordar el pago y el lugar donde se efectuaría el mismo, pues el padre del joven secuestrado argumentaba que no tenía la cantidad que le exigían, aunque pedía el resguardo de la integridad física de su hijo Finalmente, después de varios forcejeos, los familiares del menor ofrecieron cinco millones de pesos, suma que, según la PGJDF, se pagó El dinero, según indicaron fuentes cercanas al caso, fue entregado a los plagiarios tres semanas después del secuestro, en una casa de de la colonia Del Carmen, delegación Coyoacán Tras realizarse el pago, los secuestradores ofrecieron entregar a la víctimas sano y salvo en las horas posteriores Sin embargo, el menor nunca llegó; y el viernes pasado su cadáver fue hallado en el interior de un automóvil estacionado en la delegación Coyoacán Según la PGJDF, el joven tenía casi un mes de muerto Este caso provocó un fuerte escándalo, al que se sumaron protestas de la Cámara de Diputados y del jefe de Gobierno Del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, quien se comprometió a capturar a los responsables del secuestro y muerte de Fernando Martí "Quisiera enviarle a la familia, que es muy querida en la Ciudad y por su servidor, que estamos con ellos y que el Jefe de Gobierno y su amigo Marcelo están con ellos", dijo después de la presentación del programa de seguridad para la Ciudad de México Añadió Ebrard: "Es nuestra tarea, ustedes son los responsables de que no haya impunidad y tiene que ser pronto", dijo a sus colaboradores, el secretario de Seguridad Pública, Manuel Mondragón y Kalb, y al procurador Miguel Mancera En entrevista posterior, Ebrard señaló que todos los días se revisan los avances del caso y garantizó que se verán resultados, sin importar quién esté involucrado De acuerdo con la indagatoria, Romero Jaimes solicitó información a la Agencia de Seguridad Estatal del Estado de México sobre los escoltas del adolescente Lo hizo a través de un oficio firmado por él, aunque al respecto existen otras versiones: que fue un elemento de apellido Santoyo quien se encargó de la gestión, cuyos fines no se explicaron Lo hizo así: primero tramitó el papeleo en la PGJDF y pasó a la Agencia de Seguridad Estatal referida Según las hipótesis de la indagatoria, este fue el primer paso para localizar a la víctima Otras tareas estuvieron a cargo del agente federal, quien al parecer hizo varias llamadas telefónicas desde un celular al empresario Alejandro Martí, padre del secuestrado, cuando se estaban realizando las negociaciones del rescate Estos datos, obtenidos por la PGJDF, derivaron en sospecha, por lo que los el agente judicial capitalino y su socio están siendo investigados por el secuestro de Martí y por sus presuntas ligas con la banda de secuestradores conocida como "La Flor" que opera dentro y fuera del Valle de México

Comentarios