Calderón, triunfo y fracaso en Copenhaghe

jueves, 17 de diciembre de 2009

MÉXICO, D,F., 17 de diciembre (apro).- A un día de que concluyan los trabajos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en Copenhague, Dinamarca, el presidente Felipe Calderón se comprometió a trabajar para que, en la próxima reunión de 2010, que se realizará en México, Estados Unidos y China suscriban los acuerdos para reducir la emisión de gases contaminantes.
Luego de recibir el premio GLOBE al liderazgo internacional de Medio Ambiente, tras proponer la creación de un Fondo Verde, Calderón se ofreció como mediador entre ambas potencias, que son las que más gases contaminantes producen, pero la medida no fue aprobada.
El ministro de Desarrollo Económico de las Islas Maldivas, Mohamed Rashid, y la ministra de Medio Ambiente de Sudáfrica, Buyelwa Sonjica, urgieron a concretar acuerdos en la reunión de Copenhague.
"Aún queda tiempo para mañana y no podemos esperar a que lleguemos a México", planteó Rashid durante el debate, en el que también participaron los primeros ministros de Suecia y Australia, Frederic Reinfeldt y Kevin Rudd.
No obstante, Calderón intentó que se dieran por cerrados los esfuerzos para alcanzar un acuerdo vinculante en Copenhague, a fin de que los logros se consiguieran en el encuentro en México.
"Tenemos mucho trabajo que hacer, pero necesitamos hacer cualquier cosa posible para lograr un acuerdo; lo que queremos hacer es iniciar un nuevo proceso de negociación, posterior a Copenhague, para lograr un tratado vinculante en México”, y para ello vamos a hablar con los gobiernos de China y Estados Unidos, dijo el mandatario mexicano.
En tanto, la Unión Europea (UE) pidió una reunión extraordinaria este jueves por la noche "con los principales actores" de la conferencia –que inició el pasado lunes 7 y concluirá el viernes 18–  para intentar alcanzar un acuerdo.
En un comunicado conjunto publicado en Bruselas, la presidencia sueca de la UE y la Comisión Europea pidieron "convocar a una reunión esta noche con los principales actores para intentar construir un consenso sobre un acuerdo mundial que permita un resultado ambicioso en esta conferencia".
Y es que desde hace diez días las negociaciones tropiezan sobre la repartición de los esfuerzos destinados a asegurar el objetivo planteado: limitar el alza de la temperatura media del planeta a 2 grados. Estados Unidos y China difieren sobre este punto.

Comentarios