El diagnóstico de la cultura

lunes, 27 de julio de 2009
MÉXICO, D F, 22 de julio (apro)- Por diversos motivos, el diagnóstico de la cultura realizado por la Coordinación de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y presentado hace unos días en el marco de los foros culturales organizados por la Comisión de Cultura de la saliente LX Legislatura en la Cámara de Diputados, fue motivo de diversas criticas
         El más inmediato señalamiento se hizo justo cuando la UNAM presentó el documento de 576 páginas (14 apartados, 9 capítulos más de 250 mapas y más de 70 gráficas) y se supo que sus referentes informativos fueron el Sistema de Información Cultural (SIC) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), pues se esperaban los resultados de estudios hechos por la propia universidad y no el registro y repetición de lo que ofrecen las instituciones oficiales
         Durante su intervención en los foros de debate, en donde se discutió también el futuro del Conaculta, el historiador Cuauhtémoc Velasco, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INHA), hizo otras críticas al documento elaborado por la UNAM Pues en éste se reconoce:
         "Es substancial integrar una definición de cultura que dé coherencia, sentido, certidumbre a las diferentes identidades de los grupos que enfrentan diversas experiencias sociales y que en su conjunto conforman la nación"
         Tras citar la definición ofrecida por el antropólogo Guillermo Bonfil Batalla, en el sentido de que cultura "es el conjunto de aquellos hábitos y costumbres que son propios de una colectividad, mismos que se reproducen en tanto que constituyen un modo de enfrentarse con el hábitat, un sistema de relaciones entre los individuos del grupo y un sistema de signos, de símbolos y comportamientos propios", Velasco manifestó su sorpresa por el hecho de que "se pueda comenzar un diagnóstico de la cultura sin tener al menos un concepto de referencia"
         Además, censuró que el diagnóstico no tenga "la mínima referencia a las escuelas y a la instrucción pública" E hizo ver otra exclusión, la de los propios investigadores y trabajadores de la cultura que hace años, en otros foros de debate realizados también en la Cámara de Diputados, convocaron a realizar un diagnóstico:
         "Es claro que lo que escuchamos ayer no corresponde ni por su diseño, ni por su contenido a lo que propusimos y resulta francamente desconcertante que sus organizadores no se hayan molestado en preguntar a quienes lo promovimos cuáles son los objetivos y expectativas que nos formulamos originalmente"
         ¿Qué es lo que contiene el documento elaborado por la UNAM? Se explica en la introducción que es una aproximación al estado de la cultura nacional a partir de su dimensión institucional Revisa y analiza la actividad cultural en términos de oferta cultural "donde se expone la acción estatal en materia de cultura"; consumo cultural, que "presenta información de las encuestas sobre lectura, prácticas y consumos culturales y gastos de los hogares"; y  producción cultural, donde se "presenta la información sobre los creadores del país, y un apartado dedicado a las iniciativas de la juventud mexicana"
         Y muchas cifras incluye el documento: número de espacios culturales en el país, entendidos como museos, teatros, centros culturales, galerías, auditorios, bibliotecas, librerías, centros de desarrollo indígena, casas de artesanía, universidades y centros de educación artística
         Viene igualmente el registro del patrimonio por rubros como el número de zonas arqueológicas abiertas al público, monumentos históricos, fototecas, fonotecas, catedrales, patrimonio ferrocarrilero Se registra el número de festivales culturales, el número de instituciones (consejos, secretarías o institutos) culturales por entidad; el número de artistas o grupos artísticos ; lo que llaman fuentes externas de financiamientos, entendidas como instancias ajenas al Conaculta que apoyan actividades culturales, sin precisar qué tipo de instituciones u organismos son, o quienes específicamente, y además llama la atención que sólo en el Distrito Federal se cuenten 23 y en el resto de las entidades del país cero
         Apoyos otorgados, becas, producción editorial, ferias de libros, gastronomía, culturas, lenguas y grupos indígenas, culturas populares, festividades, programas de educación artística, centros de investigación, son otros de los rubros que se plasman con cifras
         Al final, en las conclusiones, se destaca que se conjunta información que estaba fragmentada en diferentes organismos de gobierno y se admite la necesidad de crear un instrumento conjunto "para delimitar y enmarcar un mercado cultural, compuesto por creadores, consumidores culturales y ciudadanos en general", aspecto que también ha sido cuestionado por quienes rechazan que se mire a la cultura meramente como producto
         Lo que se planteó en varias de las críticas es que se requiere tener un diagnóstico certero que permita conocer el estado que guarda la cultura en el país, para tomar las decisiones y elaborar y programas las políticas públicas necesarias en materia cultural

Comentarios