Impunidad y abusos militares en la lucha antinarco de Calderón: HRW

miércoles, 20 de enero de 2010

WASHINGTON, 20 de enero (apro).- El organismo Human Rights Watch dio a conocer hoy su reporte anual 2010, en el que afirma que la lucha militarizada emprendida por el presidente Felipe Calderón contra el narcotráfico sólo ha traído consigo “graves violaciones a los derechos humanos” y una manifiesta impunidad militar al evitar que la justicia civil investigue y enjuicie los abusos militares a las garantías individuales.
En las seis páginas que dedica al capítulo de México,  el organismo con sede en esta ciudad, añade:
“Las Fuerzas Armadas de México han cometido graves violaciones de derechos humanos, como asesinatos, tortura, violaciones y detenciones arbitrarias”.
           Prosigue:
“México, de manera rutinaria, permite que los militares, por medio de su propio sistema judicial, se investiguen a si mismos en los casos de violaciones a los derechos humanos, lo que resulta en la impunidad para los abusos cometidos por los militares mexicanos”.
El reporte sostiene que las graves violaciones cometidas por el Ejército mexicano se han incrementado por su participación en el combate al crimen organizado y al narcotráfico, y por asumir responsabilidades que competen a las fuerzas policiales civiles.
          José Miguel Vivanco, director del programa de las Américas de HRW, afirmó que, debido a la magnitud y constancia de las denuncias que se hacen de violaciones a los derechos humanos cometidas por el Ejercito mexicano, a nombre del combate frontal al narcotráfico, gobiernos como el de Estados Unidos deberían ser los primeros en exigir el fin de la impunidad marcial en México, y denunciar públicamente esta realidad tan negativa que se niega a aceptar la presidencia de Calderón.
          “Debería generar preocupaciones muy serias en Washington y, en particular, en el gobierno del presidente Barack Obama, porque están trabajando codo a codo con unas instituciones militares que son irresponsables en materia de derechos humanos, que no responden con claridad a ninguna institución”, dijo Vivanco.
          Bajo la llamada Iniciativa Mérida, el gobierno de Estados Unidos respalda a la lucha militarizada de Calderón contra el narcotráfico, con un financiamiento de unos 1,500 millones de dólares en un plazo de tres años.
          “El sistema de la justicia criminal de México está plagado por problemas de derechos humanos, como la tortura y el fracaso rutinario de las agencias para, de manera adecuada, concluir las investigaciones de los crímenes”, añade el informe.
           Respecto de la creciente ola de asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas en México, el reporte de HRW señala que esta grave situación aumenta en el caso de los reporteros que investigan la realidad del crimen organizado en el país, “y la corrupción generada por la corrupción gubernamental”, lo que a su vez genera un clima de autocensura en muchas partes del país.

Comentarios