Transportistas amenazan con paro nacional

lunes, 4 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de enero (apro). La Confederación Nacional de Comerciantes y Transportistas de la República Mexicana convocó hoy al gobierno del presidente Felipe Calderón a reconsiderar el aumento al precio del diesel o, de lo contrario, advirtieron, realizarán un paro nacional.

Edmundo Delgado Ramírez, presidente de esa organización, dijo que el paro podría colapsar al país, por lo que conminó a las autoridades federales a volver al precio de 6.30 pesos el litro de diesel.

El dirigente de la Confederación participó en la conferencia de prensa del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), donde añadió que si bien su gremio está en contra del paro el gobierno no les deja otra alternativa.

"Creen que estamos ganando en dólares, nos hacen comparaciones con otros países que están en abundancia y aquí estamos en decadencia. Las llantas ya se las están comiendo los compañeros, los motores se los están acabando y no hay respuesta de parte del gobierno", dijo.

El diesel, que es utilizado por un 80 por ciento de transportistas de pasajeros y de carga de alimentos, así como del sector agrícola y pesquero, subió a 8.16 pesos el litro.

Durante la conferencia, el líder del SME, Martín Esparza Flores, acusó a la Policía Federal de reprimir a los electricistas que se manifestaron ayer frente a la subestación de la empresa en Teotihuacan, estado de México, lo que dejó un saldo de siete personas heridas, entre ellas un camarógrafo de Televisión Azteca.

          En el plantón que realizan en Insurgentes y Reforma, frente al edificio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Esparza demandó la comparecencia en la Cámara de Diputados de la secretaría de Energía, Georgina Kessel; el director de la CFE, Alfredo Elías Ayub, y el director de la extinta Luz y Fuerza del Centro, Jorge Gutiérrez Vera, para que, dijo, rindan cuentas sobre el daño patrimonial causado por el saqueo de la extinta LFC y el presunto desperfecto de aparatos electrodomésticos en casas-habitación, debido a “tantos apagones”.

         Al afirmar que su movimiento no ha terminado, Esparza dijo que el gobierno federal negó a los trabajadores desempleados el pago del aguinaldo, lo que condicionó a su liquidación. Acusó al secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, del desprestigio de los electricistas quienes, señaló, no han podido encontrar trabajo en otra empresa, situación que enfrentarán en los próximos tres años, debido a que son miembros del SME.

         Por ello, Esparza exigió la recontratación de 20 mil electricistas para “recomponer” los desperfectos en LFC, ya que, dijo, son los únicos capaces de manejar a la empresa.

          Advirtió al gobierno federal que no acabará con el movimiento de los electricistas, debido a que aún tienen el contrato colectivo de trabajo, y señaló que continúa en revisión el amparo que presentaron ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Además, Esparza informó que esta semana terminarán de elaborar su propuesta para reiniciar el diálogo con la Secretaría de Gobernación, con el fin de que los electricistas sean reinstalados en los centros de trabajo de la CFE.

Afirmó que los usuarios tienen derecho al subsidio que recibían en su consumo de energía eléctrica cuando existía LFC, la que, dijo, no se está aplicando en los nuevos recibos de la CFE.

En el acto, el diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, informó que el próximo miércoles acudirá al Palacio Nacional a entregarle un regalo “de Día de los Reyes” al “presidente usurpador”, Felipe Calderón que, dijo, consistirá en quemar los recibos de la CFE enviados al finalizar 2009.

         Ayer, un centenar de trabajadores de la CFE y exempleados de LFC se enfrentaron a golpes en la subestación de San Juan Teotihuacán. Ante ello, intervinieron las policía federal y estatal, lo que dejó un saldo de siete personas heridas.

         Esta es la tercera ocasión en que se registran hechos de violencia entre electricistas y las autoridades de Hidalgo, tierra natal de Martín Esparza. El pasado 31 de diciembre, siete electricistas fueron detenidos por robar y destruir recibos de la CFE. Después, supuestos integrantes del SME sabotearon la subestación ubicada en el municipio de Juandhó, donde vive el líder sindical.