Presume Ebrard ante empresarios regios combate al crimen

miércoles, 20 de octubre de 2010

MONTERREY, NL, 20 de octubre (apro).- En una visita relámpago a esta entidad, el jefe de gobierno de la Ciudad de México y aspirante a la Presidencia de la República, Marcelo Ebrard, propuso --ante empresarios aglutinados en la organización patronal “Sueño Regio”-- ampliar la política de cohesión social como una manera de combatir al crimen organizado.
Ebrard Casaubón viajó esta mañana a Monterrey a invitación de “Sueño Regio”, que encabeza Malaquías Aguirre, quien también convocó a los empresarios de esa entidad interesados en saber cómo el mandatario perredista logró evitar el incremento desmedido de la delincuencia y la violencia en el Distrito Federal.
En su intervención, Ebrard se manifestó por “crear un nuevo sueño mexicano” para reinstalar al país en la prosperidad económica y la cohesión social.
Sin embargo, también presumió que los programas y políticas en materia social que su administración ha impulsado, no sólo han evitado una expansión de ilícitos por parte de la delincuencia común y el crimen organizado, sino que ha logrado disminuirlos.
Enseguida avaló la creación de la policía única en cada estado como una medida para mejorar el combate al crimen.
Esta medida, que es la que busca concretar el gobierno de Nuevo León, ha funcionado en la capital del país para reducir los índices de delitos, entre otros el de homicidios, acotó Ebrard.
“Yo lo que dije ahora aquí es lo mismo que planteamos a la Conago (Conferencia Nacional de Gobernadores) en su oportunidad, y me parece que todos los gobiernos estatales deben tener una policía como la tenemos en el Distrito Federal, porque es una responsabilidad esencial del estado, del gobernador y para eso debe tener la fuerza”, dijo el funcionario perredista.
Ante unos 200 empresarios, Ebrard Casaubón planteó que para que pueda existir el mando único se tienen que combinar tres factores: la cohesión social, unificar el mando y atacar las fuentes de dinero de los delincuentes.
Al exponer su experiencia en temas de seguridad como jefe de gobierno, Ebrard consideró inviable que actualmente pueda ser conformada una policía nacional única, como la que funciona en otros países de Latinoamérica, como Colombia.
“No creo que haya un funcionario federal que conozca la Ciudad de México como yo, y no tendría ningún sentido que me manden un comisionado que ni conozca la ciudad”, expuso durante su conferencia en el casino Monterrey, en el centro de la ciudad.
Y para ilustrar la eficiencia de la policía única, citó el caso de la capital que gobierna, donde tiene una fuerza de 30 mil hombres bajo su mando, los que tienen una capacidad de reacción mayor a la que tendrían si tuvieran mandos dispersos.
“La conformación de una sola fuerza nacional va a ser muy compleja, muy larga, muy difícil; en cambio, si cada estado tiene su fuerza, va a ser mucho más rápido y es mucho más cercano a la población”, señaló.
Contrario a lo que ocurre en todo México, agregó, en la capital del país se han abatido los índices criminales gracias a medidas como ésta, que se han empleado desde hace diez años con gobiernos perredistas.
El esquema de seguridad que impulsa en su gobierno, detalló, incluye un sistema de videovigilancia conocido como Bicentenario, el más grande del mundo en su tipo, que permite monitorear 75 mil manzanas y segmentos estratégicos del sistema Metro.
Insistió que el eje de su política para mantener la estabilidad es el de la “cohesión social”, que debería ser buscada en todo el país para obtener dijo, resultados semejantes a los del Distrito Federal.
“Esta política de cohesión social se basa en programas para apoyar a los grupos más vulnerables, entre ellos el de los jóvenes, con becas para educación, ampliación de obra pública, apoyo a la producción, incentivos a la inversión privada y generación de empleos, entre otras”, señaló.
El jefe de gobierno capitalino se abstuvo de ofrecer una postura sobre el tema de la legalización de las drogas. Solamente comentó que hay que estar atentos a la votación que hará en noviembre el estado de California, sobre la aceptación legal de la mariguana con fines medicinales, y abrir un debate sobre la polémica.
Al abordar el tema de política, descartó que tanto él como Andrés Manuel López Obrador, hayan acordado comparecer ante la clase empresarial para exponer sus planes de gobierno y sus ideas políticas.
Descartó además que pueda beneficiarle que la población no lo vea aún, como señalaron a López Obrador en la pasada campaña presidencial, como “un peligro para México”.
Bromeó: “Bueno, de eso me voy a graduar, si todo sale bien, en el 2012. Todavía no me toca”.
Insistió en que lo mejor para la izquierda de México es que su candidato sea el que llegue mejor posicionado a la elección presidencial.
“Tenemos que aprender a competir, porque esto no quiere decir aniquilar, ni que vas a convertir a tu adversario en enemigo. (…) Yo tengo cierta idea de las cosas, y él  (López Obrador) tiene ideas distintas. Somos amigos, somos compañeros, no quiere decir que nos estemos peleando, aunque tampoco tenemos qué pensar exactamente igual. ¿Nadie puede pensar una cosa que no sea la que yo diga? Eso no le sirve a nadie”, sentenció.
Ebrard llegó por la mañana a Monterrey y, al mediodía, ya había emprendido el vuelo de regreso a la Ciudad de México.

Comentarios