Aumenta el éxodo en Tamaulipas por la inseguridad

miércoles, 10 de noviembre de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 10 de noviembre (apro).- Los municipios de Mier y Guerrero están convertidos en "pueblos fantamas" debido al éxodo de familias desplazadas por la violencia, afirmó el diputado del Partido Nueva Alianza, Juan Carlos Olivares Guerrero.

Representante del IV Distrito, que comprende los municipios de la zona ribereña, Olivares Guerrero dijo que las actividades escolares en esa región  están prácticamente suspendidas, debido al ausentismo de los menores.

El subsecretario de Educación Básica y Normal del estado, Luis Humberto Hinojosa Ochoa, informó que no hubo clases hoy en los municipios de Miguel Alemán, Ciudad Mier, Nueva Ciudad Guerrero, Camargo y Díaz Ordaz, que conforman la franja conocida como la Ribereña o frontera chica, ubicada entre Nuevo Laredo y Reynosa.

Olivares Guerrero dijo que al menos unas 100 familias procedentes de los municipios de Mier y Guerrero han llegado en los últimos días en busca de refugio en el municipio de Miguel Alemán.

El alcalde de Miguel Alemán, Servando López Moreno, pidió la solidaridad de los municipios vecinos, incluso del lado texano, para atender a unas 400 personas que se encuentran en un albergue en un local del Club de Leones o en casas particulares.

Cabe señalar que Mier es el único municipio de Tamaulipas catalogado como “Pueblo Mágico” por la Secretaría de Turismo, reconocido desde 2007.

Según testimonios de esas personas, desde la semana pasada, Los Zetas arrebataron el poder de Mier al Càrtel del Golfo y amenazaron con matar a quien se quedara en ese lugar.

El poder de Los Zetas sobre esa región se fortaleció, según fuentes extraoficiales, luego de que el Cártel del Golfo perdió a Esequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, uno de sus principales cabecillas, en un enfrentamiento con elementos de la Marina, el pasado 5 de noviembre en Matamoros.

 En febrero pasado, otras familias de estos municipios, ubicados en la franja fronteriza, habían huido a las poblaciones vecinas en Texas.

 Los que se habían quedado, aseguran los desplazados que se refugian en Miguel Alemán, es porque no contaban con recursos o con papeles para irse a Estados Unidos.

Pero ante el ultimátum que les impusieron Los Zetas, prefirieron abandonar casas y pertenencias. Se desconoce cuántas personas se quedaron en esas poblaciones, pero serían unas cuantas familias.

De acuerdo con fuentes de inteligencia, la tensión que se vive en esa región, una de las más golpeadas por la inseguridad desde el rompimiento entre ambos grupos delictivos, se agudiza por ser los municipios rurales límite entre los territorios que dominan cada uno de los grupos.

 Ambos municipios han sido escenarios de cruentos combates, no sólo entre los dos bandos delictivos, sino también con elementos del Ejèrcito y la Marina.

 En septiembre pasado, el Ejército informó que localizó dos campamentos de entrenamiento de sicarios en Mier, y que en enfrentamientos murieron unos 50 integrantes de ese grupo. 

La madrugada del pasado 15 de octubre, un comando armado, que se transportaba en vehículos clonados del Ejército, atacó a esa población y dejó a sus habitantes sin los servicios de energía eléctica y agua.

Mensajes enviados por habitantes de esa población, vía internet, narraron lo ocurrido esa noche:

“El grupo delictivo conocido como Los Zetas  entró en Ciudad Mier con camionetas clonadas del Ejército mexicano. llegando hasta la plaza donde depués empezaron a disparar hacia presidencia, casas vecinas y comandancias , incendiando este último, como tambien las patrullas municipales, todo esto para calentar la plaza al grupo conocido como el CDG o cartel del Golfo.

“Después entraron más camionetas, pero esta vez particulares del grupo de Los Zetas. Se dice que iban caminando por las calles de Mier gritando cosas como " Arriba los zetas" y "llegamos para quedarnos" y también disparando a casas, automóviles, negocios, escuelas, esto sin respetar a nadie”.

 En tanto, el gobernador Eugenio Hernández Flores reconoció la situación atípica que se vive en los municipios de Mier y Guerrero, y dijo que las corporaciones policiacas locales no tienen capacidad para enfrentar la problemática en la región.

Hernández Flores solicitó a la federación mantener la presencia de elementos de la Marina, el Ejército y la policía federal en esos municipios para detener los ataques de las bandas delictivas en contra de la población civil.

La diputada Leonor Sarre Navarro, coordinadora de la fracción del PAN en el Congreso del estado, aseguró que Tamaulipas sufre un “vacío de autoridad”, debido a que las autoridades federales, estatales y municipales, han abandonado sus responsabilidades.

“En estos momentos en que hay cambio de gobierno, no hay gobierno, ni siquiera federal en Tamaulipas”, afirmó.

 “Los alcaldes no están en su lugar… Muchos diputados viajan con miedo y piden protección. Lo que estamos viendo, de que la gente esté abandonando sus poblaciones por la inseguridad, es algo que no habíamos visto nunca”, añadió. 

 Incluso, reconoció que en municipios panistas como Méndez y Abasolo, los alcaldes han abandonado sus cargos, cuando el cambio de los gobiernos estatal y municipales está programado para el próximo 1 de enero.