Ofrece EU mejorar condiciones de indocumentados

jueves, 11 de noviembre de 2010

PUERTO VALLARTA, Jal., 11 de noviembre (apro).- A pesar de que el presidente Barack Obama no ha podido sacar adelante una reforma migratoria integral, el gobierno estadunidense seguirá trabajando para mejorar las condiciones de los indocumentados, ofreció Eric Schwartz, subsecretario adjunto para Población, Refugiados y Migración.

En conferencia de prensa, en el marco del IV Foro Mundial sobre Población y Desarrollo, que se lleva a cabo en este destino turístico, el funcionario aseguró también que su gobierno mantendrá el apoyo a su contraparte mexicana en el combate a la criminalidad, sobre todo ahora que, dijo, la ola de violencia ha llevado a la migración forzada de residentes en la frontera norte.

Aunque haya o no reforma migratoria, aclaró, “existen oportunidades para que continuemos avanzando en mejoras administrativas en nuestros sistemas que se relacionan con la migración. Medidas como las que tomó el Departamento de Seguridad Nacional en los últimos 15 meses, relacionadas con la reforma del sistema de detención civil”.

Este sistema, añadió, es una acción para erradicar las posibles violaciones a los derechos humanos de los migrantes en las fronteras, indicó.

No obstante, aceptó que esas acciones van encaminadas principalmente a respetar las garantías individuales de los migrantes que regresan a sus países de origen.

“Pensamos que las relaciones entre la migración y el desarrollo son importantes para la elaboración de políticas públicas que beneficien a las personas que retornan a su país de origen, quienes deben contar con oportunidades de desarrollo”, aseveró Schwartz.

Y aunque en los hechos el gobierno estadunidense ha recrudecido los controles migratorios, entre ellos la ampliación del muro fronterizo, el funcionario rechazó que esto sea una actitud hipócrita de la administración de Obama frente al fenómeno migratorio.

“En el área de migración hay necesidades que están en conflicto, bueno, no en conflicto pero que deben ser conciliadas unas con otras, y muy a menudo no es fácil proteger al país y al sistema migratorio. Por eso estamos hablando de promover una reforma migratoria integral”, mencionó.

Dicha reforma, añadió, debe garantizar que el sistema migratorio tenga un corte civil, ya que está tratando con indocumentados y no se les puede detener por ese hecho. Sin embargo, en los hechos sucede lo contrario, admitió.

No obstante, justificó: “Una de las reformas que ha sido adoptada es para que se libere a aquellos que de manera fiable soliciten asilo, y ese es un esfuerzo que se ha hecho en los últimos 15 meses. Si un indocumentado comete un delito penal, entonces eso es un caso distinto”.

Por esas razones, sostuvo, el gobierno del presidente Barak Obama se opondrá siempre a la ley antiinmigrante de Arizona.

“Dejando a un lado las cuestiones políticas, partidarias, creo que la reforma migratoria, aunque presente la oportunidad de mejorar las condiciones básicas de millones de personas, no será un acto altruista; más bien será una acción muy orientada a satisfacer los interés de Estados Unidos y México y de otros gobiernos”, concluyó.

Comentarios