El Sida ya no significa muerte: Córdova

viernes, 26 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de noviembre (apro).- El titular de la Secretaría de Salud (Ssa), José Ángel Córdova Villalobos, afirmó que el sida ha dejado de ser sinónimo de muerte, por lo que exhortó a pacientes a tratar su enfermedad de una manera adecuada, ya que ello, dijo, les permitirá vivir entre 20 y 30 años más.

En conferencia de prensa, en vísperas del Día Internacional de Lucha contra el VIH-Sida, el próximo 1 de diciembre, el funcionario federal destacó que el gobierno mexicano reforzará la atención de calidad, libre de discriminación y homofobia, así como la detección oportuna del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la promoción de la educación en sexualidad con la participación de los padres de familia, y la alerta sobre infecciones de transmisión sexual.

De acuerdo con el secretario de Salud, la población con acceso a medicamentos antirretrovirales se ha incrementado en los últimos años, y la detección de VIH en embarazadas pasó de 10% en 2005 a más de 50% en 2008.

El titular de la Ssa, quien estuvo acompañado, entre otros, por Phillipe Lamy, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México, habló de la incidencia de casos nuevos por VIH, y en 2010, apuntó, se estimaron 10 mil en este rubro.

La mayor incidencia por VIH, después de los hombres homosexuales, precisó, se da entre mujeres heterosexuales, y la edad más común de quienes resultan infectados es de entre 25 y 34 años de edad, y después de los 60 es inaparente.

Detalló que a junio de este año se tienen registrados 141 mil 356 casos acumulados, de los cuales 57% corresponde a hombres que tienen relaciones con personas de su mismo sexo.

Del total de los casos, dijo, 48 mil 968 (35%) se encuentran vivos, 80 mil 929 (57%) han fallecido, en tanto que de 11 mil 459 (8%) se desconoce su evolución.

El funcionario insistió que el Sida puede ser tratable y que un paciente bien controlado puede estar vivo entre 20 y 30 años, dependiendo de su edad y del inicio de la enfermedad, pero se puede ir incrementando el número de años, por lo que pidió a quienes padecen ese mal que tomen sus medicamentos.

Por separado, la Federación Internacional de la Cruz Roja señaló que el contagio de VIH y Sida entre millones de personas podría ser menor si los adictos que se inyectan drogas fueran tratados como pacientes y no como delincuentes.

Más del 80% de los gobiernos del mundo “están inclinados a realidades artificiales, ajenos a la evidencia de que tratar a las personas que se inyectan drogas como criminales es una política fallida que contribuye a la propagación del VIH”, precisó la Cruz Roja.

Al divulgar un informe de 24 páginas, destinado esencialmente a promover una nueva estrategia para que las naciones frenen la propagación del VIH entre los consumidores de drogas inyectadas, la Cruz Roja sugirió mecanismos para reducir ese riesgo.

Muchos de los adictos, agregó, se están prostituyendo para pagar su hábito, lo cual “aumenta ampliamente la probabilidad de contagio del VIH a una población desprevenida”.

Y precisó que más de tres millones de personas que se inyectan drogas portan ya el VIH, casi una décima parte de los 33.3 millones que en el mundo están infectadas con el virus.

La Cruz Roja calificó el aumento en la tasa de propagación del virus entre consumidores de drogas que usan jeringas como “una emergencia de salud pública”, y recomendó a los gobiernos ofrecer servicios de salud como terapia de sustitución de drogas y programas de intercambios de jeringas y agujas.

Comentarios