Guanajuato, Colima y Guerrero blindan sus fronteras con Michoacán

viernes, 10 de diciembre de 2010

GUANAJUATO, Gto., 10 de diciembre (apro).- Luego de los bloqueos y enfrentamientos registrados en las últimas horas en ciudades de Michoacán que dejaron 12 muertos, los gobiernos de Guanajuato, Colima y Guerrero instrumentaron operativos para blindar los límites de dichas entidades con territorio michoacano.
El procurador de Justicia de Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre, explicó que desde que las autoridades guanajuatenses tuvieron información sobre los enfrentamientos entre elementos del Ejército y corporaciones federales contra sicarios de La Familia Michoacana, en varios municipios de Michoacán, se acordó realizar patrullajes y colocar puestos de control fijo en puntos estratégicos de autopistas y carreteras que comunican a ambas entidades.
En el operativo participan elementos de la Policía Ministerial, Policía Federal y fuerzas de Seguridad Pública del estado.
Zamarripa aseguró que hasta el momento no se han registrado incidentes en territorio guanajuatense como repercusión de la violencia desatada en Michoacán.
“En Guanajuato no hay ninguna situación de este tipo en este momento. Sin embargo, previsoriamente nosotros hemos mantenido este operativo”, dijo.
Añadió que los patrullajes y los puestos fijos permanecerán de manera indefinida.
En tanto, el general Miguel Pizarro, secretario de Seguridad Pública del estado, dijo que en el operativo participa un mayor número de elementos de las fuerzas de seguridad “suficientemente armados y adiestrados para enfrentar cualquier situación” en los puntos de cruce entre ambos estados, localizados en los municipios de Acámbaro, Santiago Maravatío, Pénjamo y Moroleón.
Informó que este blindaje también se realiza en la frontera de Guanajuato con San Luis Potosí.

El “efecto cucaracha”
Tras los enfrentamientos de agentes federales contra narcotraficantes en Michoacán, el gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno se reunió con autoridades del Ejército y la Armada, para analizar el reforzamiento de la vigilancia en los límites con los municipios michoacanos, con el fin de prevenir el llamado “efecto cucaracha”.
Anguiano dijo que las autoridades de los diferentes niveles trabajan en la definición de algunos operativos, en los que se considera realizar una revisión a fondo de la vigilancia en todos los accesos y que en los casos donde “no haya posibilidad de cuidarlos, tengamos que incluso cerrarlos”.
Refirió que el desbordamiento de la violencia en Michoacán tiene una repercusión nacional, aunque especialmente para los estados vecinos, como Jalisco y Colima.
“Afortunadamente Colima es un estado pequeño y hay posibilidades de tener una mayor vigilancia y detectar con mayor oportunidad las personas y los convoyes cuando llegan a presentarse éstos”, expuso.
En relación con los productores de limón, que esta semana han visto interrumpido el flujo de los camiones y se ha obstaculizado la exportación de la fruta a Estados Unidos, Anguiano señaló que se reunirá con los productores afectados para establecer acciones y tratar de compensar las pérdidas.
Dijo que desde el inicio del conflicto platicó con el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel, con quien acordó reunirse posteriormente para establecer acuerdos sobre las medidas conjuntas de ambos estados en materia de seguridad, así como analizar las dificultades que enfrenta la mina de Alzada, de la empresa Ternium.
Dentro de los acuerdos con el gobierno federal para combatir y prevenir la violencia del crimen organizado en Colima, Anguiano dijo que hay una vigilancia permanente a través de un helicóptero de la Armada de México en las principales ciudades del estado.

Blindaje guerrerense
En tanto, en Guerrero, elementos de la Policía Estatal y Ministerial, con apoyo de elementos del Ejército y de la Secretaría de Marina, “blindaron” los límites de esta entidad con Michoacán.
Las autoridades locales reforzaron la vigilancia en las vías de entrada y salida de Tierra Caliente y Costa Grande guerrerenses que colindan con Michoacán.
El objetivo: evitar que grupos de la delincuencia organizada ingresen a Guerrero tras los enfrentamientos registrados el jueves pasado.
El secretario de seguridad pública del estado, Juan Heriberto Salinas Altes, dijo que para evitar el posible "efecto cucaracha" de miembros del cártel de La Familia Michoacana, desde el miércoles se instalaron cercos de vigilancia en las carreteras que colindan con el estado.
Los cercos donde se revisan vehículos son operados por el Ejército mexicano y la Armada de México. 

Comentarios